17 min. lectura

@barbaraestereo

@amilcarmso

@Giordanags

Al finalizar el 2018 se habrán celebrado más de una decena de comicios en América Latina –entre ellos cinco elecciones presidenciales–, es por ello que las noticias sobre sondeos de intención de voto están a la orden del día. Las encuestas son el método más generalizado para intentar arrojar algo de luz sobre las preferencias del electorado. Sin embargo, muchas veces erran con un amplio margen –o en forma reiterada por una escasa diferencia– en sus tendencias. Estos “errores” levantan suspicacias acerca de la intencionalidad e imparcialidad de las encuestadoras y sus dueños.

Es sabido que la opinión pública es permeable a los sondeos de opinión, por ello en muchos países se ha puesto coto a la reproducción de dicha información variando, según cada país, entre una o dos semanas previas a la cita electoral. Paradójicamente, la teoría de que el voto, por lo general, termina de definirse en las dos semanas previas a las elecciones resta fiabilidad a priori –o al menos obliga a matizar– a las tendencias esbozadas en las distintas encuestas.

Las formas más comunes en las que se influye en el electorado son a modo de profecía autocumplida, es decir una predicción que, una vez hecha, es en sí misma la causa de que se haga realidad. El mejor ejemplo en este sentido es el hecho de que liderar las encuestas otorga un plus, ya que ser percibido como posible ganador es un elemento fundamental en una elección de voto estratégico. Sin embargo, no es la única. Las encuestas son capaces de incidir en el comportamiento del electorado a partir de la difusión de escenarios electorales, en los cuales el “voto útil” se vuelve clave para interpretar el resultado final. Caso a caso, los “errores” en los resultados de las encuestas reiteran que algo no funciona del todo bien en las metodologías y los fines de las mismas.

Paraguay, construcción del relato del arrase

El ambiente electoral de los recientes comicios presidenciales estuvo signado por la desconfianza en el sistema electoral. Los resultados arrojados en la contienda evidenciaron la altísima brecha con los sondeos de las principales encuestadoras, incluso con las cuestionadas encuestas a boca de urna el día de los comicios.

El margen de error de las encuestas puede generar disonancias entre resultados y predicciones de aproximadamente 3 %, pero brechas de más de 10 puntos, especialmente en boca de urna, son difíciles de asimilar como erratas o sorpresas. Más si se dan en escenarios de alta tensión política y fuerte cuestionamiento de las instituciones oficiales.

A dos semanas de las elecciones, el relato instalado por los medios fue de contundente triunfo del candidato colorado sobre la coalición opositora, por más de 30 puntos de diferencia. A catorce días de las elecciones, el dueño de la empresa EcoDat llegó a afirmar que: “En lo que respecta a las candidaturas a la Presidencia y Vicepresidencia, ya son prácticamente el 90 por ciento de votos duros, por lo cual, el resultado de las elecciones generales debería ser irreversible”1.

La empresa encuestadora más difundida en Paraguay, First Análisis y Estudios -de Francisco Capli- fue una de las que mayor diferencia marcó hasta el final entre ambos candidatos2. Durante el acto electoral, los últimos sondeos en boca de urna de Capli adjudicaron más de 10 puntos de ventaja al candidato colorado, siempre con el aval comunicacional del diario ABC Color.

Tanto Francisco Capli como Enrique “Taka” Chase, dueño de la encuestadora ICA (Instituto de Comunicación y Arte), tienen historial en acusaciones de complicidad con facciones del Gobierno colorado para manipular encuestas a cambio de concesiones del Estado. En 2007 fueron públicas las denuncias acerca de la manipulación de los sondeos en las internas del partido oficial. La jefa de campaña del Movimiento Vanguardia Colorada denunció a estas empresas por manipular sondeos de opinión a cambio de contratos de más de 300 millones de guaraníes3.

En los últimos días, las acusaciones que vinculan a Capli con el equipo de campaña del candidato colorado se han acentuado, al punto que el  senador liberal Luis Alberto Wagner lo acusa de haber recibido 1.000 millones de guaraníes por intervenir en los resultados mediante la manipulación de encuestas. Wagner afirma que se trata de “un sistema de fraude continuado que empieza con la falsificación de encuestas electorales” 4, en las que Capli tiene un rol protagónico.

