8 min. lectura

Entrevista a Alfredo Serrano Mancilla


Se habla de que América Latina tiene actualmente el liderazgo en cuanto a enfrentar los sistemas hegemónicos, ¿qué papel juega Ecuador, quién lleva la batuta en ese liderazgo en la región?
El eje progresista es un bloque sólido, evidentemente con las contradicciones propias de cualquier revolución que tiende a democratizar beneficios a favor de las mayorías populares. Y allí, Ecuador ha tenido un papel protagónico porque ha sido capaz de forjar, en un país pequeño, un patrón económico diferente, de control de sectores estratégicos, de redistribución de riqueza.

¿En cuanto a su participación en organismos de la región?
Ecuador ha participado enfáticamente en la construcción de la integración regional, ha sido fundamental en el diseño de la arquitectura de la Unasur, en su participación en un bloque como la ALBA… En términos de liderazgos, el presidente Rafael Correa ha tenido protagonismo al interpelar al modelo hegemónico capitalista internacional, hablando de que el ser humano está por encima del capital y planteando paradigmas económicos del buen vivir, que es una de las grandes aportaciones de Ecuador al mundo.

Ecuador ha avanzado mucho en estos años, al igual que el bloque progresista en América Latina, con la recuperación de los sectores estratégicos; de rehacer un Estado heredado del neoliberalismo; se ha erradicado en buena medida la deuda social; se ha conseguido la inversión estratégica y soberana.

Eso se ha logrado, pero para que sea irreversible es preciso seguir avanzando, diseñando una arquitectura del Estado eficaz para que los beneficios sigan yendo a las mayorías y no solamente existan políticas redistributivas. Creo que han ido en buen camino en Bolivia, Ecuador, Venezuela y Argentina…

Para eso es fundamental, y allí el reto, la gran transformación de la matriz productiva. Hoy en día Ecuador, igual que Venezuela y otros países, necesitan tener producción propia, y no solo me refiero a la nacional, sino producción regional, en donde los países participen del encadenamiento productivo más virtuosamente y no dependan, de alguna manera, de ese sector privado importador que amenaza, incluso, al Ecuador…

En ese enfrentar al sistema hegemónico, ¿qué tanto le pasó factura al liderazgo de América Latina la muerte de Hugo Chávez?
Más allá del golpe por la pérdida física de un líder de la magnitud de Chávez, se ve que Correa, Nicolás Maduro, Evo Morales, los Kirchner, ‘Lula’ o Dilma Rousseff, han sabido interpretar el legado de Chávez. Ahora tenemos la responsabilidad de futurizarlo. Chávez, en términos de legado latinoamericano, desplazó el eje político e hizo que la oposición de derecha tuviera que aceptar que las políticas sociales redistributivas son fundamentales para el pueblo.

De hecho, el caso ecuatoriano es curioso; el electo alcalde Quito, Mauricio Rodas, no cuestionaba los programas sociales, en cambio sí iba por la vía de reducción de impuestos, una ecuación política o matemática que nunca sale.

¿Cuánto riesgo corre Ecuador como para evitar lo que ocurre con la derecha en Venezuela?
Los golpes de Estado en América Latina son formato siglo XXI, como el golpe institucional en Paraguay y Honduras, como el que se intentó el 30 de septiembre de 2010 en Ecuador y el golpe de mercado que se intentó en Argentina recién para provocar una devaluación.

En Ecuador hay que estar atentos porque el desembarco de Rodas viene acompañado, probablemente, del capital nacional y extranjero, que llegará de manera abrumadora, como una bandera del capital altruista en el corto plazo, pero que se convertirá en un ‘capital buitre’ en el largo plazo.

Intentarán dar una muestra de alcalde con una gestión exitosa en los próximos años para construir su candidatura a la Presidencia.

Es por eso que esta nueva derecha ha buscado también el personaje de Henrique Capriles, en Venezuela; de Sergio Tomás Massa, en Argentina; y de Rodas en Ecuador, quien no confronta contra Correa.

Que a Rodas se lo vea como conciliador, ¿esa es la táctica?
Claro, es el nuevo corrimiento del relato de derecha latinoamericana, que procura presentarse como posneoliberal, como entendiendo que no puede confrontar con un líder que tiene el 57% de los votos que sacó hace un año.

Justamente él (Rodas) ha elaborado una campaña con asesores como Jaime Durán Barba (ecuatoriano), J.J. Rendón (venezolano) y otros (ver subnotas con perfiles). Ellos conocen bien la realidad latinoamericana en este sentido y construyen un relato menos agresivo y buscan no cuestionar los avances de la Revolución Ciudadana, pero en cambio siguen prometiendo ofertas caducadas del neoliberalismo…

Sin embargo, si no logran obtener impuestos, privatizarán cualquier tipo de servicio público: seguridad, educación, salud, carreteras.

