3 min. lectura

La cumbre, que estaba prevista para el 3 de julio, debió adelantarse a raíz de la decisión del presidente colombiano Juan Manuel Santos de retornar anticipadamente a su país luego de que se registraran atentados con explosivos en Bogotá. Por este motivo el mandatario colombiano no estuvo presente en los actos de clausura en los que los cuatro países integrantes del bloque suscribieron la “Declaración de Paracas”.

Durante el encuentro el presidente de Perú, Ollanta Humala, recibió la presidencia pro témpore del organismo de manos del mandatario mexicano Enrique Peña Nieto.

La Alianza del Pacífico es un bloque regional que promueve una integración económica bajo los principios del libre comercio y el paradigma económico neoliberal. Cuenta con un mercado de 214 millones de personas y un PIB per cápita medio de 16.500 dólares. Actualmente el bloque tiene 32 Estados observadores y otros 10 países han presentado su solicitud, que será fue analizada en la Cumbre.

Antes de la inauguración de la cumbre, los presidentes de los cuatro países participaron en la sesión de clausura del Foro Empresarial de la Alianza del Pacífico “Liderando el crecimiento”. En estas negociaciones previas dejaron listo el convenio mediante el cual se elimina el 92% de aranceles correspondientes a los bienes que circulan entre los integrantes del bloque. En la actualidad, a pesar de que los países miembros representan el 38% del producto interno bruto de América Latina y el Caribe, circula entre ellos apenas un 4% del total de sus exportaciones, siendo mayoría el intercambio de materias primas que supera largamente a la transferencia de tecnologías e industria local.

En el documento final los mandatarios celebraron la próxima entrada en vigor del Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico, estimada para el 20 de julio. A partir de esa fecha entrará en vigencia el Tratado de Libre Comercio entre los integrantes de este acuerdo, favoreciendo la expansión de sus mercados.

Además declararon que:

el libre comercio y una inserción efectiva en el mundo globalizado, aún en momentos en que la economía internacional nos impone nuevos retos, son herramientas esenciales para nuestro desarrollo económico y social;

Que el establecimiento de reglas claras y un marco jurídico previsible para los agentes económicos propician las condiciones necesarias para un mayor crecimiento, así como para el desarrollo y la competitividad de nuestras economías y la diversificación de las corrientes de comercio e inversión;

Que dado el contexto global, así como las perspectivas económicas y financieras internacionales en el corto y largo plazo, los miembros de la Alianza del Pacífico enfrentamos retos y desafíos, así como importantes áreas de oportunidad para consolidarnos como un grupo de economías emergentes comprometidas con la implementación de políticas macroeconómicas y financieras responsables y prudentes, con la adopción de mejores prácticas a nivel estructural e institucional, y con una vocación de integración para asegurar un crecimiento sólido, estable, sustentable e incluyente”