De acuerdo con el sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), el candidato del Partido Colorado, Mario Abdo Benítez (MAB), ganó con una diferencia de 3,7 % y fue proclamado presidente, sin haberse finalizado el escrutinio oficial y ante sendos cuestionamientos del sistema de conteo rápido. Varios líderes de la oposición, entre ellos, Efraín Alegre (EA), denunciaron la falta de correspondencia entre las actas y se abocaron a su revisión5. Se prevé que el resultado oficial del reconteo sea dado el 31 de mayo6.

Encuestas Paraguay 2018

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos suministrados por cada consultora y datos oficiales del CNE

Costa Rica, erratas de 1era y 2da vuelta

En las elecciones presidenciales costarricenses ocurrió un fenómeno demoscópico similar al caso paraguayo, aunque con el plus de que también se erró en el pronóstico de primera vuelta. Las principales encuestadoras colocaron en el 3er lugar a quien resultase el ganador definitivo de las elecciones: el candidato por el Partido Acción Ciudadana (PAC), Carlos Alvarado. Tanto CID Gallup como Demoscópica daban por ganador al candidato del partido tradicional (Partido de Liberación Nacional -PLN-) Antonio Álvarez Desanti, quien finalmente quedó en 3er lugar y fue excluido de la segunda vuelta.

Al presidente electo de Costa Rica solamente lo dio ganador la encuesta del Instituto de Estudios Sociales en Población (IDESPO) –52 % a 29 %, la más cercana a lo que definitivamente ocurrió– y la segunda de las tres mediciones hechas por el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) por un ínfimo 2 %. Por el contrario, la encuesta de CID Gallup, las otras dos mediciones del CIEP y las siete realizadas por Opol, señalaban el triunfo del candidato evangélico del Partido Renovación Nacional (PRN), Fabricio Álvarez.7

Las encuestas de Opol fueron difundidas por el diario digital Elmundo.cr. Tanto la empresa Opol como el medio Elmundo.cr se vieron envueltos en una serie de cuestionamientos sobre la vinculación de sus directivas8, e incluso el director de Opol, Mauricio Muñoz, fue acusado de abierta filiación al partido del pastor Fabricio Alvarado. El escándalo se desató por las redes sociales y supuso la cancelación de la publicación de la última encuesta de esta empresa consultora.9

Finalmente ganó Carlos Alvarado con el 60,66 % de los votos (más de 20 puntos de diferencia), resultado que dejó muy lejos de la mínima veracidad los datos generados por las encuestadoras, especialmente en la segunda vuelta.

 

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de las consultoras

Encuestas segunda vuelta Costa Rica

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de las consultoras

Honduras, los datos de la sospecha

Tras graves acusaciones de fraude y luego de más de 15 días de escrutinio, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras dio por ganador al entonces presidente Juan Orlando Hernández con una votación de 42,9 % sobre el 41,4 % obtenido por el candidato por la Alianza de Oposición, Salvador Nasralla10. Menos de 1,5 % de diferencia, mientras las semanas anteriores las principales encuestadoras del país habían arrojado un promedio de más de 20 puntos de diferencia a favor de Juan Orlando Hernández. La firma encuestadora costarricense, CID Gallup, permanentemente dio por ganador a Hernández.

Durante la última semana de campaña, CID Gallup aventajó a Hernández con el 37 % de intención de voto mientras Nasralla apenas obtendría un 22 % según esta empresa ya cuestionada por presuntos vínculos con la maquinaria del candidato oficial11.

La empresa Paradigma adjudicó a Hernández el 40,72 % sobre el 24,7 % para el candidato de la coalición. Asimismo, Moreno Resaerch dio por ganador a Hernández con 48,2 % contra un 23 %. Sólo la encuestadora de Radio Globo proyectó un resultado favorable para Nasralla, con 32 % de los votos contra 26 % de Juan Orlando Hernández.

