Los ecuatorianos muestran una decreciente desconfianza hacia las instituciones con más protagonismo en el mantenimiento de la seguridad: el Poder Judicial, la Policía Nacional y, en menor medida, el Ejército.

Los ecuatorianos muestran una decreciente desconfianza hacia las instituciones con más protagonismo en el mantenimiento de la seguridad: el Poder Judicial, la Policía Nacional y, en menor medida, el Ejército. Así se desprende de los datos del Latinobarómetro correspondiente a 2023 que acaban de ser publicados.

La evolución desde el año 2006 –ver gráfico- muestra como previamente al Gobierno de Rafael Correa (2007-2017) las tres instituciones citadas generaban muy poca confianza entre la ciudadanía. El Poder Judicial se situaba por debajo del 15% de aceptación; la Policía Nacional apenas unos puntos por encima y las Fuerzas Armadas, algo más del 30%.

Los datos del Latinobarómetro muestran una fuerte reinstitucionalización, alcanzando los tres organismos máximos históricos. El Poder Judicial incrementó la confianza ciudadana en algo más de un 40% mientras que las percepciones sobre la Policía y el Ejército se dispararon por encima del 60% y 75%, respectivamente.

Sin embargo, con la asunción de la Presidencia por parte de Lenin Moreno (2017-2021) los guarismos se desploman: el Poder Judicial apenas sobrepasa el 15% al final del mandato de Moreno; la Policía se queda en torno al 33%, y las Fuerzas Armadas, algo más del 45%.

La última entrega del Latinobarómetro confirma la tendencia al descenso en el mandato de Guillermo Lasso (2021-2023): el Poder Judicial solo genera confianza para el 13,7%; la Policía para un 27%, y el estamento militar, para el 52,5% (en este último caso se ha recuperado un tanto del descrédito experimentado en la época de Lenín Moreno, pero sin llegar al abrumador respaldo de la era de Correa).