X

Colombia 2018: listos para la contienda

8 min. lectura

@Ava_GD @barbaraestereo

Se avecina un 2018 vertiginoso para Colombia, en el que se van a alternar dos procesos electorales casi consecutivos[1] para decidir el liderazgo que va a direccionar –y poner su impronta– en la implementación de los Acuerdos de Paz. Un eje clave en la disputa política.

Si bien muchos candidatos han ‘escapado’ de la dicotomía del plebiscito, es innegable que el principal vector del debate discurre –todavía– entre quienes abanderan el Sí y quienes abanderan el No a la implementación de los Acuerdos de Paz, particularmente, frente a los puntos de víctimas y participación política, cuyo estancamiento quedó manifiesto al hundirse la reforma política y los ‘recortes’ a la Ley Estatutaria que reglamenta la Jurisdicción Especial para la Paz.

La unidad de la derecha

Entre estos dos polos se va a mover el electorado. Los ciudadanos que votaron por el No en el Plebiscito de 2016, pueden ver reforzada su convicción de que los Acuerdos de Paz con las FARC-EP no eran la mejor vía para solventar sus principales preocupaciones -seguridad, salud, desempleo y corrupción[2]-. Contrario a ello, podrían ver que el principal problema – la seguridad- seguiría aumentando. Esta narrativa está siendo aupada mediáticamente a raíz del surgimiento de disidencias de las FARC-EP, que el uribismo ha sabido usar.

En efecto, el Centro Democrático es consciente de que un discurso punitivo –ya no se puede volver atrás en los acuerdos, pero sí castigar a los actores del conflicto– puede hacer la labor de llevarlos al Palacio de Nariño, manteniendo los votos del Plebiscito y conquistando los de la gente que entendió con claridad el “costo” para la sociedad del proceso de paz, un marco en el que han venido estructurando su discurso desde el inicio de la implementación.

Al interior del uribismo se está definiendo, en un proceso de consultas a militantes y ciudadanos, quién será el candidato del Centro Democrático. De los cuatro precandidatos (Paloma Valencia, Iván Duque, Carlos Holmes Trujillo y Rafael Nieto), son punteros Holmes Trujillo y Duque, siendo el primero quien, por su trayectoria política[3], se coloca por encima en diferentes encuestas[4]. Frente a él, un Iván Duque que no guarda muchas alianzas internas con los barones del partido, quienes lo consideran “muy tibio” para enarbolar la bandera de la formación política.

Los refuerzos externos vienen por el lado de tres disidentes del Partido Conservador a través de la Coalición Despierta, que reúne a Andrés Pastrana, Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez con los precandidatos del uribismo a fin poder determinar la fórmula presidencial de dicha agrupación[5].

También en la derecha, a unos cuantos pasos del uribismo, queda la candidatura de Germán Vargas Lleras (Cambio Radical) cuyo origen, en el seno del actual Gobierno, le ha supuesto una paulatina caída en las encuestas. Si bien es uno de los candidatos con más oportunidades de llegar al Ejecutivo en 2018: según el estudio de Cifras y Conceptos de noviembre de 2017, la intención de voto por el ex vicepresidente varió entre el 17% y el 15% en el nivel regional. A nivel nacional, se mantiene en un 14% de intención de voto[6]. Vargas Lleras ha construido un discurso ambiguo, resultado de su innegable relación con el Gobierno de Santos (que tanto le pesa), donde se ha obligado a marcar fronteras claras, acercándose cada vez más a un uribismo cuyos intereses – al parecer-  no pasan por hacer alianzas con un “ex” del Gobierno de Santos, algo que puede significar la decepción de su base electoral.

La dispersión del centro y la izquierda

Por otra parte, el centro y la izquierda se mueven a favor de la implementación de los acuerdos. A pesar de que cada precandidato ha establecido su propia retórica, en los dos casos carecen de un aparato fuerte de partido que les permita consolidar un caudal electoral capaz de hacer la competencia al uribismo y al conservadurismo. Esto los pone en un escenario casi obligante de coalición, que, dicho sea de paso, cada vez parece más lejano.

Humberto de la Calle resultó elegido como fórmula presidencial del Partido Liberal, en contra de la apuesta de Vargas Lleras, Juan Fernando Cristo, a través de la consulta abierta realizada el pasado 19 de noviembre, la cual contó con una bajísima participación –tan sólo el 2% del padrón– y un elevado costo –unos 40.000 millones de pesos pagados del erario público–. La baja participación en la consulta es materia de preocupación dentro del liberalismo, más teniendo en cuenta la escasa capacidad de movilización por parte del exjefe negociador de la maquinaria del partido, especialmente en el nivel territorial. Es por ello que Humberto de la Calle ve inevitable un escenario de coaliciones –sin Vargas Lleras– “para defender la paz”.

También en el centro se ubica la Coalición Colombia, integrada por Claudia López (Alianza Verde), Jorge Robledo (Polo Democrático Alternativo) y Sergio Fajardo (Compromiso Ciudadano) la cual quedó disuelta luego de que Fajardo subiera su intención de voto del 8% al 15% de junio a noviembre de 2017. Fajardo decidió entonces inscribir de manera unipersonal su candidatura, disolviendo la alianza con Robledo y López[7].

Según una reciente encuesta de Polimétrica realizada por Cifras & Conceptos para Caracol Radio, Gustavo Petro se encontraría liderando las encuestas de intención de voto desde el espacio Colombia Humana con un 17%[8]. El ex alcalde de Bogotá (2012-2015) estaría logrando revertir la desaprobación superior al 70% al momento de dejar dicho cargo.

