Informe sobre las primarias en República Dominicana

Informes Electorales

Las primeras elecciones primarias en República Dominicana, de cara a las generales de 2020, mostraron apatía ciudadana y abrieron un escenario incierto.

El domingo 6 de octubre se llevaron a cabo las elecciones primarias en República Dominicana, las primeras que se realizan bajo las disposiciones de la Ley de Partidos Políticos y la Ley Orgánica del Régimen Electoral, ambas de reciente aprobación. Para las mismas, estaban llamados a participar los 7.422.416 ciudadanos que integran el padrón oficial de la Junta Central Electoral (JCE), a fines de dirimir los candidatos para los cargos electivos –presidente, senadores, diputados, alcaldes, regidores, directores municipales y vocales- en las internas de los distintos partidos.

La magnitud de estas primarias se puede referenciar en que los dos partidos de mayor envergadura, el oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y el principal opositor, Partido Revolucionario Moderno (PRM), presentaban un total de 11.427 candidatos a cargos electivos. Mientras que en el PLD se utilizó el padrón abierto, es decir que todos los ciudadanos que así lo desearan estaban habilitados para participar de la elección de sus candidatos, el PRM optó por definir sus candidaturas a padrón cerrado, pudiendo participar únicamente quienes se encontraban inscriptos al partido -1.296.483 dominicanos-.

Ya desde los primeros resultados que se fueron difundiendo por parte de la JCE, la interna del PRM mostraba un escenario a tono con lo que las encuestas marcaban en la previa, consagrando vencedor por una amplia ventaja a Luis Abinaer frente al expresidente Hipólito Mejía. En cambio, entre los contendientes del PLD se observaba una gran paridad, con una pequeñísima ventaja a favor de Leonel Fernández durante la mayor parte de la carga de datos. Sin embargo, recién una vez superado el 91% del recuento fue que la tendencia dio un vuelco a favor de Gonzalo Castillo, y a partir de aquel momento ya no se revirtió. Finalmente, con el 100% de las mesas computadas, Castillo obtenía el 48,72% de los votos frente al 47,29% del expresidente Leonel Fernández en la primaria del PLD, con una participación del 25,22% -1.872.505 votos emitidos-; mientras, Luis Abinader se consagraba candidato presidencial por el PRM con el 74,11% de los votos y una participación del 29,49% -382.294 votos emitidos.

La nota de la jornada la dio Leonel Fernández, cuando alrededor de las 21 horas manifestó en rueda de prensa desconocer los resultados, ya que habrían sido adulterados mediante la introducción de un algoritmo en el código fuente del software para favorecer a Castillo –sumado a la denuncia de Participación Ciudadana, capítulo dominicano de Transparencia Internacional que registró casos de compra de votos en el 30% de las mesas que auditó, mayormente favorables a candidatos del PLD-. Frente a tamaña declaración, minutos más tarde Julio César Castaños Guzmán, presidente de la JCE, ofreció una rueda de prensa en la cual negó irregularidades, remarcando que el proceso electoral había sido un “éxito total”,  especialmente en relación al sistema de voto automatizado. Posteriormente fue el turno de Castillo, quien festejó su victoria sin hacer mención a las acusaciones de fraude pero sí respondiendo indirectamente, referenciándose en reiteradas oportunidades como el representante de la “nueva política”, en una clara alusión a su contrincante.

Una primaria tranquila y otra turbulenta

El PLD, en el Gobierno desde 2004, irá en la búsqueda de su quinta Presidencia consecutiva. Lo que aún no sabemos es si lo hará con Gonzalo Castillo como candidato o con Leonel Fernández. Gonzalo Castillo es un acaudalado empresario de 58 años que se desempeñó como ministro de Obras Públicas hasta el pasado julio, siendo el candidato que más dinero gastó en la campaña y quien contaba con el apoyo de altos cargos del Gobierno, empezando por el actual presidente, Danilo Medina. De ahí pueden fundarse las sospechas de Fernández al competir contra el candidato de la facción danilista del PLD. El expresidente de 65 años, que iría por su cuarto período al frente del Ejecutivo -luego de haber gobernado desde 1996 hasta el 2000, primero, y posteriormente en dos mandatos consecutivos desde 2004 hasta 2012- manifestó su disconformidad con la resolución de la JCE de auditar físicamente tan sólo el 20% de los sufragios –desde su espacio habían solicitado se controlen al menos el 50% de los votos depositados en las urnas-. Esto se debio a que por primera vez se utilizaba el voto automatizado, tecnología que generó algunos temores y que, de ser aprobada por los partidos, se usaría en los comicios de 2020. La JCE tiene hasta el 11 de octubre como fecha límite para dar a conocer los resultados finales.

Por el lado del PRM, en cambio, todo hacía presuponer que Luis Abinader, de 52 años, sería nuevamente el candidato presidencial, tal y como ocurrió en 2016 –en aquella oportunidad se impuso con mucha holgura por la vía de una convención interna-. Efectivamente así será, de modo que Abinader tendrá su revancha y la dura tarea de desbancar al PLD, para lo cual deberá mejorar mucho su performance respecto a 2016 –cuando Medina consiguió su reelección la distancia entre ambos contendientes fue de más de 25 puntos de diferencia-. El gran derrotado del PRM, por una aplastante diferencia, fue el expresidente Hipólito Mejía, de 78 años, reeditando así el resultado de la mencionada convención.