Con la acusación nacional e internacional de fraude a cuestas, el resultado oficial se diferenció exponencialmente de los números que las encuestadoras difundieron hasta el último momento, lo que evidencia una ejecución errática que dista, en gran medida, de la supuesta veracidad de los sistemas de medición demoscópica.

Encuestas y resultados

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de las consultoras.

Venezuela y la polarización en medidas

Las más recientes elecciones en Venezuela, específicamente la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en julio de 2017 y las elecciones regionales de gobernadores en octubre del mismo año, patentizaron la aguda polarización que atraviesa la sociedad venezolana, reflejada en los dispositivos de medición y consulta social que se desenvuelven en el país. Lejos de alcanzar cierto equilibrio entre los dos sectores que polarizan la contienda (chavismo y oposición), se reiteró la uniformidad de los resultados arrojados por la mayoría de las empresas encuestadoras, todos desfavorables al Gobierno bolivariano, además de la brecha en puntos con respecto al resultado final.

En un clima de fuerte tensión social y violencia callejera, la elección de la ANC generó gran expectativa sobre el nivel de participación ciudadana. Los líderes de la oposición al Gobierno se abstuvieron de participar, por lo que el objeto de medición de resultados se centró en el nivel de afluencia a las urnas. De once encuestadoras, sólo dos (Hinterlaces e ICS) mostraron resultados no abstencionistas, el resto –nueve encuestadoras–, arrojaron no más de 20 % de intención de voto. No obstante, la participación alcanzó el 41,53 %, sumando 8.089.320 de votos -lo que equivale a 20 puntos de diferencia con respecto a las predicciones de las principales encuestadoras-.

Encuestas y resultados participación Legislativas Venezuela 2017

Elaboración propia a partir de datos de las consultoras y datos oficiales del CNE

Las elecciones regionales de octubre de 2017 se realizaron en un clima de abierto ataque y deslegitimación del sistema electoral por parte de la oposición al Gobierno. Sin embargo, esta vez sí incorporaron candidatos a la contienda. Las empresas encuestadoras mostraron de nuevo resultados adversos al Gobierno por más de 25 puntos. Voceros de la oposición hicieron declaraciones permanentes en medios asumiendo el triunfo de la mayoría de las gobernaciones del país. El resultado electoral marcó otra ruta: el Gran Polo Patriótico (GPP) ganó 18 gobernaciones mientras que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) sólo 5. Los sondeos habían publicado resultados muy distintos, adjudicándole a las MUD entre 13 y 23 gobernaciones.

Encuestas y resultados Regionales Venezuela 2017

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de las consultoras

En cuanto a los votos obtenidos por cada coalición, la diferencia entre los resultados fue de más del 25 %, situación que reforzó la matriz de fraude y deslegitimación de la autoridad electoral instalada como parte de la campaña de la oposición.

Ecuador, cuestión de empresarios

En los sondeos previos a las elecciones presidenciales ecuatorianas de 2017, una consultora mantuvo un error de cálculo en favor del candidato opositor, Guillermo Lasso. En al menos tres mediciones –e incluso en el boca de urna– Cedatos aventajó al banquero ubicándolo en primer lugar en intención de votos. El cuadro a continuación evidencia la disonancia de Cedatos con respecto al resto de los estudios de intención de voto.

Encuestas y resultados Ecuador 2017

Fuente: elaboración propia en base a datos púbicos de las encuestadoras y resultados oficiales del CNE

En marzo de 2017, un portal electrónico publicó un trabajo de investigación en el cual se evidenciaban los vínculos comerciales entre la empresa LIVERCOSTAS S.A. –según la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros bajo la administración de Iván Fernando Correa Calderón– y Cedatos. De acuerdo al informe, la consultora recibió un monto de 30.485,60 dólares en calidad de honorarios por los servicios de “Estudio flash. Intención de voto de segunda vuelta.” Correa Calderón fue vicepresidente ejecutivo del Banco de Guayaquil durante varios años y jefe de campaña de Lasso en 201312. Luego de las elecciones, la denuncia fue presentada ante la Justicia, sin embargo el caso fue sobreseído en diciembre del pasado año.

