Claves para las próximas elecciones argentinas

Análisis Político
Claves para las próximas elecciones argentinas

Las elecciones argentinas serán clave para el destino del país y la coyuntura regional. Aquí exponemos los principales factores a tener en cuenta para su análisis.

12 min. lectura

El proceso electoral argentino tiene algunas características que vale la pena analizar para entender la disposición del escenario político de cara a las elecciones presidenciales del 2019.

Polarización

La polarización no se retirará fácilmente de la historia política argentina. Hoy le conviene al propio Mauricio Macri y a una potencial candidatura de Cristina Fernández Kirchner (CFK). Sobre ese universo se organizan todas las hipótesis políticas, ya sea para afirmarla o para pensar cómo contrarrestarla. Pero la polarización no es innata: oficialismo y kirchnerismo deberán trabajar en sus ingenierías electorales para lograr una mayor performance en la división. Es posible que varíen las formas discursivas de construir la polarización y es en ese terreno donde el kirchnerismo debe ingeniársela mucho más. También deberán trabajar para “armar y desarmar” posibles contrincantes fuori polarización.

A su vez, la elección del vicepresidente determinará el cariz con el que asuma la polarización, optando entre un vicepresidente del radicalismo que recrearía el antagonismo del bipartidismo, radicalismo vs peronismo o, siguiendo la tendencia regional, optar por una  candidata mujer. En este último caso se presentan dos alternativas que el macrismo podría buscar en sus filas. En primer lugar, la expresión del punitivismo en la actual ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. La represión a periodistas o en el proyecto de baja en la edad de imputabilidad tiene un gran número de adeptos. Como contraposición, se encuentra un perfil de escucha y más permeable a los movimientos sociales como es el caso de la actual ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, quien se asemeja más a la imagen de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

Enfrentamiento entre coaliciones

Nada dice que los terceros jugadores dejen un escenario librado a la polarización. Macri y CFK pueden enfrentar un posible escenario repartido en tres tercios[1]: Cambiemos, el kirchnerismo y aliados, y una posible de candidatura de Roberto Lavagna, quien antes deberá resolver con Sergio Massa[2] cómo no dilapidar el capital político construido durante estos años.

Para afirmar su alianza, el macrismo ha mostrado una política decisionista dentro de la coalición Cambiemos y deberá retener y seducir a la Unión Cívica Radical (UCR), aliado clave por el efecto de arrastre del voto que podría tener en las gobernaciones y territorios provinciales.

CFK tiene sus propios desafíos ante una probable candidatura. Para aspirar a ganar debe ampliar su núcleo duro discursivo y modificar algunos de sus estilos. La moderación con respecto al discurso y a las propuestas que llevó adelante en su Gobierno puede ser una buena política de campaña. Es posible que la moderación desarticule sus diversos “núcleos duros”.

El acercamiento con otros sectores para ampliar la base electoral se inició de dos formas: la primera fue simbólica, cierta flexibilidad discursiva para aunar expresiones de sectores populares aún con reclamos antagónicos -como el movimiento de mujeres y los sectores afines a la pastoral cristiana[3] y a organizaciones pentecostales-. Ambos antagonistas (movimientos de mujeres y conglomerados confesionales) en terrenos simbólicos guardan un objetivo pragmático común: el combate de la pobreza[4], que afecta especialmente a los más pobres y, dentro de ellos, se ensaña especialmente con las mujeres. Esto supone un desafío para ampliar las miras y capacidad de diálogo para ambos actores conglomerados en disputa aun cuando los colectivos más renombrados han decidido no participar en la política partidaria[5]. Segundo, propiciar en la  unidad del kirchnerismo con ciertos peronismos provinciales que tendría como propósito acompañar a un candidato único a gobernador[6].

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el kirchnerismo abrió la interna a Victoria Donda y  a Fernando “Pino” Solanas para disputar junto al candidato más afín (muy posiblemente Mariano Recalde). De este modo, Cristina aglutinaría el voto progresista y de izquierda en un frente contra Horacio Rodríguez Larreta, el candidato oficialista a Jefe de Gobierno porteño[7].

