6 min. lectura

Una aplicación del modelo stock-flujo de contabilidad consistente para México.

 

Contra lo que se suele decir desde los medios y think tanks oficialistas, las perspectivas económicas de votar al progresista AMLO son más alentadoras.

Según se desprende de un análisis comparativo de los programas de López Obrador y de Anaya, realizado por CELAG a través de un modelo de estimación macroeconómica del tipo Stock Flujo de Contabilidad Consistente, las principales variables macroeconómicas -como crecimiento, empleo, inversión y equilibrio fiscal, y volumen comercial- tendrán un mejor desempeño si se aplica el programa de AMLO.

La economía es el tema que más preocupa a los mexicanos y el que más impacta en la vida de las familias, sin embargo, es el tema que menos comprenden los electores. A pocos días de las elecciones presidenciales de México, que se celebrarán este domingo 1 de julio, el conocimiento sobre las implicaciones económicas de votar, ya sea al candidato de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, o a Ricardo Anaya, candidato del PAN, es fundamental.

Indicadores macroeconómicos como el superávit fiscal, el crecimiento económico y salarial, el consumo familiar o el déficit exterior, entre otros, experimentarían un mejor comportamiento con las políticas económicas propuestas por AMLO que con las medidas que contempla Ricardo Anaya en su programa. Esta es la principal conclusión de un análisis comparativo llevado a cabo por la Unidad de Debates Económicos (UDE) del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) bajo la dirección del investigador Doctor Guillermo Oglietti, subdirector ejecutivo de CELAG, que contó con la participación de los economistas Lucía Converti y Pablo Wahren. El informe se puede consultar en su totalidad en la página web de CELAG (www.celag.org).

El estudio tiene como objetivo informar a los mexicanos sobre las consecuencias económicas de las opciones electorales vigentes entre los dos candidatos que mayor volumen electoral alcanzan, de acuerdo con las encuestas disponibles. Se basa en un modelo Stock Flujo de Contabilidad Consistente de estimación y predicción económica. Según Oglietti, doctor en Economía Aplicada por la Universidad Autónoma de Barcelona, estos modelos han demostrado gran capacidad predictiva al visualizar las inconsistencias que llevaron a la crisis de 2008.

El investigador de CELAG recuerda cómo los modelos predictivos tradicionales fueron incapaces de prever esta crisis y fallaron reiteradamente en numerosos países, demostrando la incapacidad de los modelos que habitualmente utilizan las consultorías e instituciones financieras internacionales para explicar la realidad y pronosticarla. Como ejemplo, el fallo del Fondo Monetario Internacional, que pronosticó un crecimiento global para 2011 del 2,3%, que finalmente resultó 4 veces superior (7,9%).

El estudio analiza la situación actual de la económica mexicana y las principales características de su modelo. Posteriormente, analiza las propuestas en materia económica de ambos candidatos que compiten por la presidencia. En concreto, se tomaron en cuenta las propuestas relacionadas con producción, empleo, gasto social, distribución de ingreso, políticas salariales, financieras y comerciales.

Las propuestas de los candidatos se integraron en un modelo que analiza las interacciones entre todos los sectores de la economía para proyectar los impactos esperados. Se obtuvieron las proyecciones sobre 5 áreas principales, 1) el producto per cápita, 2) el sector externo, 3) las finanzas públicas, 4) la remuneración al trabajo y el consumo familiar y, 5) la inversión y formación de capital productivo. Las proyecciones se extienden hasta el año 2050.

Las proyecciones de resultados muestran que:

  • El PIB se incrementaría en un 30% con AMLO frente al 16% con Anaya.
  • De aplicarse políticas estilo AMLO hasta 2050 el PIB mexicano se multiplicaría por 3,6 mientras que se multiplicaría por 2,5 si rigieran las políticas de Anaya (que, en gran medida continúan el modelo preexistente de bajo crecimiento con deuda).
  • El modelo de Anaya implica que México perderá un PIB cada tres décadas.
  • La presión fiscal y el déficit fiscal, en términos del PIB, serían prácticamente iguales con los modelos de Anaya y AMLO.
  • Sin embargo, la recaudación y el gasto son mayores con AMLO como consecuencia del crecimiento de la economía.
  • El gasto público y la inversión públicas con AMLO se expandirán un 47% frente al 35% de Anaya.
  • Los ingresos totales del fisco aumentarían un 71% con AMLO y un 42% con Anaya.
  • También es manifiesta la diferencia entre un programa y otro en lo que respecta a la participación de los salarios en el total de renta de los hogares. Ambos proponen políticas salariales activas, pero la diferencia es relevante. La participación de los trabajadores en el ingreso nacional privado aumentaría hacia 2024, desde el 35,9% al 38,3% con Anaya, y al 41% con AMLO, un crecimiento que prácticamente duplica al anterior.
  • El consumo familiar es uno de los motores del desarrollo para las dos propuestas electorales. El mercado interno adquiere protagonismo, con un crecimiento del consumo del 30,7% en manos de AMLO y del 22% en manos de Anaya.
  • El consumo es un motor de la inversión: al finalizar 2024, con Anaya la inversión caería un punto en términos del PIB mientras que con AMLO aumentaría en un punto.
  • El stock de capital, que define las posibilidades productivas de los mexicanos aumentaría, hasta 2024, 27,1% y 34,8% aplicando las políticas de Anaya y AMLO, respectivamente. Hacia 2050, con las políticas de AMLO el stock de capital se multiplicaría por 4,5, mientras que con Anaya se multiplicarían por 3,3.
  • En el frente externo, no hay diferencias entre AMLO y Anaya hasta el fin de su gobierno, pero, a partir de mediados de la siguiente década, las políticas de Anaya comienzan a mejorar más que las de AMLO, bajo cuyo modelo se sostiene la situación deficitaria actual. El frente externo es el área en la que Anaya supera a las propuestas de AMLO.

Para los investigadores Oglietti y Converti, los resultados indican que a México ya “se le ha agotado la cuerda extrayendo todo lo posible del modelo económico vigente. A pesar que el modelo no ha dado los resultados esperados, con apenas 2,3% de crecimiento anual, con deuda externa y una desigualdad extrema que ha agudizado los males sociales de la violencia y la emigración, cualquier cambio de rumbo será beneficioso”.

De acuerdo con el trabajo, el modelo Anaya representa cambios, en especial, el reconocimiento de que es necesario dar un giro y realizar políticas redistributivas que mejoren el ingreso de los mexicanos. Sin embargo, sus propuestas tienen más de continuación que de cambio, y se quedan cortas respecto a las necesidades del país. “AMLO combina dosis adecuadas del realismo de la economía de demanda, que se basa en mejorar el ingreso familiar, con ingredientes de la economía de oferta, que promueven la inversión y la producción interna. El resultado es un cambio de modelo, desde una economía de crecimiento y salarios bajos con endeudamiento, hasta uno de crecimiento con equidad”.

Finalmente, Oglietti destacó en que las propuestas de AMLO reactivarían la economía mexicana rápidamente. De todos modos, los cambios son más relevantes a largo plazo, porque la apuesta de MORENA tiene potencial para desarrollar el país.

 

Descarga artículo completo

Autores