2 min. lectura

En el marco de la VIII Reunión de Cancilleres de la CELAC en Quito, celebrada ayer 5 de mayo, el bloque anunció la creación del Observatorio Sur de Empresas Transnacionales. Según reseñó el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño, los objetivos del organismo serán evaluar el estado de litigios internacionales en materia de inversiones en instancias regionales y globales; identificar procedimientos para monitorear la acción de tribunales internacionales de arbitraje en materia de inversiones; y establecer mecanismos para la reforma de esas instancias.

Además, Ricardo Patiño estimó que el observatorio comenzará a funcionar en un plazo de dos meses, y que a partir del mismo se podrá obtener información “relevante e inédita” acerca del desempeño de las compañías transnacionales, los litigios existentes y los tribunales de arbitraje.

El anuncio tiene una relevancia estratégica en tanto aviva el debate sobre la necesidad de generar mecanismos de arbitraje por fuera del CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones), organismo dependiente del Banco Mundial que funciona de facto como un mecanismo de presión que utilizan las empresas transnacionales frente a los gobiernos de la región al someter a los mismos a legislación externa para la resolución de conflictos. Venezuela, Bolivia, Ecuador, Cuba y Brasil (los últimos dos nunca ingresaron y los primeros tres salieron en los últimos años) son los únicos países del bloque que están fuera de esa instancia de arbitraje internacional creada en 1965.

Por otro parte, en el marco del encuentro de cancilleres, el bloque integrado por 33 países latinoamericanos avanza en la definición de la “Agenda 2020” en la que se busca llegar a acuerdos comunes en materia de erradicación de la pobreza, educación, medio ambiente y financiación del desarrollo.

“Hay una clara decisión de la mayor parte de países respecto a contar con una Agenda de la CELAC para el 2020, necesitamos definir cuánto vamos a reducir la pobreza, cómo vamos avanzar en asuntos de educación superior, ciencia y tecnología, en compromisos del cambio climático, en temas del financiamiento para el desarrollo y en infraestructura. Estos puntos han sido recibidos de manera muy positiva”, expresó el Canciller Patiño.

Fuente: Cancillería de Ecuador