3 min. lectura

 

En Honduras, desde hace unos meses, el debate sobre la reelección presidencial hegemonizó la discusión política en el país. La disputa entonces se repliega a un reposicionamiento de los partidos más importantes ante la posibilidad de este hecho electoral.

Por un lado, se encuentran los partidos de oposición de más fuerza – Partido Libre, PAC y Partido Liberal – que no han construido aun una posición unificada, pero que cuentan con el gran protagonismo y liderazgo de Manuel Zelaya, coordinador del Partido Libre y ex presidente destituido por el Golpe de Estado en el año 2009.

Por otra parte, el Partido Nacional (partido gobernante) impulsó una consulta popular para los integrantes de su organización con el objetivo de medir la opinión sobre la implementación de la reelección presidencial, propiciando la candidatura del actual presidente Juan Orlando Hernández. Al mismo tiempo, y con el mismo tenor se difunde una campaña de recolección de firmas de la ciudadanía en apoyo a la gestión del actual presidente, que se avalarán también con la consulta popular. Fernando Anduray, Secretario del Comité Central Nacionalista, informó que los resultados de la consulta popular ratificaron la figura de Juan Orlando Hernández para ser el candidato del Partido Nacional en la próxima elección general de 2017. Este relevamiento develó que un 96.3% de los integrantes del Partido Nacional apoyan la reelección. El 86% votó por una reelección reglamentada una sola vez y un 14% por la opción de indefinida y abierta.

El tema tiene algunos antecedentes. Desde el mes de abril del año 2015 hubo posicionamientos ante el fallo de la Corte Suprema de Honduras, que por unanimidad dictaminó a favor de los recursos de inconstitucionalidad interpuestos por el ex presidente Rafael Callejas, por 16 diputados del Partido Nacional y Unificación Democrática contra el artículo 239 de la Constitución, que prohíbe la reelección presidencial y establece la pena para aquel que lo incumpliese.

A diferencia del año pasado, parte de los partidos de oposición, particularmente, el ex presidente Manuel Zelaya, quien se opuso rotundamente al fallo de la Corte, transformó la posibilidad de este recurso electoral en una disputa política clave, estrategia que le permite consolidar una oposición unificada al actual presidente Juan Orlando Hernández y sondear dentro de las filas de su propio partido la viabilidad de ser el próximo candidato presidencial de cara a las elecciones del 2017.

La intención de unificar a la oposición no es nueva y viene siendo sistemática por parte del líder Zelaya, ya que ante diversas medidas asumidas por el actual gobierno, como la reforma fiscal a comienzos del año 2014 o bien, la querella por “calumnias e injurias” promovidas por el Partido Nacional en contra del líder del Partido Anticorrupción (PAC), Salvador Nasralla demuestran la decisión de trabajar en conjunto fortaleciendo la unidad para la oposición. Sobre todo, con algunos diputados del Partido Liberal, partido tradicional que Zelaya representó como presidente.

En esta coyuntura, el 30 de octubre próximo el Partido Libre juega sus elecciones internas para elegir nuevas autoridades, pero también implementará la consulta popular partidaria donde se consultará a sus afiliados: “Si JOH se inscribe como candidato del Partido Nacional, está Ud. de acuerdo que José Manuel Zelaya Rosales participe y lo enfrente?”. Según el mismo Zelaya, este sondeo será condicionante para definir o no su postulación, comprendiendo que presentarse sería avalar la posibilidad de reelección del actual presidente.

La oposición en Honduras, y sobre todo Zelaya tiene un gran desafío que no sólo se inscribe en la posibilidad democrática de garantizar elecciones (con o sin reelección), sino que estas elecciones sean transparentes y sin violencia. Por ahora, las tensiones prevalecen en el armado pre electoral, entre consultas populares y futuras alianzas.

Descargar PDF

Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica

Co Authors :