Honduras y un progresismo que no despega

Análisis Político

La oposición a la dictadura de JOH en Honduras no es homogénea. El progresismo conforma sólo una parte del espectro, y tiene enormes desafíos actuales y a futuro.

Este año Honduras cumplió una década desde el primer golpe de Estado consumado en América Latina tras el regreso de las democracias. Desde 2009 Honduras se ha visto inmersa en una violencia estructural y política exacerbada: como en otros momentos históricos, la dictadura se construye a partir del asesinato masivo de la disidencia política, social y sexual. Frente a ello quedan un sinnúmero de interrogantes sobre el papel que juega el arco opositor progresista en el país centroamericano, que abordaremos en este artículo.

Contexto actual

El golpe de Estado en 2009 significó un punto de inflexión en Honduras y en la región, al ser el primer quiebre institucional consumado tras el regreso de las democracias: provocó una serie de rupturas constitucionales, instauró la dictadura del Partido Nacional (PN) y, con ello, la culminación del bipartidismo histórico; además, profundizó la violencia estructural junto con una violencia política inusitada.[i] Esta situación se agravó con el fortalecimiento de la dictadura mediante la cooptación de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia por parte del Partido Nacional y, con ello, la aprobación de la posibilidad de reelección de Juan Orlando Hernández (JOH) y el fraude electoral en noviembre de 2017.[ii]

Como se ha señalado, esta década ha sido marcada por la violencia y la confrontación política y social casi de forma permanente. Actualmente, el conato conflictivo nace con la detención de José Antonio Hernández, mejor conocido como “Tony” Hernández y hermano del presidente JOH, en Miami, por vínculos con el narcotráfico en 2018.[iii] El proceso judicial iniciado durante el segundo semestre de 2019 evidenció la existencia de un narcoestado en Honduras, al exponer los vínculos de Tony Hernández y JOH con el narcotráfico: este último recibió dinero para su candidatura presidencial.[iv]

Tras el proceso penal, Tony Hernández fue declarado culpable de “conspirar para importar cocaína en Estados Unidos, posesión de armas y dispositivos destructivos, conspiración para usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos y falso testimonio”.[v] Este hecho terminó funcionando como catalizador del descontento y del despliegue de una nueva serie de jornadas de movilizaciones populares convocadas por la oposición.[vi]

Frente al narcoestado hondureño se encuentran una serie de agrupaciones políticas de oposición, sector profundamente dividido al estar conformado por un amplio espectro ideológico, además de choques internos por la definición de los liderazgos.

Oposición a la dictadura

La oposición partidaria ha llevado a cabo distintos intentos por unirse para confrontar directamente a la dictadura. Para las elecciones en 2017 lograron conformar la Alianza de Oposición Contra la Dictadura, la cual  se encontraba conformada por: (i) el Partido Libertad y Refundación (LIBRE) fundado por el expresidente Manuel Zelaya; (ii) Partido Anticorrupción (PAC), liderado por Salvador Nasralla y; (iii) Partido Innovación y Unidad (PINU).[vii] La oposición, aglutinada en un rechazo a la dictadura hondureña y conformada por expresiones desde el neoliberalismo hasta nociones de izquierda, no logró revertir el fraude electoral.

Luego del fraude, la Alianza de Oposición se vio inmersa en problemas internos que evidenciaron la diversidad ideológica que la conforman: Nasralla es afiliado al neoliberalismo, mientras que Manuel Zelaya (Mel) forma parte de la corriente progresista. Además, entre sí se disputan la cabeza de la Alianza. Estos conflictos culminaron con una Alianza sumamente debilitada al punto que, tras el juicio contra Tony Hernández, la oposición conformó otro grupo: la Coalición Unidad, que fue creada para exigir la salida inmediata e innegociable de JOH del poder.[viii] El pacto[ix] de la oposición fue firmado por: (i) el Partido Libertad y Refundación (LIBRE) fundado por Mel Zelaya; (ii) el Partido Salvador de Honduras, de muy reciente creación, de Salvador Nasralla; (iii) una fracción del Partido Liberal, liderada por Luis Zelaya. Es a través de la Coalición Unidad que la oposición llamó a las movilizaciones actuales contra JOH, siendo las personas jóvenes y estudiantes quienes encabezan las jornadas de protesta.

En ese sentido, la debilidad de la oposición puede encontrarse en distintos aspectos, saber: (i) el carácter aglutinador político corresponde a la salida de JOH y la culminación de la dictadura hondureña, mas no un programa político que trascienda a la confrontación a la dictadura; (ii) la casi nula posibilidad de maniobra política en el Congreso hondureño y; (iii) el muy amplio espectro ideológico que forma parte de la oposición. En ese sentido, la oposición a la dictadura no implica necesariamente una confrontación política desde el progresismo.