El ex miembro del M-19 ha encontrado una nueva forma de relacionarse con su electorado vía redes sociales: sus posturas han sido expresadas mediante su cuenta oficial de Twitter y cuenta con más de 800.000 seguidores en Facebook. Además, Petro logró aggiornar sus propuestas gracias al apoyo de grupos ambientalistas, animalistas, en contra de la minería y a favor de comunidades LGTBI.

Fuente: Encuesta Polimétrica – Cifras & Conceptos (noviembre de 2017)

Por su parte, Clara López Obregón -ex ministra de Trabajo de Juan Manuel Santos- lanzó su candidatura por firmas luego de renunciar al Polo por diferencias con Jorge Robledo. López ha sido además candidata a la Vicepresidencia en fórmula con Gustavo Petro –para las elecciones de 2010-, con quien rompió relaciones en enero de 2012 luego de ser nuevamente electa presidenta del Polo, convirtiéndose en una férrea opositora del entonces alcalde. En octubre de 2017 obtuvo el aval de la ASI (Alianza Social Independiente) para las presidenciales de 2018. Gustavo Petro y Clara López llegaron recientemente a un acuerdo para presentar listas únicas al Congreso de la República. La “lista unitaria de la decencia” representa un avance que puede apuntar a una candidatura presidencial conjunta, si bien –hasta ahora– no han revelado una estrategia de unidad de cara a las presidenciales.

Como novedad las elecciones de 2018 contarán por primera vez desde el comienzo de la lucha armada con la presencia del partido de las ex FARC-EP, quienes conservaron las siglas al denominarse Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común. Su candidato será nada menos que Rodrigo Londoño, más conocido como Timochenko. Tras los acuerdos de paz firmados en la Habana (2016) y la entrega de armas, apuntan a consolidar su espectro político por la vía democrática.

Dentro de la izquierda también se encuentra Piedad Córdoba, cinco veces senadora electa, quien destacó en su labor parlamentaria por encabezar proyectos en favor de la igualdad de género, la reivindicación de minorías étnicas y la búsqueda de soluciones al conflicto armado. Desde 2008 lidera la ONG Colombianas y Colombianos por la Paz, la cual aboga por una salida pacífica al conflicto. Recientemente, ha declarado que la indemnización que deberá pagar la Procuraduría producto de una injusta inhabilitación para ocupar cargos públicos será destinada a la creación de un patrimonio autónomo para las mujeres, el cual consiste en propiciar créditos para iniciativas de mujeres emprendedoras, madres cabeza de familia, artistas, indígenas y deportistas[9].

De cara al 2018

El próximo 10 de diciembre, con el candidato del uribismo definido, se dará el pistoletazo de salida de la campaña. La expectación por conocer su estrategia ha articulado multiplicidad de escenarios a lo largo de 2017 y ha distraído al resto de oponentes, dejando poco lugar para clarificar estrategias propias. Sin embargo, la construcción de una alianza de centro izquierda antes de la primera vuelta parece ser el escenario ideal, aunque quizá el menos realista, porque las disputas personales, la variabilidad de las encuestas y el auge de algunos liderazgos como el de Fajardo y Petro dificultan las alianzas, dejándole así vía libre a la derecha para monopolizar la campaña, los marcos discursivos y lo escenarios de disputa, convirtiéndose, como señaló Álvaro Uribe en un tweet reciente, en única alternativa al “castro-chavismo radical” y el “castro-chavismo moderado”. La disputa está servida.

[1] Ver calendario electoral 2018 en https://www.youtube.com/watch?v=uyvO3jRhRu8

[2]http://www.elcolombiano.com/colombia/politica/encuesta–principales–preocupaciones–de–los–colombianos–MF7337952

[3] Primer alcalde de elección popular en Cali, ministro de Educación y del Interior, alto comisionado de paz, constituyente y embajador en Japón, Austria, Rusia, Noruega, Finlandia, Islandia, Bruselas y la OEA.

[4] Yanhaas y la de Gallup, y Nieto la de Datexco.

[5]https://www.bluradio.com/politica/se-sella-alianza-centro-democratico-marta-l-ramirez-y-ordonez-por-la-presidencia-162036

[6] http://cifrasyconceptos.com/productos-polimetrica/

[7]http://www.semana.com/nacion/articulo/claudia-lopez-jorge-robledo-y-sergio-fajardo-fin-coalicion-colombia/549104

[8] http://cifrasyconceptos.com/productos-polimetrica/

[9] https://www.elespectador.com/noticias/judicial/piedad-cordoba-dice-que-indemnizacion-de-procuraduria-sera-destinado-para-las-mujeres-articulo-723743

Categorías: ColombiaInformes de Análisis Político
Tags: #ColombiaElige#EleccionesColombia2018
Ava Gomez y Barbara Ester :Ava Gómez es Socióloga y Comunicadora, con Máster en Estudios Latinoamericanos. Actualmente es investigadora predoctoral de la Universidad de Salamanca, en el área de Ciencia Política. Centra su investigación en el análisis de las políticas públicas de comunicación en América Latina. Ha colaborado con diferentes Universidades en Colombia y España, además de trabajar con reconocidos grupos de investigación de los dos países. Barbara Ester es Licenciada en Sociología, Universidad de Buenos Aires (UBA) Profesora en Sociología Universidad de Buenos Aires (UBA). Maestranda. Investigadora Proyecto UBACyT del Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe (IEALC) de la Facultad de Ciencias Sociales – Universidad de Buenos Aires.