Argentina y Brasil y la construcción de los escenarios de la competencia

En el caso de las encuestas presidenciales brasileñas debemos distinguir los fenómenos fortuitos de aquellos propios de la coyuntura y de la delimitación del escenario político. En las mediciones de cara a la primera vuelta electoral se distinguen dos momentos, cuya divisoria de aguas es el mes de agosto. La prensa –en especial Folha de S. Paulo, con su propia empresa de sondeos electorales DataFolha– proyectó la imagen de Marina Silva como la heredera de Eduardo Campos (PSB), una vez que éste muriera en un accidente aéreo en agosto 2014. El 30 de agosto de dicho año, la portada del periódico paulista auguraba: “Marina crece y empata con Dilma”. Noticias de esta índole se repetirían durante el mes de septiembre, avaladas por las principales consultoras del país.

A diferencia de los casos anteriores, la estrategia parece basarse en la equiparación de contendientes. Las más importantes encuestadoras fueron mostrando la tendencia a una caída en la preferencia de Marina Silva y el crecimiento de Aecio Neves (PSDB). Como se puede ver en los gráficos, de cara a la primera vuelta, hasta el día anterior, si bien por un margen muy limitado, todavía no estaba claro quién iría a la segunda vuelta, si Marina Silva o Aecio Neves.

Ahora bien, una vez que la coalición liderada por el PSDB pasó a la segunda vuelta con su candidato, la campaña se organizó en términos de contraste, donde la “pureza” de la fórmula –candidatos a presidente y vice eran del PSDB, algo inaudito puesto que siempre habían compuesto fórmula con otros partidos– juega a favor de una polarización que ayuda a la oposición (considerando también la variable de los 12 años de gobierno previos que entraban en el balance que caía sobre Dilma Rousseff, la candidata oficialista). Las primeras encuestas post primera vuelta mostraban a Aécio Neves con ventaja, y así sucedió hasta muy cerca del día de la votación. Sin embargo, resultados finales dieron como ganadora a Dilma Rousseff, gracias a un vuelco durante la última semana y media, y donde fue clave una activación social participacionista que no estaba demasiado proyectada de antemano.

Datos de encuestas para las presidenciales Brasil 2014

Fuente: Elaboración propia en base a los datos de encuestadoras

Hay un dato previo, fundamental, que se repite también en el caso argentino, donde las encuestadoras funcionan menos como un coro, pues hay usualmente más discrepancias pero igualmente realizan la misma función: condicionar las percepciones de determinados segmentos electorales generando los “escenarios de la competencia”. Al igual que las primeras mediciones comparativas entre Sergio Massa y Mauricio Macri en la elección presidencial del 2015 respecto de sus posibilidades de vencer al candidato oficialista en el balotaje –con ventaja para el primero–, en Brasil Marina Silva también aventajaba a Aécio Neves en un supuesto balotaje ante Dilma Rousseff, al inicio de la campaña.

Es importante resaltar el hecho de que tanto Sergio Massa como Marina Silva resultaban fundamentales para el comienzo de la campaña: retenían votos “peronistas” y “petistas”, respectivamente, trasnformándolos en opositores, de forma tal que no robustecieran la candidatura de Daniel Scioli o de Dilma Rousseff, -justamente para que éstas no partieran de una situación irreversible desde el punto de vista de su distancia-. El sostén argumentativo era que tanto Marina Silva como Sergio Massa, eran “la/el única/o que podían vencer en un balotaje al candidato oficialista”13.Tanto es así que, en el transcurrir de la campaña presidencial, las caídas de sus estimaciones son bastante similares lo que lleva a pensar en una misma dinámica: construir el escenario electoral con tres segmentos, generando interés por un sector que lleve al balotaje a la opción mas confrontativa y acentúe el contraste. Los números de las encuestas en Brasil (2014) y Argentina (2015) son muy similares.