Un resultado indiscutido y otro controvertido, como avizoraban las encuestas

Resultado primarias del PLD

Resultados primarias del PRM

No siempre ocurre pero en esta ocasión, como en pocas, ambas primarias fueron un fiel reflejo de los estados de ánimo que las encuestas expresaban en la previa. Por el lado de la interna del PRM, se creía definida de antemano en todo momento, con Luis Abinader como claro favorito e Hipólito Mejía a una distancia que parecía irremontable. El expresidente apenas arañaba el 20% de intención de voto en algunas de las últimas encuestas –finalmente obtuvo el 21,17%-, haciendo presuponer que no contaría con el apoyo necesario entre sus militantes para poder impedir que Abinader sea nuevamente el representante del PRM.

Por el contrario, el clima de certidumbre que reinaba respecto al PRM era exactamente opuesto a lo que ocurría en torno a la definición del PLD. Si bien durante la mayor parte de la campaña las encuestas daban a Leonel Fernández como potencial ganador, conforme se acercaba el 6 de octubre Castillo empezó a recortar distancia en los sondeos. Estos, tal y como puede observarse en la tabla 1-en la que se recoge la última medición de cada firma- ofrecían en el último mes intenciones de voto sumamente dispares para la interna del PLD, con Fernández y Castillo a la cabeza, alternadamente. Los resultados de las encuestas eran tan disímiles que generaron incertidumbre y desconfianza, impidiendo tener certezas respecto a cuáles estarían más o menos acertados. Finalmente, la incertidumbre se trasladó a los resultados provisionales, paridad extrema y acusación de fraude de por medio.

Aspirantes a Senaduría y Alcaldías

Entre los contendientes para el Senado por el Distrito Nacional, el PLD contaba con una disputa reñida entre sus precandidatos, más aún teniendo en cuenta que Reinaldo Pared, quien ocupa dicha banca desde 2006, no competía por ella. Rafael Paz fue quien más votos obtuvo y deberá enfrentar a Faride Raful, único precandidato por el PRM puesto que aglutinó en la previa los avales de todos los líderes del partido. En tanto que por la Provincia de San Juan, la interna del PLD se presentaba nuevamente muy disputada. En ella, Félix Bautista, senador desde 2010, superaba por un escaso margen a Lucía Medina, nada más y nada menos que la hermana del actual presidente, Danilo Medina.

En cuanto a la alcaldía del Distrito Nacional, Domingo Contreras ha sido el vencedor entre los aspirantes del PLD y tendrá ahora la difícil tarea de enfrentar a David Collado, actual alcalde por el PRM que cuenta con una gran valoración sobre su gestión y recibe porcentajes de aprobación superiores al 80%, según reflejaron diferentes encuestas. Por último, en Santo Domingo Este, por el PLD dio el batacazo Luis Alberto Tejeda al derrotar al alcalde Alfredo Martínez, y será el encargado disputará la Alcaldía con Manuel Jiménez, quien ingresó al PRM viniendo del PLD y triunfó en su interna ante Dio Astacio.

2020 a la vista

Según estaba estipulado, el 16 de octubre se proclamará a los ganadores y el 25 culminará el proceso de registro en la JCE de la lista con todos los candidatos resultantes de las primarias. El calendario electoral para el año próximo marca que el 16 de febrero tendrán lugar las elecciones municipales, en las que se elegirán alcaldes, regidores, directores municipales y vocales; el 17 de mayo se llevarán a cabo los comicios para elegir presidente y miembros del Congreso de la República –el 28 de junio se realizaría una segunda vuelta en caso de ser necesario, si ningún aspirante consigue superar el 50%-.

De cara a las elecciones generales, el escenario no parece haberse despejado sino que, por el contrario, ha ganado en incertidumbre. Esto debido a que a priori, el candidato del PLD debería contar con las mejores perspectivas para alzarse con la Presidencia, tomando en cuenta que es el partido con mayor nivel de identificación en la población y que se ha impuesto en las últimas 4 ocasiones de forma consecutiva, en todas ellas superando incluso el 50%. Sin embargo, el recientemente creado PRM cuenta a su favor con el desgaste que el PLD ha sufrido durante estos 15 años, principalmente debido a los reiterados escándalos de corrupción. No en vano los candidatos han optado mayoritariamente por mostrarse como opciones de cambio o cuanto menos de renovación, al punto que el propio Gonzalo Castillo mientras elogiaba a Medina buscaba instalarse como un representante de lo nuevo.

Es de esperar, entonces, que Abinader decida apostar a construirse como el referente del cambio, de la sangre nueva, e inclusive que pueda sacar provecho del fuego cruzado de la feroz interna del PLD. Con acusaciones de fraude de por medio y un resultado incierto, aún luego de haberse declarado al ganador el 11 de octubre, pueden quedar secuelas en el imaginario popular. Puede ser muy potente la imagen de quien ha sido tres veces presidente por el voto popular acusando, en una definición sumamente cerrada, a su contrincante y -por propiedad transpositiva- al actual presidente de haberle robado la elección. Si el PRM logra capitalizarla, estará en condiciones de pelear seriamente por desbancar al PLD y hacerse con la Presidencia.

Guillermo Javier González

Guillermo Javier González

Licenciado en Sociología (UBA) (Argentina)

Guillermo González es licenciado en Sociología con orientación en Diagnóstico Social y profesor en Sociología por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Actualmente cursa la Maestría en Estudios Electorales de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).