3 min. lectura

Al cierre de una gira latinoamericana que incluyó un paso previo por Brasil, Colombia y Perú, el primer ministro de China, Li Keqiang, anunció durante una visita oficial a Chile la instalación del primer banco de liquidación en yuan en territorio latinoamericano, el cual estará situado en suelo chileno. De esta forma, el país andino será la plataforma china para expandir el uso de su moneda en la región.

Efectuar pagos en RMB o yuan directamente en Chile permitirá reducir los costos de transacción de las operaciones de financiamiento y pagos de comercio exterior, y servicios financieros en general, potenciando el uso de la moneda china en el comercio.

“Esperamos que nuestra cooperación Chile y China en materia financiera pueda contribuir a la cooperación industrial y de inversiones entre China y toda la América Latina”, dijo Li, en una declaración de prensa tras reunirse con la presidenta chilena Michelle Bachelet.

Además, los Bancos Centrales de Chile y China firmaron un acuerdo sobre el uso de swap (transacciones de moneda a futuro) de sus monedas locales, que considera un monto máximo de 22.000 millones de yuanes o (unos 3.600 millones de de dólares).

China es el principal destino de las exportaciones chilenas (con un 24% del total, en su mayoría cobre), con un comercio bilateral que alcanza los 34.000 millones de dólares.

China en América Latina

Según el documento difundido esta semana por la Cepal, “América Latina y China: Hacia una nueva era de cooperación económica”, la diversificación exportadora es el principal desafío de América Latina en su relación comercial con China. Si bien el comercio bilateral se multiplicó 22 veces entre 2000 y 2014, el grueso de los envíos regionales al gigante asiático sigue estando constituido en un 75% por un número reducido de productos básicos.

“Para revertir la preocupante reprimarización exportadora es preciso lograr avances en productividad, innovación, infraestructura, logística y formación y capacitación de recursos humanos. Estos avances son fundamentales para crecer con igualdad, en un contexto de acelerado cambio tecnológico”, indicó Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva del organismo.

Según estimaciones de la Cepal, China es el segundo principal origen de las importaciones de la región (16% del total) y el tercer principal destino de sus exportaciones (9% del total). De América Latina, China compra fundamentalmente materias primas.

En su discurso en la Cepal -ante Alicia Bárcena y la presidenta chilena- Li destacó que la cooperación económica se materializó en esta gira con la firma de más de 70 documentos por un valor superior a 30.000 millones de dólares.

Asimismo, Li aseguró que su gobierno estimula a las empresas de su país a “invertir en la región” en áreas como la energía, minería y producción agrícola.

“Empujar el desarrollo de la fabricación de equipos, materias primas básicas y sus servicios” constituyen “una buena receta para (hacer) crecer la economía y responder a la presión a la baja”, agregó el premier.

En el marco de la desaceleración de las economías emergentes, China cerró con una expansión de 7,4% el año pasado y 7% el primer trimestre de este año. Al respecto, Li destacó que en los meses de abril y mayo “el funcionamiento económico ha continuado con su tendencia de mejora” manteniendo el crecimiento a un “ritmo medio superior”.

Pese al optimismo de Li, la Cepal prevé que producto del abaratamiento de las materias primas y la moderación de la expansión de la economía china “el comercio bilateral no seguirá expandiéndose a tasas tan elevadas como las observadas en la última década y media”.

Sin embargo, la gira por Sudamérica energizó la relación con la planificación de inversiones millonarias como la que se usará para fabricar un corredor hacia el Pacífico, que atravesaría parte de la Amazonia, anunciado en Brasil.

Fuente: AFP/RT