Después de siete rondas de renegociación y reuniones de alto nivel entre representantes de México, Canadá y Estados Unidos, no ha culminado la renovación del tratado. Algunos de los temas pendientes que suscitan controversias y tensiones son la industria automotriz y de autopartes, y las reglas de denominación de origen.

La renegociación se encuentra en un momento complicado debido a la importancia de estos rubros pero también a factores electorales, dado que en México hay elecciones para renovar el 80% de la composición política del país en julio; y en EE.UU., en noviembre serán las elecciones intermedias que podrían cambiar o redefinir el TLCAN, que representa 1.3 mil millones de dólares de comercio trilateral al año.

Importancia del sector automotriz en el TLCAN

Para México el sector automotriz es uno de los más dinámicos, pero también expresa la condición de dependencia histórica del país. Representa el 18% del Producto Interno Bruto manufacturero y tiene un superávit comercial por arriba de los 52 mil millones de dólares al año. En cuanto a la Inversión Extranjera Directa, el sector automotriz -incluyendo las ramas de partes de vehículos automotores, automóviles y camiones, así como de fabricación de carrocerías y remolques- fue de 6.866 millones de dólares en 2017, la más alta que se tiene registrada.[1]

De esta inversión en el sector automotriz, poco más de 3 mil millones provienen de Estados Unidos, según datos de la Secretaria de Economía[2]. En la cuestión laboral, el sector automotriz es responsable de 900 mil empleos directos, con los salarios más bajos del bloque económico del TLCAN (alrededor de 2 a 4 dólares la hora).[3] En México están asentadas empresas como Ford, General Motors, Nissan, Honda y Volkswagen, que han sido las grandes beneficiadas de la mano de obra barata y calificada que ofrece México.

Respecto de las exportaciones e importaciones, desde que se firmó el TLCAN en 1994, se mantuvieron bajas hasta el año 2004 cuando alcanzaron los 1.315 millones de dólares -representando el 2,2% del total de exportaciones de México-. Para el año 2011 volvió a dar un salto significativo al llegar a los 5.779 millones de dólares, (9,5% de las exportaciones totales). 2015 fue el año con más exportaciones, pues llegaron a 8.902 millones de dólares, el equivalente al 14% de las exportaciones totales, según datos del INEGI que se pueden apreciar en el Gráfico 1.

Gráfico 1

Exportaciones de vehículos terrestres y sus partes 1994-2017

En millones de dólares

Exportaciones de vehículos y sus partes 1994-2017

Fuente: INEGI

 

En cuanto a la industria automotriz, México se destaca en la exportación de vehículos y autopartes. Como se muestra en el Gráfico 2, para 1994 la exportación de automóviles representó el 60% del total de las exportaciones de vehículos y autopartes, y las autopartes representaron el 24%. El porcentaje ha sido el mismo desde entonces, salvo algunos cambios importantes a partir de 2005, cuando los automóviles representaron sólo el 41,8% de las exportaciones de automóviles y autopartes, y éstas aumentaron a 30,5% En 2016 el porcentaje se compuso del siguiente modo: automóviles 36% y autopartes 30%. Para 2017, el porcentaje fue 41% automóviles y 26% autopartes.

 

Gráfico 2

Porcentaje de exportaciones de automóviles y autopartes 1994-2017

Fuente: INEGI

 

El comercio de automóviles entre México y Estados Unidos da cuenta de la dependencia mexicana y de la forma de integración de México en el TLCAN; a su vez, expresa la interdependencia de México, Canadá y EE.UU. en una rama de la manufactura que puede impactar considerablemente tanto a EE.UU. como a México. En 2017, México exportó el 75% de su producción de automóviles a los Estados Unidos.[4] Asimismo, México representa el 38% del total de las importaciones estadounidenses de autopartes, con un valor de poco más de 55 mil millones de dólares. Otros de los principales socios de EEUU en autopartes son: China (17.402 millones de dólares), Canadá (161.130 millones) Japón (15.220 millones), Alemania (9.925 millones) y Corea del Sur con (8.130 millones), según reportó el Buró de Censos de Estados Unidos.[5]