Tensiones en Cambiemos

La coalición presidencial está sumida en una disputa importante. El principal socio del presidente, la UCR, exige mayores concesiones y sigue siendo relevante en el voto en las provincias y en la gobernabilidad nacional. Este último mes ha experimentado cierta autonomía al competir con la fuerza política de Macri en diversas provincias, como el planteo por el adelantamiento de las elecciones para gobernador en una fecha distinta a la elección presidencial. Además, la UCR tiene un hándicap: sus candidatos o candidatas superan a aquellos con cierta notoriedad pública que había promovido el macrismo. La UCR ha demostrado que sigue siendo un actor con buenos reflejos y, además, posee una eficiente maquinaria territorial. Al punto tal de que, tal vez, el propio Macri deba resignar futuros ministerios o incluso pactar la vicepresidencia.

El universo político del presidente no es homogéneo; allí gravitan dirigentes que pugnan por mayor protagonismo. Si bien María Eugenia Vidal no coincide en todo con la Casa Rosada, debe notarse la habilidad del equipo presidencial para que la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ajusten sus elecciones territoriales para celebrarlas el mismo día en que se desarrolla la elección nacional.

El peronismo, aliado y tercero en discordia

Parte del universo peronista busca otra candidatura distinta a CFK, pero se encuentran, por ahora, fragmentados y con propuestas con las que les cuesta mucho entrar en un futuro balotaje. El espacio Alternativa Federal hoy es el espacio más pequeño dentro del peronismo, pero ha recibido cierto impulso de adhesiones con la cercanía de Roberto Lavagna con ese espacio electoral. Un espacio de goza de la mayor cantidad de candidatos. Entre ellos, Sergio Massa, Juan Manuel Uturbey y Miguel Ángel Pichetto.

Este mes modificó la perspectiva de Alternativa Federal. Se hizo muy fuerte la llegada de Roberto Lavagna como candidato presidencial. Tanto éste como Massa pertenecen al mismo espacio y, en estos días, se han mostrado juntos en pos de organizar la o las candidaturas. Es posible que ir separados provoque que Sergio Massa reste más votos a Macri que a CFK, y también es posible que Lavagna se lleve parte del voto kirchnerista, lo que favorecería al oficialismo. Por el momento han crecido las presiones para sostener a Lavagna y buscar una salida para Sergio Massa o un pacto de no beligerancia entre ellos. Cada vez presiona más la idea en todo este espacio de transformarse en el “tercer tercio”, y dicha presión será para todos.

Laboratorios provinciales

Pese a la fragmentación del universo peronista a nivel de las candidaturas nacionales, en las provincias se producen laboratorios frentistas o de unidad del peronismo (Entre Ríos, San Juan, Chaco, Catamarca, etc). Una tendencia que podría presionar en un futuro armado nacional, aunque ello no resulte conducente en una primera vuelta electoral.

Clima social y los miedos sobre la “repetición populista” de CFK

Si bien la crisis económica ha impactado y existe mal humor social, hay una emergencia fragmentada del conflicto y del reclamo social. El macrismo ha manejado con cierta astucia los territorios y sus dirigentes sociales. Esto produjo efectos: el peronismo en sus diversas versiones no pudo hacerse eco o potenciar la calle.

Otro tema relevante es la reacción del electorado frente a la judicialización de CKF. La presión judicial sobre la ex mandataria podría salir mal para el oficialismo, sobre todo, que el problema de la corrupción ya no es uno de las preocupaciones más importantes para ciudadanos y ciudadanas. Por lo pronto, la primera cita judicial estará prevista para el 26 de mayo y su cobertura en los medios de comunicación será un factor de peso en la arena política para erosionar su candidatura.

En el clima social debemos destacar los miedos que lo circundan. Uno de ellos es la repetición del populismo de CFK. Pero nada augura que ante un triunfo de CFK se vuelva a las políticas del gobierno anterior. El mundo post crisis de 2008 condicionó el gobierno kirchnerista y configuró las opciones que eligió el macrismo para sortear problemas internos. Además, se establecieron dinámicas internacionales que impulsan a políticas más condicionadas. En todo caso, el progresismo tiene el desafío de reinventarse y buscar representar un gobierno plural y con diversos sectores.

