5 min. lectura

En varios medios se ha tratado al ganador de la primera ronda para la presidencia de Guatemala, Jimmy Morales (Frente de Convergencia Nacional) como un personaje que viene de fuera de la política, como un “outsider”. Así aparece en los titulares: “Un cómico gana la primera vuelta de las elecciones de Guatemala. La ola indignación popular premia la anti política del comediante y teólogo Jimmy Morales” (El País, 7 septiembre 2015)1; “Guatemala: Outsider derrota a políticos tradicionales” (CentralAmericaData.com, 7 septiembre 2015)2; “Jimmy Morales: Un presidente ‘de a sombrero’ a un paso de serlo”. Jimmy Morales Cabrera, un administrador de empresas de profesión y comediante de oficio, desconocido en la palestra política hace menos de seis meses, disputará la segunda vuelta electoral contra Sandra Torres” (Prensa Libre, 7 septiembre 2015)3; “El comediante Jimmy Morales ganó en la primera vuelta de las elecciones en Guatemala. No tiene experiencia política, pero ya es candidato a presidente” (Los Andes, 7 septiembre 2015)4; “Gana en Guatemala un comediante sin experiencia política, pero habrá balotaje” (Clarín, 7 septiembre 2015)5.

La anti política se caracteriza por la presencia de “actores ajenos al sistema de partidos políticos en un marco de desencanto con estos” (CMI, 2015). Es decir, es una de las expresiones de la crisis institucional y política que asola a Guatemala hace décadas y que de una u otra manera se vincula a las características que han asumido las democracias neoliberales, en las que se presentan a elecciones “personajes”, más que programas o plataformas políticas. En el Cono Sur, esta tendencia se vivió de modo marcado desde principio de los ’90, cuando los políticos, fueran de carrera o no, buscaron vincularse al mundo del espectáculo y las celebridades, alejándose de la imagen del político tradicional (Novaro y Palermo, 1996). De la experiencia pudo percibirse que más allá de esta presentación “por fuera de la política”, siempre son necesarias las alianzas con los políticos, especialmente con el establishment (es decir, con lo más conservador de la política).

Lo mismo sucede con Jimmy Morales. Según un informe elaborado por el equipo de El Observador, se especifica que uno de los que comenzó a hablar a favor de la anti política fue Philip Chicola, Director de Gestión del CACIF (cámara de empresarios), contribuyendo a fortalecer una opinión pública a favor de este tipo de perfil –y de la imagen de Morales directamente– en diferentes medios de comunicación.

A esto debemos sumar algunos datos sobre el partido político que acoge a Morales, Frente de Convergencia Nacional, formalizado como tal hacia 2007. Entre sus fundadores encontramos un grupo de ex militares asociados directamente a la contrainsurgencia, integrantes de AVEMILGUA (Asociación de Veteranos Militares de Guatemala), empresarios y políticos vinculados a posiciones de extrema derecha y anticomunistas (El Observador, 2015: 8-10). Un claro indicio de la inclinación anticomunista del partido es que para las elecciones de 2007 anunciaron que su candidato presidencial sería Leonel Sisniega Otero, fundador del Movimiento para la Liberación Nacional y del Partido de Unificación Anticomunista. Sisniega Otero es uno de los personajes más oscuros de la política guatemalteca. En plena juventud fue protagonista en las acciones para derrocar al gobierno de Jacobo Arbenz, en articulación con la CIA y el Departamento de Estado estadounidense. Junto con otros dos colegas, participó en los programas de La “Voz de la Liberación”, radio que comenzó sus transmisiones el 1° de mayo de 1954, como parte de las operaciones psicológicas programadas por la CIA (Cullather, 2002); también integró el contingente que presentó testimonios frente al Comité Anticomunista del Congreso estadounidense (tres meses después de haber derrocado a Arbenz), para justificar las acciones antidemocráticas y contar los pormenores de las estrategias de desestabilización del gobierno democrático de turno (Romano, 2013).

Vemos que los vínculos de Morales calan bien profundo no sólo en la política, sino en la historia más oscura de Guatemala y permiten visualizar el modo en que la alianza oligárquico-militar se va reformulando, pues mientras entra Morales queda fuera Pérez Molina. Este ejemplo vale como advertencia ante las copiosas alusiones y discursos elaborados desde la perspectiva liberal, que rescatan lo positivo de los candidatos asociados a la anti política por presentarse como gente que no estaría contaminada por la militancia, ajena a la corrupción de la burocracia de los partidos y del Estado. Estos outsiders en muchos casos, provienen en cambio del ámbito privado, asociado a las prácticas del mercado “serias y transparentes” donde –supuestamente– la libre competencia se encarga de que se impongan los más capaces.

Ante este panorama, se abren preguntas como en qué medida en el sistema imperante se da una real separación entre el mercado y la política, si existe alguien que pueda hacer política por fuera de lo político y si esta mayor cercanía al mercado es en sí misma una garantía para satisfacer el bien común, o asegura más bien el sano funcionamiento del mercado.

 

1 http://internacional.elpais.com/internacional/2015/09/07/actualidad/1441602190_308616.html

2 http://www.centralamericadata.com/es/article/home/Guatemala_Outsider_derrota_a_polticos_tradicionales

3 http://www.prensalibre.com/guatemala/decision-libre-2015/jimmy-morales—un-presidente-de-a-sombrero-a-un-paso-de-serlo

5 http://www.clarin.com/mundo/Guatemala-elecciones-comediante-sin-experiencia-politica-balotaje_0_1426657468.html

Referencias

Centro de Medios Independientes de Guatemala (2015) “Jimmy Morales ¿antipolítico?”, 5 de septiembre, https://cmiguate.org/jimmy-morales-anti-politico/

Cullather, N. (2002) PBSUCCESS. La operación encubierta de la CIA en Guatemala, 1952-1954. Serie de Autores Invitados, n. 6. Guatemala: AVANCSO

El Observador (2015) “Enfoque electoral. Las elecciones 2015 y la antipolítica”, año 3, n°3. Ciudad de Guatemala, 4 de septiembre.

Novaro, M. y Palermo, V. (1996) Política y poder en los años de Menem. Bs As: Norma.

Romano, S. (2013) “La guerra fría en América Central: Guatemala y las operaciones psicológicas” en Observatorio Latinoamericano, n° 13 Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe, Universidad de Buenos Aires, pp.17-34.

Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica

Co Authors :