3 min. lectura

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner se consolida en el centro de la escena política, cuando restan menos de 90 días para las elecciones primarias (PASO) en las que se elegirá la fórmula que representará al Frente para la Victoria (FPV) en los comicios presidenciales de octubre.  En dichos comicios, la mandataria no puede ser reelegida porque la Constitución Nacional establece un máximo de dos periodos presidenciales sucesivos.

La imagen positiva de la presidenta continúa en ascenso luego de la caída temporal que sufriera durante el escándalo del caso Nisman a inicios de 2015. La encuesta, realizada a fines de abril pasado, sobre un universo de 1.200 casos en todo el país, arrojó un 60 por ciento positiva y un 40 por ciento negativa, dijo del Franco. El sondeo fue realizado por la consultora Analogías, y difundido por la titular de la firma, Analía del Franco.

Sobre el posicionamiento respecto del oficialismo, el 46,1 por ciento se declaró oficialista; el 19,5, ni cercano ni opuesto; y el 33,4 por ciento se expresó opositor con distintos matices: los opositores cercanos resultaron el 7,4 y los considerados “full”, el 26 por ciento, de acuerdo con la encuesta.

En cuanto a las expectativas económicas personales, el 64,9 por ciento de los encuestados se manifestó en sentido positivo; el 29 por ciento negativa y el 6,1 por ciento dijo no saber o prefirió no contestar.

Este alto índice de aprobación coloca a CFK como la líder indiscutida del Frente para la Victoria, por lo cual su rol será central para la definición de las precandidaturas de cara a las presidenciales. En este sentido, hace pocos días la presidenta envió un fuerte mensaje a su fuerza política en el que pidió un “baño de humildad” a quienes se perfilaban como precandidatos presidenciales: “Por eso es necesario que todos tengamos esa mirada más amplia y colectiva, ese abandono de egos personalistas y si realmente creemos que esto es un proyecto colectivo, si realmente creemos que la Patria es el otro, tengamos esa actitud y contribuyamos todos con seriedad y responsabilidad a fortalecer el proyecto nacional, popular y democrático que ha permitido en estos 12 años transformar la vida de los 40 millones de argentinos, de todos los argentinos, porque no hemos hecho distinción”, sostuvo con la clara intención de reordenar las precandidaturas. La respuesta fue casi inmediata, a sólo una semana de este mensaje declinaron sus candidaturas los precandidatos presidenciales Sergio Urribarri (gobernador de Entre Ríos), Agustín Rossi (Ministro de Defensa), Jorge Taiana (ex canciller). Antes lo habían hecho Aníbal Fernández (Jefe de Gabinete) y Julián Domínguez (presidente de la cámara de diputados), con lo cual la interna del FPV se dirimirá entre: Daniel Scioli (gobernador de Buenos Aires) y Florencio Randazzo (Ministro del Interior y Transporte). Algo similar sucede en la provincia de Buenos Aires, donde el FPV contaba con 12 precandidaturas, muchas de las cuales comenzaron a ser declinadas en línea con el planteo de la presidenta. La importancia de esta provincia es central en la elección ya que concentra alrededor del 40% del padrón electoral.

Fuente: Télam