Creo que estamos en un momento de una gran construcción de las oposiciones de derecha en América Latina, fundamentalmente porque, por ejemplo en el caso de Ecuador, han entendido que no valen los discursos del banquero Guillermo Lasso para hacerle sombra a Correa. La derecha ahora busca perfiles alejados de la partidocracia con gente nueva, joven.

Más allá de que Rodas haya militado en algún momento de su juventud en partidos de derecha, sí creo que era un hombre venido de afuera, por ello las críticas de no conocer mucho Quito ni el país. Pero más allá de eso, es gente sin un pasado partidocrático.

En segundo lugar, se juegan por un aparente discurso amigable, relativamente de no pelea frontal contra liderazgos ya construidos como el de Correa.

Creo que es una estrategia bien articulada de la derecha latina, anclada en un personaje que ha sido exitoso: Juan Manuel Santos en Colombia, con un discurso menos confrontativo y que ha marcado un ejemplo de apoyo electoral por lo menos para ganarles elecciones. Ese creo que es el intento nuevo que existe en América Latina y concretamente con Rodas en Ecuador.

DURÁN BARBA: DE MAHUAD A RODAS

Jaime Durán Barba es consultor de imagen y asesor político ecuatoriano. Se declara un buen amigo de Jaime Nebot.

Entre 1998 y 2000 fue secretario de la Administración Pública de Ecuador, durante la presidencia de Jamil Mahuad, y jefe de campaña de la Democracia Popular, donde propició la designación como diputado de Ronald Andrade, quien fue acusado de enriquecimiento ilícito y narcotráfico, pues formaba parte de la banda del exnarcotraficante Óscar Caranqui.

Durán Barba asesoró en la campaña a expresidentes de centro derecha como Felipe Calderón en México y Álvaro Noboa en Ecuador. De igual manera, en Argentina colaboró con Mauricio Macri y años más tarde fue condenado por supuesto delito electoral y campaña sucia contra el contrincante de Macri, Daniel Filmus. En 2012 la Corte Suprema dejó sin efecto la sentencia de dos años. Un año después fue criticado cuando defendió la figura de Adolfo Hitler en comparación con la de Hugo Chávez. Durán Barba dijo que se lo descontextualizó.

‘J.J. RENDÓN’ ES EL ASESOR DE LA DERECHA LATINA

Juan José Rendón, conocido como ‘J.J. Rendón’, es psicólogo y consultor político venezolano que vive en Miami (Estados Unidos).

Ha sido acusado de participar en varios intentos para desestabilizar al gobierno de Venezuela.

Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, denunció correos y el mismo presidente Nicolás Maduro, en septiembre de 2013, acusó a Rendón de difundir un audio falso de Hugo Chávez, cuyo objetivo era crear desconfianza sobre la muerte del exgobernante.

Desde Miami, Rendón asesora a la oposición, mandatarios y candidatos de latinoamérica como Juan Manuel Santos, en Colombia; Norman Quijano, en El Salvador; Enrique Peña Nieto, en México; y en Honduras trabajó con Porfirio Lobo. Todos de derecha.

Además es cercano al expresidente colombiano Álvaro Uribe.

En una entrevista con el Espectador reconoció estar conectado con el liderazgo opositor en Venezuela, al mantener contacto regular con Henrique Capriles.

A principios de este año, la Interpol colocó a ‘JJ Rendón’ en su base de datos con alerta roja por el supuesto delito de violencia sexual.

Datos

Entre los asesores, colaboradores, consejeros y orientadores del electo alcalde de Quito, Mauricio Rodas, de la alianza SUMA-VIVE, constan figuras políticas ecuatorianas y extranjeras, entre ellas:

Internos o ecuatorianos: Inés Manzano, César Montúfar, Ramiro Aguilar y Teodoro Bustamente. Jaime Durán Barba y su hermano Armando Rodas, quien fue ministro de Finanzas en el gobierno de Alfredo Palacio y se vio envuelto en investigaciones por el caso de los ‘Pativideos’.

Externos o extranjeros: Los opositores venezolanos Leopoldo López, protagonista de las actuales manifestaciones en ese país, y J.J. Rendón. También consta Enrique Krauze, intelectual de México, y a quien más escucha Rodas.


Fuente: El Telégrafo

Fecha: 11/03/2014