El progresismo hondureño: Partido LIBRE y los movimientos sociales

El Partido Libertad y Refundación (LIBRE), fundado por Mel Zelaya -en el marco de los Acuerdos de Cartagena y a partir del Frente Nacional de Resistencia Popular- corresponde a uno de los frentes progresistas. Actualmente LIBRE cuenta con una bancada de 30 escaños -7 menos que en el período anterior- frente a 60 escaños que están en manos del Partido Nacional; siendo los últimos los que tienen mayoría simple y calificada.[x] Frente a ello, la acción de LIBRE es mínima y se limita a distintas manifestaciones políticas a lo interno del Congreso.

En Honduras parece existir consenso en que la acción más importante de LIBRE ha sido la “insurrección parlamentaria” que corresponde a diversas manifestaciones en el seno del Congreso: interrupción y entorpecimiento del proceso legislativo, gritos, explosión de artefactos, entre otras acciones que han sido tachadas por medios de comunicación como “acciones bochornosas”.[xi] Además del voto en contra del PN, la acción parlamentaria de LIBRE no es mayor debido al control del PN. En ese sentido, la estrategia de LIBRE ha sido la combinación de la acción parlamentaria con la manifestación política. Ambas estrategias, presentes tanto en el espacio del Congreso como en el espacio público, buscan abarcar el mayor número de recursos para hacer frente a la dictadura de JOH.

En cuanto a la presencia territorial, el Partido Nacional cuenta con un gran despliegue sobre las alcaldías. De acuerdo con datos del Tribunal Supremo Electoral (TSE), las alcaldías están distribuidas: (i) 58,05% (173) en manos del Partido Nacional; (ii) 29,87% (89) bajo el control del Partido Liberal y; (iii) 10,4% (31) para el Partido Libertad y Refundación (LIBRE). El resto de alcaldías quedaron en manos de los partidos Alianza Patriótica Hondureña, Partido Vamos, El Movimiento Salvemos Juntos Nuestro Municipio, Partido Innovación y Unidad (PINU).[xii] Según el analista Hermilo Soto, la distribución fue el resultado de la concentración de las fuerzas en la presidencia mas no en las diputaciones y alcaldías.[xiii]

El Partido Nacional ganó en las grandes municipalidades: San Pedro Sula y Tegucigalpa, mientras que el Partido Libreral es la segunda fuerza política a nivel municipal, al obtener la victoria en La Ceiba, El Progreso y Villanueva.[xiv] Aún así, el margen de acción parece ser limitado: para el cierre de este informe no fueron identificadas acciones por parte de las alcaldías de oposición contestatarias a la dictadura del Partido Nacional.

Otros sectores que confrontan directamente a la dictadura y que pueden ser visualizados desde un espectro ideológico afín a la izquierda, corresponde a las organizaciones populares que históricamente han constituido en un bastión de lucha y organización comunitaria en Honduras. Por ello, no es casualidad que fuese asesinada Berta Cáceres, lideresa del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) o que la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH) se encuentre bajo amenaza permanente. Ambas organizaciones han confrontado las lógicas neoliberales y extractivistas  desde su cosmovisión y cosmogonía originaria lenca y negra garífuna.

A ello se suma la propuesta Soberanía 2021, de reciente creación. Impulsada por las organizaciones Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC-SJ), un sector de jesuitas y Radio Progreso (medio de comunicación clave en la resistencia a la dictadura). En ella se reúnen personas y organizaciones comunitarias para construir la nueva Honduras, en el marco de la celebración del bicentenario a partir de un diálogo con organizaciones políticas hondureñas, además de la construcción conjunto con ellas de demandas y propuestas.[xv]

Escenarios posibles

El panorama a futuro no parece ser muy alentador para el progresismo. El primero de los escenarios corresponde a una permanencia del Partido Nacional en el poder, con JOH a la cabeza. Ello en tanto siga contando con los poderes fácticos (crimen organizado y narcotráfico) para la represión de la población y la concentración de poder. Al final de cuentas, el proceso penal fue llevado a cabo en Estados Unidos, lejos de Honduras, condición que no necesariamente implica en un golpe para las organizaciones criminales que operan en la región centroamericana.

