4 min. lectura

La 48va. Cumbre del Mercosur comenzará hoy en Brasilia con la Reunión Ordinaria del Consejo del Mercado Común, que integran los ministros de Relaciones Exteriores del bloque regional, como antesala al encuentro de presidentes que se llevará a cabo el día de mañana.

La actividad se desarrolla en el Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería brasileña, y participan los representantes de los Estados parte (Argentina, Brasil, Venezuela, Paraguay y Uruguay) y los Estados asociados (Chile, Perú, Ecuador, Bolivia, Colombia, Surinam y Guyana). En la reunión, los cancilleres buscarán avanzar en la incorporación de Bolivia como socio pleno del Mercosur, algo que ya cuenta con el respaldo de todos los mandatarios. Un primer protocolo ya fue refrendado por los parlamentos argentino, uruguayo y venezolano. Pero en este próximo encuentro se pondrá a la firma de los mandatarios un segundo protocolo para acelerar la incorporación plena al bloque.

Michelle Bachelet, la Jefa de Estado de Chile, con quien Bolivia mantiene un conflicto diplomático por su salida al mar, no asistirá al cónclave del viernes. Tampoco lo hará el ministro de Relaciones Exteriores, quien estará presente en un encuentro sobre el Acuerdo de Asociación Transpacifico (TPP, por sus siglas en inglés) en Washington junto al titular de Hacienda, Rodrigo Valdés. Representará a Chile el jefe de gabinete, Jorge Burgos.

Las actividades del viernes comenzarán a las 9.30 en el Palacio de Itamaraty con una reunión privada entre los Jefes de Estado miembros, a la que más tarde se sumarán los Estados Asociados. Luego se llevará a cabo la sesión plenaria, en la que los mandatarios avanzarán en la adhesión de Bolivia como miembro pleno del bloque, con la presencia de Evo Morales, y la ceremonia de traspaso de la presidencia pro témpore de Brasil a Paraguay por un período de seis meses. Paraguay retoma la titularidad del bloque regional luego de tres años, ya que en julio de 2012 había sido suspendido con motivo de la destitución de Fernando Lugo, y luego readmitido en agosto de 2013, con la asunción de Horacio Cartes.

Existe expectativa por la posición que llevará Uruguay al cónclave, en relación a un reclamo que lleva varios meses sobre el funcionamiento interno del bloque. El canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, afirmó que su país llevará al pleno el planteo de “sincerar” el bloque regional. Agregó que el objetivo es el cumplimiento “fiel y al pie de la letra” del artículo 1 del tratado constitutivo del Mercosur (el Tratado de Asunción), referido a la libre circulación de bienes, servicios y factores productivos. “Esa es nuestra aspiración de máxima, con la implementación de un plan de acción que se va a llevar a cabo durante la presidencia pro témpore de Paraguay, que es quien la toma el miércoles, durante seis meses, para eliminar esas barreras para-arancelarias que nos están impidiendo el libre tránsito de nuestros bienes comerciales y servicios entre los países de la región”, enfatizó. Explicó que eso afecta a países de dimensión más pequeña, como son Uruguay y Paraguay, y recordó que Uruguay importa bienes y servicios de Argentina por 1.500 millones de dólares, sin embargo, las exportaciones apenas llegan a los 500 millones de dólares. “Eso no obedece a condiciones competitivas, sino a condiciones administrativas, que es lo que estamos bregando por eliminar”, resaltó. Asimismo, dijo que esto responde a una estrategia acordada con otros países. “Lo importante es el plan de acción que se realice durante la presidencia pro témpore paraguaya, que determine el levantamiento de medidas administrativas y para-arancelarias que permitan cumplir con aquello que soñamos: el proceso de integración de libre comercio”, sostuvo.

Por otra parte, en el marco de la disputa fronteriza por el “Esequibo” que derivó en el congelamiento de la relaciones diplomáticas con Venezuela desde mayo pasado, Guyana intentará sentar su posición en el pleno para buscar apoyo entre otros países del bloque. El presidente de la antigua colonia británica, estado asociado del Mercosur desde 2013, viajará a Brasil acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores, Carl Greenidge, y otros altos cargos. El mandatario de Guyana, Granger, es un militar retirado de 69 años que ganó las elecciones del pasado 11 de mayo como candidato de una coalición compuesta por la Alianza por el Cambio (AFC, por su sigla en inglés) y la Alianza para la Unidad Nacional (APNU), desbancando del poder al Partido Progresista del Pueblo (PPP) . El Esequibo es un territorio reclamado por ambas naciones, donde la petrolera trasnacional Exxon Mobil confirmó el hallazgo de importantes reservas de petróleo.

Con información de Telesur y Télam