9 min. lectura

@TaroaZuniga

I.   Intención de voto

A pocos días de celebrarse la séptima elección presidencial desde el retorno a la democracia en Chile, la posibilidad de romper con el duopolio imperante desde 1989 se sostiene sobre un porcentaje insignificante de participación en relación a la población habilitada para votar que figura en el padrón electoral.  Las dos coaliciones de partidos tradicionales[1] suman un promedio del 74% de la voluntad de voto según las últimas encuestas[2], es decir, que solo el 26% de aquellos que han manifestado su voluntad de voto ante las encuestadoras apoya a los candidatos de partidos independientes. Con un padrón electoral de 14.308.151[3] electores y una participación estimada del 48%[4], esto se traduce en que un estimado de 1.785.657 chilenas y chilenos manifiesta una intención de voto fuera de los partidos tradicionales: el 12,5% del padrón electoral total. De estos, el 6% votaría por el candidato independiente de derecha José Antonio Kast, el 14% por Beatriz Sanchéz (Frente Amplio), 5% por Marco Enríquez-Ominami (Partido Progresista), 05% por Eduardo Artés (Unión Patriótica) y 0.5% por Alejandro Navarro (PAIS)[5]

Las dos grandes tendecias de voto serían movilizadas por Sebastián Piñera (quien ha oscilado entre  45 y 30% de apoyo)  y  Alejandro Guilier (entre el 23 y 18%).

 Fuente: elaboración propia con datos de estudio electoral #6 de Cadem, disponibles en https://www.cadem.cl/encuestas/estudio-electoral-n-6-03112017/

Los últimos actos de  traspaso de mando en Chile han funcionado como una suerte de deja vu: el 11 de marzo del 2010, la actual presidenta Michelle Bachellet entregó la cinta presidencial a Sebastián Piñera, quien el 11 de marzo de 2014 se la entregaría nuevamente a Michelle Bachellet…y,  ante la evidente posibilidad de que el 11 de marzo 2018 la imagen se repita con nuevos roles, cabe preguntarse qué factores determinan la tendencia al bipartidismo en Chile.

II.   Partidos y principales propuestas

Actualmente, existen treinta partidos políticos constituidos en Chile[6] agrupados –mayoritariamente- en bloques de alianzas. Para las elecciones del próximo 19 de noviembre las candidaturas correspondientes a los llamados “partidos tradicionales” serán las de Fuerza de la Mayoría (coalición de partidos de centro que agrupa a el Partido Socialista de Chile, Partido Radical Socialdemócrata, Partido por la Democracia, Partido Comunista de Chile, Izquierda Ciudadana y MAS-R), el Partido Demócrata Cristiano (PDC) y Chile Vamos (coalición de partidos de derecha que agrupa a la Unión Demócrata Independiente, Renovación Nacional, Evópoli y el Partido Regionalista Independiente).

Como ya se ha mencionado anteriormente, es primera vez –desde el retorno a la democracia- que el PDC  presenta una candidata de forma independiente a la ex Nueva Mayoría, coalición que ha salido victoriosa en cinco de las seis elecciones realizadas desde 1989, pasando a segunda vuelta contra Chile Vamos (Ex Alianza País) en las últimas cuatro elecciones, de las que perdería tan sólo una (2009, por el período presidencial 2010-2014, ejercido por Sebastián Piñera).

Acá un breve perfil de los candidatos por los partidos tradicionales y sus principales propuestas:

Alejandro Guillier (Fuerza de la Mayoría): Sociólogo y periodista. Su primera intervención en el plano formal de la política fue durante el 2013, cuando se postula como candidato al Senado.  Los puntos fuertes de su campaña han sido los derechos humanos, el derecho a la cultura, la equidad de género y la integración de la diversidad sexual, el reconocimiento de la deuda histórica con los pueblos índigenas, el fortalecimiento de la sociedad civil y la participación ciudadana. Aboga por una nueva Constitución. En cuanto a la educación, punto clave en los debates electorales, propone, entre otras cosas, avanzar hacia una educación pública y gratuita, garantizando la gratuidad en educación superior para el 70% más vulnerable de la población. En cuanto a la salud, propone hacer énfasis en la Salud Primaria.