Lo expuesto muestra que las dificultades actuales del TLCAN se centran en la industria automotriz, los bajos salarios mexicanos, las exportaciones hacia EEUU de ciertas ramas de las manufacturas y las reglas de origen. Por ello, Trump instruyó el pasado 23 de mayo al secretario de Comercio una investigación -bajo la Sección 232 sobre la importación de vehículos, camiones y partes de vehículos- para poder determinar el impacto que tiene sobre la “seguridad estadounidense”.[6]

La administración de Trump ha exigido que el 40% del valor de cada automóvil se realice con mano de obra altamente remunerada, como la de EE.UU. México, por su parte, expresó predisposición en lo que respecta a salarios en el sector automotriz, si los negociadores estadounidenses aceptan retirar algunas de las demandas más fuertes, como los límites a la contratación gubernamental, las barreras a las exportaciones temporales de productos agrícolas mexicanos y la cláusula de terminación automática.[7]

Otra propuesta mexicana referente a las reglas de origen incluye la opción de que el 20% de un automóvil se fabrique en regiones donde los trabajadores del sector tengan mejores salarios, sin especificar aun los montos.[8] Esta parte de la negociación se torna difícil y es por ello que la han dejado al final, pues implica la revisión de los salarios mexicanos, que hasta ahora son la “ventaja comparativa clave”, que permite la reducción de los costos de producción y, con ello, una mayor competitividad del bloque del TLCAN ante la creciente importancia de algunos países asiáticos, como China e India.[9]

Aranceles al acero y al aluminio

En los últimos días de mayo, Trump reiteró la voluntad de establecer aranceles al acero y al aluminio provenientes de Canadá, México y la Unión Europea.[10] El arancel al acero quedó en 25%, mientras que el de aluminio es del 10%.[11] El objetivo de estas medidas –que se suman a los aranceles ya impuestos a China– es incrementar la producción estadounidense de acero y aluminio.[12]

Tras el anuncio de los aranceles, el gobierno mexicano colocó aranceles a aceros planos (lámina caliente y fría, incluidos recubiertos y tubos diversos), lámparas, piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, quesos, entre otros, “hasta por un monto equiparable al nivel de la afectación que cause la decisión de la administración Trump”.[13] Por su parte, Canadá impondrá aranceles por 12.800 millones de dólares a Estados Unidos.[14] Por último, México y Canadá ya denunciaron ante la OMC a EE.UU. por violar el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1994 (GATT).[15]

El establecimiento de aranceles en este rubro surgió a partir de un estudio del Departamento de Comercio y es concebido como un asunto de “seguridad nacional” y de productos estratégicos. Según el Departamento de Defensa, el aluminio es esencial para garantizar las capacidades militares, y los productos de acero y aluminio son clave para la creación y mantenimiento de infraestructura, sobre todo de energía, transporte, la industria de la construcción y las manufacturas, entre otras.[16]

Temas por abordar en el TLCAN

Un tema del que poco se ha hablado en las negociaciones y en la prensa tiene que ver con la exportación mexicana a EE.UU. de productos electrónicos, equipos eléctricos y otras maquinarias, los cuales superan las exportaciones del sector automotriz[17], y pueden ser otros rubros que generen controversia para firmar el TLCAN.

Se desconoce, por el momento, si habrá un capítulo especial sobre el sector energético, pues a partir de la apertura del sector en México, desde 2013, es un rubro que -se espera- sea dinámico en los próximos años. Además, queda pendiente saber cómo se acordó la denominación de origen de mercancías que se fabrican en los tres países, considerando que EEUU ha exigido una mayor participación, en detrimento de Canadá y México.

Los tiempos electorales y el TLCAN

En la última semana de mayo más de 30 senadores republicanos se comunicaron con Robert Lighthizer, el encargado de las negociaciones del TLCAN, para expresarle su “preocupación sobre la estrategia que el presidente Trump buscaría para presionar al Congreso para ratificar el acuerdo comercial en el corto plazo”.[18]

La administración de Donald Trump tenía plazo hasta el 17 de mayo para mandar la revisión del TLCAN al Capitolio, para aprobarse, a más tardar, el 1 de julio (día de las elecciones en México). El plazo no se cumplió y es probable que no sea sino hasta fin de año cuando el TLCAN llegue a los respectivos congresos.

