1 min. lectura
La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró ayer a Cuba como el primer país del mundo en haber erradicado la transmisión del virus del sida (VIH) y de la sífilis de madre a hijo.

Según estadísticas del organismo, alrededor de 1,4 millones de mujeres con VIH quedan embarazadas en el mundo cada año. Si no reciben tratamiento, las posibilidades de que transmitan el virus a su bebé durante la gestación, parto o lactancia oscilan entre el 15 y el 45 %.

Los estándares internacionales establecen que para lograr la meta de la eliminación, debe garantizarse que nazcan menos de dos niños positivos por cada 100 mujeres con VIH/Sida que paren, mientras en el caso de la sífilis congénita, debe ser menor de 0,5 por cada mil nacimientos. De acuerdo con autoridades cubanas, en los últimos años ambos indicadores se mantuvieron por debajo en el país, lo cual fue validado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS).

Desde la sede del organismo en Washington, el ministro de Salud Pública de Cuba, Roberto Morales, sostuvo que este logro se debe al éxito del sistema de salud cubano erigido por la Revolución, que garantiza el acceso a la salud de manera gratuita, universal e integral. “Todo ha sido posible por nuestro sistema social y por la voluntad política desde el más alto nivel. Eso es lo que ha permitido que un país con escasos recursos haya hecho estos logros”. Por su parte, la directora de la OPS, Carissa Etienne señaló que el hecho de eliminar la transmisión vertical del VIH “representa un gran paso para Cuba hacia una generación libre de sida”.

Con información de Cuba Debate y Telesur