Lilita Carrió despierta amores y pasiones. Su estrategia política ha consistido básicamente en coquetear con todo el espectro político y hacer de la denuncia pública y escandalosa, su táctica política. Si en el 2003, afirmaba “Menos mal que Macri fue derrotado, la verdad que era como un parto, yo no sabía cómo iba a explicarles a mis hijos que empresarios ligados al robo del país pudieran ganar”, para las elecciones presidenciales de 2015 tuiteaba “en las elecciones generales del 25 de octubre hay que votar a Macri”.

En el pasado, Lilita tildó a Macri de contrabandista, corrupto y en 2007, respecto a la posibilidad de una alianza con el empresario afirmó, “no pidan un rejuntado para un picadito de fútbol en la esquina”. Sin embargo, en febrero de 2015 de cara a las elecciones presidenciales de octubre, Lilita anunció el acuerdo establecido entre la Coalición Cívica y el PRO, liderado por Macri para disputar el voto no peronista.

Pero ello no sería indicio de una etapa zen en la vida política de Lilita. A pocos meses de asumir, Lilita ya criticaba algunas de las medidas tomadas por el presidente, entre ellas, el tarifazo a los servicios de gas y energía eléctrica. Ante ello, pedía retractarse respecto al pedido de Macri de ahorrar energía y abrigarse, “”No hay que decirle esto a la gente, sobre todo cuando uno nunca uno tuvo hambre ni frío”.

Fiel a su estrategia política, Carrió suele colocarse en un papel de guardiana de la verdad, a tal punto que llegó a declarar “Tengo custodia porque básicamente si a mí me pasara algo la sociedad se vería conmovida”.

I

Elisa Carrió, más conocida como “Lilita” Carrió, se gradúo de abogada por la Universidad Nacional del Nordeste y luego se doctoró en Derecho Público en la Universidad Nacional del Litoral. En su pasado se desempeñó como funcionaria del gobierno militar cuando en 1978, el interventor de la provincia de Chaco, General de Brigada Antonio Serrano, la nombró asesora de la Fiscalía de Estado.

En 1994, fue constituyente nacional. Entre 1995 y 1999 fue diputada por la provincia del Chaco y promovió la candidatura presidencial del ex presidente Fernando De la Rúa. En 1999 fue reelecta como diputada por Chaco.

Con la crisis del año 2000 y el escándalo en el Senado por las coimas para aprobar la ley de flexibilización laboral, se distanció del gobierno de De la Rúa y paso a integrar un bloque de diputados disidentes. Posterior a ello, decidió formar su propio partido político, Argentinos por una República de Iguales (ARI), el cual presentó candidatos propios en las elecciones parlamentarias de octubre de 2001, y obtuvo 8 diputados.

Para las elecciones presidenciales de 2003, la candidatura de Lilita obtuvo solo el 14 % de los votos, quedando en quinto lugar. Sin embargo, en las elecciones presidenciales de 2007, su candidatura quedó en segundo lugar, tras obtener 4.401.981 votos (22,95 %) por detrás de Cristina Fernández de Kirchner quien obtuvo 8.651.066 (45,29 %).

En 2007, el ARI pasó a integrar la “Coalición Cívica”; una confederación de partidos políticos conformada por dos partidos nacionales, ARI y Política Abierta para la Integridad Social (PAIS), dos partidos de distrito, Unión por Todos y Generación para un Encuentro Nacional, y organizaciones sociales y políticas como FORJA y el Movimiento de Trabajadores Desocupados de la Matanza (MTD). En octubre de 2009, varios de los movimientos se unieron bajo la estructura partidaria del ARI que cambió su nombre a “Partido Coalición Cívica ARI” incluyendo a Unión por Todos, el movimiento FORJA, Radicales en la Coalición Cívica y algunos sectores independientes.

Para las elecciones parlamentarias del 2009, la Coalición Cívica decidió formar parte del frente electoral y del interbloque parlamentario Acuerdo Cívico y Social (ACyS) en el que confluían la Unión Cívica Radical (UCR), el Partido Socialista (PS) y el Partido Generación para un Encuentro Nacional (GEN). Como resultado de esta alianza, si antes este bloque legislativo tenía 58 diputados, ahora ganó 15 más, y pasó a tener 73 diputados.

II

La Coalición Cívica se ha caracterizado por una férrea oposición a las medidas tomadas por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Durante el conflicto del campo en 2008, brindó su apoyo a las entidades rurales, votando en contra del proyecto de ley, en clara contradicción con lo que afirmaba en 2003, cuando apoyaba al presidente Néstor Kirchner “para enfrentar al establishment”. También votó en contra de la estatización de Aerolíneas Argentinas y de la re-estatización de las jubilaciones y pensiones.

