5 min. lectura

Por Esteban De Gori


Sólo restan dos meses para las próximas elecciones, y no sería muy recomendable insistir en el análisis de los discursos mediáticos y mucho menos en que aparezca una “perla” que demuestre lo que algún candidato es o expresa. Todo se encuentra en la escena. El tiempo no juega a favor del oficialismo, y esperar algún “milagro” no es recomendable para aquellos que se toman en serio la política. Entonces, lo importante –ahora mismo– es el territorio, pero no sólo el jurisdiccional, sino el territorio de las pasiones y de los deseos de los diversos grupos sociales. Un territorio que no es estático, sino que es producto de la época, de los aportes culturales del Gobierno y de sus contrincantes. Cada subjetividad es un “campo de batallas y de tensiones” que hay que mirar con cuidado para no encerrarse en un laberinto. En este sentido, la política puede develarse como el arte de lo posible o de la transformación, pero en este momento tendría que volverse un “arte del contacto”. Uno que no sea un contacto delivery, ya que la adhesión no se provoca dejando un papel para que alguien lo lea.

La política no es sólo una cuestión de comunicación, sino la preocupación intelectual y militante por construir e interpretar ese contacto social, es decir, cómo interpretar ese campo de batallas y tensiones que habitan en la subjetividad del “otro” y las maneras en que los candidatos y otros actores (empresariales, mediáticos, etc.) han intervenido sobre éste. El kirchnerismo está ante el drama de su propia construcción, es decir, ante sus consecuencias no deseadas. Ha impulsado el consumo en todas las clases sociales y el bienestar social, incluso ha creado y ampliado una clase media, pero con ello ha forjado un conjunto de deseos aspiracionales que confrontan con los sacrificios que el kirchnerismo exige a las clases medias, como el “cepo al dólar”, o la precariedad que se suscita con la inflación y el “impuesto a la ganancias” entre los sectores populares. Ninguna perspectiva del bien común, ni apelación épica, resiste ante el desencantamiento, y ello se debe a que la vida cotidiana es el entramado más vital de los imaginarios sobre el presente y el futuro. Pero ese imaginario no está sólo condicionado por lo económico, sino por las interpretaciones que se construyen sobre éste y sobre las representaciones que están vinculadas con el futuro. El bienestar económico no crea legitimidad duradera por sí mismo, sólo provoca adhesiones fluctuantes, signo propio de esta época. Asumir el drama del otro para hacer política es inevitable. En este sentido, el kirchnerismo sólo puede persistir si construye huellas y efectividades en el “otro cotidiano” y no piensa que la economía y algunos programas de gobierno lo hacen todo al modo de una maquinaria de la adhesión.

El consumismo –potenciado en estas épocas– alienta en sí mismo una utopía progresiva y se lleva mal con los sacrificios y con todas aquellas políticas que sean entendidas o traducidas como una interrupción del mismo. Por lo tanto, la reivindicación del consumo en todas sus variantes también introdujo al oficialismo en un gran dilema. Luego, existen otros, como el haber apelado a la construcción generacional, pero no tener referentes que podrían encargarse de una sucesión presidencial. Es decir, se erosionó la idea de continuidad. El otro dilema es haber descentralizado el poder de las gobernaciones en mano de los intendentes, pero no se ha descentralizado el “arte del contacto”, sólo se lo ha dejado pragmáticamente a estos últimos, condición que les permite migrar con cierto poder a otros destinos. El massismo, además de presentarse como el “ejército de desencantados” que asumen una mirada racional sobre lo bueno y lo malo y “una continuidad en otros términos”, tuvo una lectura y una estrategia sobre los cambios –nacionales y mundiales– operados en las clases medias y sobre las posibles necesidades que comienzan a presentarse en los imaginarios populares. Comprendió las lecturas que se hicieron contra los gobiernos progresistas en la región y sus viabilidades. También se apoyó en una estrategia mediática que ha tenido cierta efectividad y que se sostiene sobre el “morbo social que supone la corrupción”. El massismo disputó y apeló a una clase media fortalecida y creada por el gobierno nacional que está más cerca de cierta felicidad cultural que propone la imagen bucólica “del río, sus barquitos y de los patrulleros dando vueltas” que de una felicidad que parece acosada por los “problemas” que provoca la política. La propuesta abstracta de “una vida tranquila” –y de la cual se sustrae todo esfuerzo del hacer político– parece ser mejor recreada por el massismo que por aquellos que realizan un reconocimiento realista del conflicto como forma de alcanzarla. El massismo, al corriente de las culturas líquidas, propone una virtual “continuidad apacible” y el kirchnerismo, “la fragilidad que supone la realidad”. Ante ello, al kirchnerismo no le queda como única opción el “seguidismo a la opinión pública” ni mucho menos la subordinación a corporaciones o a dirigentes que “huelen sangre”, sino introducir desde los territorios subjetivos los reclamos y deseos de sectores medios y populares en una práctica política que articule una propuesta reformista con una astucia pragmática.


Publicado en Pagina/12

Fecha: 26/08/2013