 Carolina Goic (Democracia Cristiana): Trabajadora social, Magister en Economía. Presidenta desde el 2016 del PDC. Fue Secretaria Regional Ministerial de Planificación durante el gobierno de Lagos. Ex diputada (2006 – 2004) y Senadora desde el 2013. Los ejes principales de su campaña han sido la cohesión social, la calidad de vida y el “buen gobierno”. En el plano de la educación, aboga por la gratuidad para la totalidad de estudiantes de carreras técnicas cortas y la gratuidad del 70% de los estudiantes con menos recursos. Contempla la reforma de la Ley de Isapres y el fortalecimiento de la red de hospitales.

Sebastián Piñera (Chile Vamos): Expresidente. Perfil político en este link .  Ha basado su campaña en la seguridad ciudadana, las pensiones y los adultos mayores,  crecimiento y empleo, protección de la clase media y calidad de vida.  En cuanto a la educación, propone un Plan Nacional de Calidad de la Educación Escolar en el que los padres pueden “complementar” la subvención del Estado a la escolaridad y gratuidad universitaria para el 50% más vulnerable. En cuanto a la salud,  propone reforzar el programa “Elige vivir sano” (plan ideado para combatir la obesidad) y reformar el modelo de atención.

Ahora bien, en el padrón electoral para noviembre 2017 aparece un cuarto actor político, cuya candidata, Beatriz Sánchez, representa la tercera opción de voto según las encuestas (Cadem: 14%, CEP: 8.5%[7] y Criteria Research 18%[8])

El Frente Amplio

El Frente Amplio se conforma legalmente en enero del 2017.  Representa una opción de coalición para  la izquierda, y en el articulan los partidos Revolución Democrática, Partido Humanista,  Poder, Izquierda Autónoma, Igualdad, Ecologista Verde y el Partido Pirata de Chile, además de los movimientos Izquierd Libertaria, Movimiento Autonomista, Nueva Democracia, Socialismo y Libertad y el Movimiento Democrático Progresista.  Obtiene visibilidad –previa a la conformación legal para las elecciones presidenciales- a través de sus representantes más visibles, los diputados Giorgio Jackson y Gabriel Boric, ambos ex líderes estudiantiles y el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp.

Para las primarias del 2 de julio del 2017, los candidatos fueron Beatriz Sánchez y Alberto Mayol, ganando la actual candidata con un 67.56% de los votos.

Beatriz Sánchez es periodista, fundadora de la Radio ADN. Los principales ejes de su campaña han sido los derechos humanos y la memoria, la redistribución de la riqueza, la descentralización, el reconocimiento a los pueblos originarios y a los migrantes, entre otros. Aboga por una nueva constitución. En el plano de la educación propone el 100% de gratuidad y el fin de los registros de deudas educativas. En cuanto a la salud, propone la creación de un Seguro Único de Salud, lo que no anularía a las isapres, pero estas pasarían a un segundo plano como seguros complementarios.

El Frente Amplio se ha presentado como una opción para el relevo generacional de la política chilena, considerando que el bloque mayoritario de población votante jóven pudiera no identificarse con los partidos tradicionales. Sin embargo, esta elucubración se derrumba al cruzar el porcentaje de votante jóvenes con el porcentaje de proyección de votos para la candidata: en caso de que todos los votantes que enunciaron la voluntad de votar por Beatriz Sánchez fueran, efectivamente, población jóven (entre 18 y 34 años) esto representaría solamente el 20% de la población total joven, lo que indica que el restante porcentaje (3.759.056 personas) optaría o por el voto tradicional o la abstención. Como si ser joven y encontrar una opción válida en padrón electoral del 2017, fuera una contradicción hasta biológica.

Cabe un inciso para recordar que la generación de relevo en el plano político, aquellos y aquellas que lideraron las movilizaciones estudiantiles del 2011, aún  no han alcanzado la edad presidenciable en Chile: 35 años.

