5 min. lectura

En agosto de 2015 las relaciones entre Venezuela y Colombia se vieron una vez más obstaculizadas debido a que durante la realización de operaciones de combate al contrabando, tres militares del ejército bolivariano y un civil sufrieron un ataque. Frente a estas circunstancias, el gobierno de Nicolás Maduro declaró por medio de un Estado de Excepción, el cierre del paso fronterizo en el Estado de Táchira, no solo debido al hecho puntual, sino para evitar el paramilitarismo y el contrabando [1].

A partir de ese momento el vínculo entre ambas naciones tuvo puntos de alta tensión, que recordaron los momentos vividos durante el gobierno de Álvaro Uribe dando lugar a un permanente tire y afloje en cuanto a la apertura o el cierre de la frontera. En febrero de este año, hubo una apertura de la misma por pocas horas para el paso de vehículos [2].

El tratamiento que diversos medios de comunicación le dieron a este conflicto se presta para la confusión sobre cómo podría resolverse. La mayoría de los diarios que publicaron la noticia atribuyen el problema a la negación por parte de Venezuela para enfrentar el conflicto, incluso postulan que existe un rechazo del Estado Bolivariano para concretar una negociación.

Por ejemplo, el reciente 4 de mayo la Agencia AP publicó información sobre una supuesta próxima reunión para dirimir el conflicto [3]. No obstante, un día después la Cancillería colombiana publicó en su cuenta de Twitter que no se preveían instancias de negociación inmediatas, aunque una semana más tarde María Ángela Holguín, canciller de Colombia, aseguró en una entrevista que existe una agenda con Venezuela para tratar la cuestión fronteriza [4]. En esas declaraciones puede leerse que sería Colombia el país que está restringiendo el paso fronterizo, habilitando únicamente un corredor humanitario.

Desde Venezuela el gobernador del Estado de Táchira, José Vielma Mora, sostiene que el cierre de la frontera lo mantiene Colombia. Recordó que el Estado de Excepción en Venezuela para las Zonas de seguridad 1 y 2 venció el 21 de Diciembre y el 31 de diciembre de 2015 respectivamente. Sin embargo, Colombia mantiene en vigencia el decreto de cierre de toda la frontera desde el 7 de septiembre de 2015 [5].

A mediados de mayo de 2016, por iniciativa de varios senadores del Partido Centro Democrático y el Partido Conservador, al mando de Álvaro Uribe y de José Obdulio Gaviria (también senador del Centro Democrático, conocido por ser primo hermano del desaparecido narcotraficante, Pablo Escobar), se propuso la realización de una audiencia pública en Cúcuta, para discutir la situación en la frontera que comparten los dos países. Dicha audiencia estaba prevista para el día 17 de mayo, pero desde la Unidad Nacional hubo voces opuestas que generaron el aplazamiento de la misma.

A pesar de ello, se realizó finalmente el 19 de mayo donde estaba prevista. Allí, el senador José Obdulio exigió a los presidentes Santos y Maduro, abrir inmediatamente la frontera y levantar el decreto de cierre de fronteras [6], tratando de adjudicar al uribismo la voluntad de “unión” de las dos naciones, a pesar que años atrás fue este sector político el que más se esforzó por socavar las relaciones entre los dos países.

Esta vez Álvaro Uribe no asistió con su tradicional altavoz a acompañar a su secuaz, en cambio, estuvo presente en un acto también relacionado con el país vecino, pero que tuvo –como bien sabe intuir el senador– mucha más repercusión mediática. Se trata del encuentro realizado en la Alcaldía Mayor de Bogotá, donde Lilian Tintori y el escritor bogotano Juan Gabriel Vázquez presentaron el libro Preso pero libre, escrito por Leopoldo López. En el evento auspiciado por la Alcaldía neoliberal de Enrique Peñalosa, Tintori consiguió reunir a los godos más retardatarios del país, entre los que estaban, además de Uribe, los expresidentes Andrés Pastrana, Belisario Betancur y César Gaviria.

1                       Fuente: El Tiempo

Los escasos avances en el tema fronterizo han servido para un reposicionamiento del uribismo en torno a dicha temática, puesto que, como se señaló en líneas anteriores, las figuras más destacadas del Centro Democrático, están enfocando sus acciones hacia una crítica a los dos gobiernos por su inmovilismo respecto de la extensa e importante frontera que comparten las dos naciones.

2

Además, el uribismo ha rescatado su vieja lógica del enfrentamiento con el gobierno bolivariano anexionándose nuevamente a la campaña mediática y política internacional de desestabilización del país vecino. Es sugerente que hace tan solo unos días el ex mandatario, Álvaro Uribe desde Miami dijo a la prensa “que se debería pensar en cual país democrático es capaz de poner sus fuerzas armadas al servicio de la protección de la oposición de Venezuela”[7]. Vale recordar que el 21 de Agosto de 2015, en ocasión del ataque a los militares venezolanos en la frontera con Cúcuta, Uribe declaró que Maduro “es un fracasado en apuros”, desviando la atención sobre el grave hecho y explicitando su permanente ataque al gobierno venezolano.

[1] http://www.elheraldo.co/nacional/no-hay-reuniones-previstas-con-venezuela-para-reabrir-frontera-cancilleria-258851

[2] http://www.elheraldo.co/internacional/venezuela-y-colombia-se-reuniran-para-evaluar-reapertura-de-frontera-258739

[3] http://www.elheraldo.co/internacional/venezuela-y-colombia-se-reuniran-para-evaluar-reapertura-de-frontera-258739

[4] http://www.elheraldo.co/politica/paz-colombia-no-se-afectara-por-novartis-maria-angela-holguin-260352

[5] http://www.vtv.gob.ve/articulos/2016/05/05/aclara-vielma-mora-estado-de-excepcion-de-venezuela-si-tuvo-fecha-de-vencimiento.-201cel-cierre-de-la-frontera-lo-mantiene-colombia-180.html

[6] http://www.pensamientocolombia.org/video-2016-05-19-122035/

[7] http://www.diariolibre.com/mundo/latinoamerica/presidente-maduro-anuncia-acciones-judiciales-contra-uribe-NJ3694807