1 min. lectura

Descargar PDF

Estamos asistiendo a una nueva reconfiguración del campo de la derecha, a la emergencia de unas derechas del siglo XXI, que se caracterizan por su reacomodamiento al contexto político y social que los oficialismos progresistas y de izquierdas han ido creando en América Latina desde iniciado el siglo XXI. Surgen nuevos liderazgos y fuerzas políticas por fuera de las tradicionales estructuras partidarias –de la misma manera que en el campo de la izquierda emergieron liderazgos como el de Chávez, Correa o Evo Morales-, mientras las que se mantienen en algunos países se ven forzadas a reacomodar sus estructuras y a releer los nuevos intereses y subjetividades.

En aquellos países donde son oposición, para estas nuevas derechas, el desafío de reacomodarse es aún mayor que en aquellos en los que ejercen el gobierno. Tienen en frente gobiernos con una importante legitimidad social que, entre otras cosas, han logrado recrear imaginarios igualitaristas y bienestaristas a los que es difícil oponer un proyecto alternativo. En estos casos, ninguna derecha parece atreverse a clausurar la ampliación de ciertos derechos que se tradujeron en un mayor bienestar para las grandes mayorías sociales.

Este escrito es complementario del documento anterior en el que abordamos los casos de Argentina, Ecuador y Venezuela. Con él pretendemos continuar abriendo interrogantes que permitan caracterizar el accionar de las derechas “en la oposición”, sumando al análisis a Uruguay, Brasil y Bolivia con el ánimo de comenzar a delinear una lectura regional que nos permita dar cuenta de las líneas de continuidad pero sobre todo de los componentes novedosos que aparecen en las estrategias para intentar alcanzar el poder desde la disputa electoral.

Ir al documento…