El papel de “justiciera” del pueblo no le ha dado buenos resultados, en tanto las denuncias presentadas por Lilita no han tenido suficiente éxito. Así, entre sus profecías incumplidas se encuentra por ejemplo el supuesto “autogolpe” que daría la presidenta Cristina Fernández de Kirchner al momento de inaugurar las sesiones del Congreso en febrero de 2015.

Lilita también quiso tener protagonismo en la investigación por la muerte del fiscal Nisman afirmando tener información para implicar a la propia presidenta Cristina, Aníbal Fernández, Gils Carbó, César Milani, y agentes iraníes y venezolanos de inteligencia. Carrió declaró cuatro horas y al ser consultada por su fuente, solo respondió: “una señora fanática mía que lo contó”.

Las oscilaciones en el arco político no han supuesto un problema de identidad para Lilita, quien afirma que “los problemas ideológicos son un viejazo de los 70”. Así se explicaría su apoyo a Néstor Kirchner primero y su alianza con el macrismo, años después.

III

Pese a lo escandaloso de sus declaraciones, o precisamente por ello, Carrió se consagraría en las elecciones legislativas de 2017 como la congresista más votada por el electorado porteño. Incluso a pocos días de hallado el cuerpo sin vida de Santiago Maldonado, el artesano desaparecido después de un operativo represivo de Gendarmería sobre la Ruta Nacional 40 el 1 de agosto de ese mismo año. “Es como Walt Disney”[1], lanzó Carrió durante su participación en un programa de T.V., al comparar el caso con el del difunto empresario estadounidense en referencia a la leyenda urbana de que sus restos fueron congelados.

Meses más tarde, la diputada nacional fue consultada sobre el joven que apareció muerto en el Río Chubut, pero se confundió y respondió dando su opinión sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman, afirmando que “Lo mató el Gobierno”[2]. No sería el único fallido, como solución a la crisis económica nacional recomendó a las clases medias dar “propinas y changas[3]”, declaración descabellada que tuvo gran impacto y, una vez más, desató la polémica. Lilita quiso aclarar esta desafortunada frase en medio de una sesión del Congreso, fue entonces cuando la histriónica legisladora del oficialismo tomó la palabra: “Quería aclarar una situación cuando dije que era necesario que se mantengan las propinas y las coimas”[4].

En medio de los debates en el Congreso sobre la interrupción voluntaria del embarazo, la lideresa de la Coalición Cívica se manifestó en contra afirmando –lejos de toda racionalidad- que podría “convertirse en un método anticonceptivo”. Asimismo, Lilita justificó su postura argumentando que se lo van a practicar a las menores violadas: “a las chicas de 12 o 13 años que tienen hijos –de un hermano, de un tío, de un padre, de un patrón o del hijo de un patrón- las van a llevar al hospital para abortar legalmente”[5].

La principal aliada del gobierno de Macri, ha logrado un estilo polémico, políticamente incorrecto y desfachatado al mejor estilo Trump. En sintonía con la espectacularización de la política, Carrió es percibida como el sostén moral de la República  y un pilar fundamental para el gobierno de Mauricio Macri. Como polemista ha sido fiel a su estilo, cada vez que lanza una declaración, propios y ajenos tiemblan, mientras que cada una de sus frases es esperada por la prensa y público con cierto morbo que se asemeja al consumo de bloopers y programas de entretenimiento. Lilita lo sabe, ella lidera su propio show.

 

 

[1] http://www.perfil.com/noticias/politica/las-frases-mas-fuertes-de-elisa-carrio-sobre-santiago-maldonado.phtml

[2] http://www.politicargentina.com/notas/201711/23667-insolito-furcio-de-carrio-a-santiago-maldonado-lo-mato-el-gobierno.html https://www.pagina12.com.ar/77691-lo-mato-el-gobierno

[3] Changas: lenguaje informal que se utiliza de manera informal en Argentina y que significa trabajo temporal, es decir, un empleo que tiene una duración definida, generalmente de corto plazo.

[4] http://www.ambito.com/926545-carrio-monto-show-propio-en-el-recinto-de-las-propinas-a-las-coimas-y-el-progresismo-estupido

[5] http://www.politicargentina.com/notas/201806/25746-todo-cambiemos-ahora-tiene-que-cuidar-al-presidente.html