Las encuestas

A un semestre de las primarias presidenciales las tendencias arrojan, en primer lugar, una disputa polarizada entre Macri y CFK en la cual se observa una suba de esta última. Ambos accederían a un balotaje, pero ninguno lograría imponerse en primera vuelta.

Por su parte, los problemas económicos como la inflación, la incertidumbre sobre la situación económica y el aumento de tarifas y servicios son los temas predominantes en el escenario electoral.  A continuación, un resumen de los datos más relevantes de cada consultora de opinión.

  • Synopsis

Para esta encuestadora la preocupación por la inflación, que había bajado el último trimestre, volvió a ascender en febrero a 34,9%. En total, las preocupaciones económicas llegan a 54,0%, mientras que las expectativas sobre el futuro del país conservan su tendencia pesimista.

La tendencia de voto hacia el oficialismo permanece en 30,8%, mientras que registra un incremento de 2,9% en la tendencia de voto a Otra Fuerza Política (sin especificar), la cual alcanza el 53,8%, el máximo de los últimos 8 meses. La principal opción opositora es la coalición del kirchnerismo y aliados.

El actual presidente registra en el mes de febrero una imagen negativa del 52,1%, superando por primera vez en febrero el 50% de percepción desfavorable, y un leve descenso de su favorabilidad que se ubica en 30,3%. Si bien se trata de una composición de imagen similar a la de CFK, quien registra mayor imagen negativa (53,7%) pero con mejor imagen positiva (33,3%). En el mes de febrero aumentó 6,5 puntos porcentuales la valoración negativa del desempeño del Gobierno.[8]

 

  • Federico González y asociados

La firma analizó cuatro escenarios, el primero con CFK y Lavagna como candidatos, cuyo resultado sería un balotaje entre la primera y el actual presidente –esto sucede en todos los escenarios analizados-. La actual senadora de Unidad Ciudadana es quien encabeza la lista de intención de voto con el 27,8% de los votos, seguida por Macri con 26,2% y tercero Lavagna con 14,2%; más lejos, Massa retiene el 10,1%.

En un segundo escenario, sin Lavagna, CFK obtiene el 28,9%, el actual presidente el 28,4% y en tercer lugar Massa el 13,9%. De este modo, los votos de Lavagna se distribuyen entre los tres candidatos.

Un tercer escenario, sin CFK, representa el 25,5% de votos para Macri, luego Lavagna con un 14,5%, y nuevamente tercero Massa con un 13,7%. Dentro del espectro kirchnerista fue medido el exministro de Economía, Axel Kicillof, quien aparece en cuarto lugar con un 11,3%.

Por último, un escenario sin CFK ni Lavagna, incrementa el caudal de Massa quien alcanza el 17,9%, ocupando el segundo lugar tras el actual presidente que llega al 26,7%[9].

  • Gustavo Córdoba y asociados

Para la consultora cordobesa Macri llegó al punto más alto de desaprobación a su gestión, con el 64,7%. Asimismo, se registra una desfavorabilidad en torno a la economía: alrededor del 66% opina que en un año estará peor. Por octavo mes consecutivo, la inflación es percibida como el principal problema del país.

En cuanto al voto en los próximos comicios, un 24,7% se inclina por la continuidad del oficialismo, mientras un 63,8% votará un cambio[10].

  • Consultora de Imagen y Gestión Política (CIGP)

Se trata de uno de los sondeos más desfavorables al Gobierno nacional. Al medir por coalición, Cambiemos está en 32,18% frente al kirchnerismo y aliados que registra el 37,55%. La cifra es aún mayor al medir por candidato: CFK lidera con un 34,96%, seguida por Macri con un 28,16%, Roberto Lavagna 14,47% y Sergio Massa 6,51%. En los escenarios de balotaje, el presidente aparece perdiendo con Cristina y Lavagna y ganándoles a Massa y Felipe Solá[11].

  • Ricardo Rouvier y asociados

Al igual que para Synopsis y Gustavo Córdoba, la inflación constituye la principal preocupación, alcanzando al 40% de los entrevistados. Los temas relacionados con la economía en general engloban la mayoría de las inquietudes ciudadanas.