Lo anterior vuelve a arrojar un manto de incertidumbre sobre el nuevo al TLCAN, pues en noviembre se renueva la cámara de representantes y más de un tercio del Senado estadounidense. Si se consideran las preferencias electorales actuales, la ventaja quedaría del lado de los demócratas. En este sentido, en los últimos días Trump ha vuelto a amenazar con la posibilidad de dar por finalizado al TLCAN y negociar un acuerdo con México y otro con Canadá, por separado.

Por la parte mexicana, para el 1 de julio están programadas las elecciones y el nuevo representante del ejecutivo asumiría el 1 de diciembre. Ninguno de los candidatos se ha expresado en contra del tratado, pero el tema ha desatado reacciones nacionalistas en la población a raíz de las declaraciones anti-mexicanas y anti-migrantes de Trump.

Los vaivenes en esta renegociación del TLCAN tienen repercusiones en la cotización del peso mexicano y su devaluación constante, que se suma a la incertidumbre electoral y al lugar subalterno que parecen ocupar los candidatos de la derecha mexicana en las próximas elecciones. En EE.UU. se anticipan alzas en las tasas de interés y un repunte de la inflación[19] que, como efecto, puede golpear aún más la economía mexicana (y ello podría llevar al dólar por arriba de los 21 pesos).

Esta parte de la renegociación es una de las más complejas, pues implica revisar las cadenas de valor de un tratado que está vigente desde hace más de 20 años. Para cerrar, valga subrayar lo expuesto más arriba: las principales empresas automotrices son las que se han beneficiado del TLCAN desde 1994, ya que lograron convertir a Norteamérica, como región, en una de las más competitivas del mundo a costa de una mano de obra barata en México (con insumos a bajo precio y la acentuación de la dependencia mexicana hacia la industria estadounidense).

 

 

[1] http://www.eluniversal.com.mx/cartera/negocios/industria-automotriz-capta-ied-historica-pese-trump
[2] https://datos.gob.mx/busca/dataset/inversion-extranjera-directa
[3] https://www.vanguardia.com.mx/articulo/la-creciente-industria-automotriz-en-mexico-mantiene-en-la-pobreza-sus-obreros
[4] https://lta.reuters.com/article/businessNews/idLTAKBN1EX1V3-OUSLB
[5] https://www.opportimes.com/manufactura/mexico-aumenta-exportaciones-autopartes-estados-unidos-2017/
[6] https://expansion.mx/nacional/2018/05/24/pena-y-trudeau-hablan-por-telefono-sobre-la-renegociacion-del-tlcan
[7] https://expansion.mx/economia/2018/05/24/mexico-hace-una-oferta-a-eu-para-el-tlcan-segun-bloomberg
[8] http://www.elfinanciero.com.mx/economia/el-giro-que-mexico-le-da-a-las-reglas-de-origen-de-eu
[9] http://www.bancomundial.org/es/news/feature/2016/12/15/the-automotive-sector-can-transform-south-asia-economically
[10] https://www.celag.org/el-proteccionismo-de-trump-y-la-presion-al-neoliberalismo-latinoamericano/
[11] https://www.forbes.com.mx/trump-no-cede-e-impone-aranceles-al-acero-y-aluminio-de-mexico/
[12] https://www.celag.org/el-proteccionismo-de-trump-y-la-presion-al-neoliberalismo-latinoamericano/
[13] https://www.forbes.com.mx/mexico-contraataca-impone-aranceles-al-acero-y-alimentos-de-estados-unidos/
[14] https://www.forbes.com.mx/canada-devuelve-el-golpe-impondra-aranceles-por-12800-mdd-a-eu/
[15] http://www.sinembargo.mx/04-06-2018/3425297
[16]https://www.commerce.gov/sites/commerce.gov/files/the_effect_of_imports_of_aluminum_on_the_national_security_-_with_redactions_-_20180117.pdf
[17] http://www.bbc.com/mundo/noticias-41251541
[18] http://www.elfinanciero.com.mx/economia/senadores-de-eu-rechazan-ultimatum-de-trump-en-tlcan-2-0
[19] https://expansion.mx/economia/2018/05/23/dolar-por-arriba-de-los-21-pesos-por-elecciones-tlcan-y-fed