III.   Las tendencias post-debate presidencial

La ley chilena establece que la veda para las encuestas es de quince días antes de los comicios,  lo que no permite medir la incidencia  sobre la voluntad de voto que tuvo el debate presidencial de la Asocación Nacional de Televisión (Anatel), transmitido el 6 de noviembre.  El rating del debate superó los 44 puntos promedio, lo que equivale a un aproximado de 3.012.988 personas que siguieron el debate durante las dos horas que duró. Según el informe de la encuestadora CADEM, la respuesta a la pregunta ¿Quién diría que ganó el debate? dispara la siguiente tendencia:

Ganador del debate Presidencial según CADEM

Fuente: CADEM, disponible en:

https://www.cadem.cl/wp-content/uploads/2017/11/Track-PP-200-NovS2-VF.pdf

En cuanto a los atributos asociados a los candidatos, la encuestadora presenta seis opciones:

-Estuvo mejor preparado / Conocía mejor los temas (Piñera 27%)

– Fue más sincero/Auténtico (Sánchez 19% seguida de Kast 16%)

– Fue más simpático /Atractivo (Goic 19% seguida de Sánchez 16%)

– Paso más tiempo atacando a otros (Enríquez-Ominami 57%)

– Comunicó mejor sus ideas (Piñera 21% seguido por Sánchez 18%)

– Tuvo el peor desempeño ( Navarro 22% seguido por Artés 18%)

Además, el 43% de los encuestados opina que el debate influye mucho+ bastante en la intención de voto…y según las cifras, podemos estimar que el 44% de los posibles votantes (48% del padrón electoral) siguieron el debate[9].

VI.   La posible segunda vuelta

Según la tendencia de las encuestas, Chile se enfrentará este 17 de diciembre a una posible segunda vuelta entre Piñera y Guillier o Sánchez. Ante este panorama, el elemento determinante sería el traspaso de votos,  opción que voceros del Frente Amplio, como Gabriel Boric[10], han rechazado en primeros términos,  argumentando que no van “a entrar en una lógica vacía de todos contra la derecha porque sí”. Mientras tanto, el candidato de ultra conservador, Felipe Kast, no duda en declarar su voluntad de apoyar a Piñera en la segunda vuelta, ya que según él, “lo que más mal le hace a Chile es que la izquierda siga gobernando”.[11]

Sin adelantarse a los hechos, la gran duda previa a las elecciones del próximo domingo es si Chile logrará vencer la abstención, que con un 65% en los últimos comicios se erige como la indiscutible ganadora en cualquier sondeo de tendencias electorales.

[1] Las dos coaliciones de partidos tradicionales fueron la  Concertación de Partidos por la Democracia, que derivó en la Nueva Mayoría (2013) y Alianza por Chile, que derivó en Chile Vamos (2015). Durante el proceso de las elecciones primarias de cara a las presidenciales 2017 la Nueva Mayoría se divide presentando dos candidatos presidenciales: Carolina Goic (6% de intención de voto) y Alejandro Guilier (23%). Chile Vamos postula al expresidente Sebastian Piñera (45% de intención de voto)

[2] Según datos de CADEM, CEP y CRITERIA RESEARCH

[3] https://www.servel.cl/padron-electoral-2017/

[4] https://www.cadem.cl/encuestas/estudio-electoral-n-6-03112017/

[5] Según datos de CADEM, disponibles en https://www.cadem.cl/encuestas/estudio-electoral-n-6-03112017/

[6] https://www.servel.cl/partidos-constituidos/?mla_paginate_current=2

[7]https://www.cepchile.cl/cep/site/artic/20171025/asocfile/20171025105022/encuestacep_sep_oct2017.pdf

[8] https://www.criteria.cl/wp-content/uploads/2017/11/Omnibus-criteria_octubre.pdf.pdf

[9] https://www.cadem.cl/encuestas/encuesta-n-200-13-de-noviembre-de-2017/

[10] http://www.eldinamo.cl/nacional/2017/10/10/boric-por-segunda-vuelta-si-se-define-apoyar-una-candidatura-que-no-sea-la-nuestra-yo-lo-voy-a-hacer/

[11] http://www.ahoranoticias.cl/noticias/politica/209658-kast-no-descarta-apoyo-a-pinera-en-segunda-vuelta-lo-que-mas-mal-le-hace-a-chile-es-que-la-izquierda-siga-gobernando.html