En cuanto a la intención de voto, CFK se encuentra a la cabeza con un 30,1%, seguida por Macri con un 27%, Lavagna 14,6% y Massa 12,1%.

Por último, frente a un potencial balotaje entre CFK y Macri se observa un empate técnico (38,6% para la primera y 38% para el actual mandatario)[12] [13].

 

 

[1] https://www.cronista.com/economiapolitica/Marcos-Pena-percibe-un-electorado-dividido-en-tercios-kirchnerismo-Cambiemos-e-indecisos-20181127-0049.html

[2] https://www.iprofesional.com/politica/286421-Lavagna-revelo-que-el-FMI-lo-llamo-para-concertar-una-reunion

[3]https://www.lanacion.com.ar/2115268-cristina-kirchner-se-refirio-al-8m-y-al-machismo-ya-nada-volvera-a-ser-como-antes , https://www.nodal.am/2018/09/argentina-carta-abierta-del-feminismo-popular-a-cristina-fernandez-de-kirchner/  ,  http://elgritodelsur.com.ar/2017/11/cristina-y-el-feminismo-el-feminismo-y-cristina.html y https://www.juventudinformada.com.ar/2018/08/16/sobre-el-giro-feminista-de-cristina/

[4] https://www.perfil.com/noticias/elobservador/la-clase-media-baja-definira-la-eleccion-presidencial-de-2019.phtml

[5] http://niunamenos.org.ar/manifiestos/nosmueveeldeseo-ahora-siempre/?fbclid=IwAR0VdOtjN0YoYP86Sf6lAp4XNVYHl9aU61Z0qTYdxAvFy_M9oGK9JZF87D4

[6] https://www.lanacion.com.ar/2222076-cristina-y-el-pj-ya-cerraron-alianzas-en-una-decena-de-provincias/amp/2222076

[7] https://www.lapoliticaonline.com/nota/117847-cristina-le-habilitaria-la-primaria-a-donda-y-pino-en-capital/

[8] Encuesta telefónica realizada entre el 8 y 9 de febrero de 2018, en el área metropolitana y varias de principales ciudades del interior del país, como La Plata, Mar del Plata, Bahía Blanca, Tandil, San Nicolás, Junín, Rosario, Paraná, Comodoro Rivadavia, Tucumán, Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Salta, Corrientes y Neuquén. El nivel de confianza es de 95,5% y el error probabilístico de +/- 2,7. https://www.perfil.com/noticias/politica/maria-eugenia-vidal-elisa-carrio-cristina-kirchner-mejor-imagen-mauricio-macri-encuesta.phtml

[9] Se trató de una encuesta presencial con 1.200 casos realizada entre el 8 y 9 de febrero de 2019  con un margen de error de 2,8%.

[10] La firma hace un trabajo de opinión pública mensual, de alcance nacional. El de febrero se relevó el 14 y 15, tiene 1.200 casos y un margen de error de +/- 2,83%.

[11] Encuesta de 1.044 casos, realizada entre el 26 de enero y el 2 de febrero, en la Ciudad y las principales provincias del país, con un margen de error de +/- 3,5%.

[12] Relevamiento de 1.200 casos, entre el 4 y el 12 de febrero con un margen de error de +/- 2,8%.

[13] https://www.clarin.com/politica/guerra-encuestas-freno-macri-cristina-nuevos-sondeos-electorales_0_CmjcxtMrk.html

Esteban De Gori

Esteban De Gori

Dr. en Ciencias Sociales (UBA) (Argentina)

Esteban De Gori es doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires (UBA), investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y del Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe (IEALC-UBA). Se desempeña como docente de grado y posgrado en la Universidad de Buenos…

Bárbara Ester

Bárbara Ester

Licenciada en Sociología (UBA) (Argentina)

Bárbara Ester es licenciada y profesora de Sociología por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Realizó una Diplomatura en Género, Movimiento de Mujeres y Política en la Facultad de Filosofía y Letras. Actualmente cursa la Maestría en Gobierno de la Facultad de Ciencias Sociales, UBA.