Chile y el error muestral del bipartidismo clásico

A diferencia de los casos de Honduras, Paraguay, Ecuador o Venezuela, donde todo indica que se fuerza una orientación en el resultado de los sondeos, o de los casos brasileño y argentino, donde hay una comprensión de la naturaleza en tres tiempos de las disputa electoral y, por lo tanto, se trata de construir escenarios diferentes a condicionar, el caso de Chile presenta errores muestrales funcionales a reforzar los segmentos previamente establecidos de la competencia electoral presidencial, con formato bipartidista.

En el caso de Chile, aquél partido que representaba un modelo alternativo a la lógica neoliberal fue  deliberadamente subestimado en las encuestas. Si en la realidad hay tres segmentos competitivos, las encuestas se empecinaron en mostrar tan sólo dos. En la mayoría de los sondeos previos a las elecciones del 2017 el bipartidismo chileno parecía gozar de excelente salud y no presentar grietas. Y, sin embargo, una vez contados los votos, la diferencia entre Guillier y Beatríz Sánchez fue escasísima, muy distinta a la gran distancia –de entre 10 y 15 puntos– registrada por las encuestas. Ni una sola encuesta se anticipó a este escaso margen.

A modo de cierre

La comparación de los resultados en la mayoría de las contiendas electorales de América Latina con los pronósticos mostrados por las principales empresas encuestadoras de la región, da cuenta de una reiterada tendencia al error, no ya de márgenes de 1 a 3 % como suele preverse en el campo de la demoscopia, sino de largos y altisonantes fallos de incluso 20 y 30 puntos de diferencia.

Resulta alarmante la sistematicidad de la tendencia errática que se expresa en el mapa regional. Cabe la pregunta no sólo sobre la actualidad de métodos y perspectivas de abordaje en el campo de las mediciones de opinión, sino sobre el rol de intenciones y finalidades políticas que subyace a las encuestas como parte de un engranaje complejo de operaciones para incidir en los resultados electorales.

En los casos abordados se manifiestan tres efectos de manipulación:

  • Inducción de opinión por arrastre: “lo que piense la mayoría gana”.

  • Construcción de escenarios que generen polarizaciones de tipo “todo o nada”.

  • Exclusión total de terceras opciones.

Además, estallan en el tablero de las contiendas los cada vez más visibles vínculos entre empresas encuestadoras, medios de comunicación y empresarios cercanos a opciones políticas, lo que vicia las mediciones desde su origen.

El juego de las encuestas ataca directamente a la democracia pues asfixia el campo decisor de los ciudadanos en base al poder de difusión de profecías engañosas que suelen allanar el camino para la instalación total de narrativas (con todo el peso de la mediocracia) a favor de una u otra opción.

Si bien la difusión de encuestas suelen prohibirse a dos semanas antes del acto electoral, es vital la necesidad de regular con mayor énfasis la normativa sobre mediciones y sondeos para no continuar ampliando las distorsiones que ya comienzan a verificarse en torno a la manipulación de la voluntad ciudadana.

1https://www.lanacion.com.py/destacado_edicion_impresa/2018/04/08/tres-de-cuatro-encuestas-dan-ganador-a-abdo-frente-a-alegre/

3http://www.ultimahora.com/capli-y-chase-hacen-millonarias-encuestas-el-gobierno-n66286.html

4http://www.nanduti.com.py/2018/05/02/francisco-capli-delincuente-afirma-senador-wagner/

5https://twitter.com/EfrainAlegre/status/988786218728075265

6http://www.dw.com/es/paraguay-oposici%C3%B3n-denuncia-fraude-electoral/a-43517327

8http://contexto.cr/costa-rica/politica/2018/03/28/secayo-el-antifaz-de-elmundo-cr-y-opol-consultores-s-a-mauriciomunoz-y-yamileth-angulo/

9http://elperiodicocr.com/opol-suspende-publicacion-de-encuesta-tras-ser-vinculada-con-propaganda-del-prn/

10https://elpais.com/internacional/2017/12/18/america/1513557348_630202.html

11https://www.telesurtv.net/bloggers/Elecciones-en-Honduras-barbarie-o-fin-del-golpismo-20171112-0006.html