El segundo escenario parte de un posible alejamiento de Estados Unidos respecto de JOH a partir del proceso penal llevado a cabo así como por una serie de actores del Partido Demócrata estadounidense que desconfían del régimen hondureño. Esto implicaría un pulso de fuerzas entre las demócratas y el presidente Donald Trump, quien parece ser el único interesado en mantener la alianza hondureña. Dicho interés que podría cambiar en el período electoral. De perderse ese aliado, JOH se vería enormemente debilitado y podría abrirse un camino para que los movimientos sociales y la oposición institucional puedan incidir en una renuncia del presidente.

El tercer escenario es, quizás, el menos probable: la renuncia de JOH tras la presión de la oposición institucional y los movimientos sociales. En este escenario, además, se abren dos caminos: (i) se adelantan las elecciones presidenciales –sin esperar a 2021[xvi]– y/o; (ii) la Presidencia es asumida por Mauricio Oliva, presidente del Congreso y miembro del Partido Nacional. El primer camino podría establecer posibilidades electorales para que LIBRE ocupe la Presidencia, lo cual implicaría un balotaje con Salvador Nasralla y la maquinaria del bipartidismo. El segundo camino no llevaría a un cambio estructural dentro de la dictadura hondureña.

Además, en este último escenario se debe considerar el muy debilitado sistema electoral hondureño, así como la mínima acción de la Organización de Estados Americanos (OEA) cuando de Honduras se ha tratado. El primero carece de la transparencia necesaria y el segundo se ha limitado a condenas y a llamados de reanudar las elecciones sin mayor incidencia.

Sin duda, los contextos dictatoriales se caracterizan por la supresión del antagonismo político. Esta condición no es excepción en Honduras, donde se impone el Partido Nacional. Sin embargo, si algo ha quedado claro a lo largo de esta década es que en Honduras hay distintos frentes de resistencia y estos parecen no acabarse ni dejar de gritar: ¡fuera JOH!

 

 

[i] https://www.celag.org/honduras-una-decada-de-golpes-e-inestabilidad/

[ii] https://www.celag.org/honduras-un-ano-fraude-electoral/

[iii] https://www.radiotelevisionmarti.com/a/arrestan-en-miami-a-hermano-del-presidente-de-honduras-por-supuestos-v%C3%ADnculos-con-el-narcotr%C3%A1fico/221536.html

[iv] https://criterio.hn/nuevamente-senalan-a-joh-de-recibir-dinero-del-narco-para-su-campana/

[v] https://wp.radioprogresohn.net/tony-hernandez-declarado-culpable-de-narcotrafico-en-eeuu/

[vi] https://confidencialhn.com/libre-pide-movilizaciones-en-honduras-para-exigir-la-salida-de-joh/ y https://www.telesurtv.net/news/represion-violencia-protestas-presidente-20191025-0003.html

[vii] https://www.celag.org/en-honduras-la-oposicion-logra-la-unidad/

[viii] https://wp.radioprogresohn.net/oposicion-debe-organizar-lucha-ciudadana-contra-la-dictadura/

[ix] https://twitter.com/AlinaDuarte_/status/1185902599217778689/photo/1?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1185902599217778689&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.telesurtv.net%2Fnews%2Foposicion-honduras-pacto-salida-presidente-juan-orlando-20191020-0016.html

[x] https://wp.radioprogresohn.net/segunda-legislatura-estara-marcada-por-negociaciones-corrupcion-y-dominio-del-partido-nacional/

[xi]
https://www.elheraldo.hn/pais/1286442-466/diputados-de-libre-queman-la-constitución-en-el-congreso-nacionalueman-la-constitución-en-el-congreso-nacional, http://www.vtv.com.hn/actualidad/pl-continuara-en-insurreccion-52482

[xii] https://wp.radioprogresohn.net/partido-nacional-mantiene-control-de-alcaldias-en-honduras/

[xiii] Ibíd.

[xiv] https://www.laprensa.hn/honduras/elecciones2017/1131166-410/partido_nacional-gana-alcald%C3%ADas-honduras-resultados-elecciones

[xv] Conversación informal con periodista de Radio Progreso. Llevada a cabo el 28 de octubre de 2019.

[xvi] Las elecciones en Honduras son cada cuatro años. En ellas se eligen la Presidencia, las diputaciones, 40 representantes del Parlamento Centroamericano y las alcaldías.

Nery Chaves García

Nery Chaves García

Licenciada en Relaciones Internacionales con énfasis en Política Exterior y Diplomacia por la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA). (Costa Rica)

Trabajó con organismos internacionales como OIM, OIT y ACNUR. Formó parte del programa de investigación Mi gracias, Cambio Social e Identidades del Instituto de Estudios Sociales en Población (IDESPO) de la Universidad Nacional de Costa Rica.  Además realizó una pasantía, con su tesis de licenciatura, en el Instituto de Investigaciones…