¿Cómo se ha transformado el escenario político en Perú desde la asunción de Dina Boluarte como presidenta, y cuáles son las implicaciones de las acusaciones de corrupción contra ella y su relación con el fujimorismo?

  • El escenario político en el Perú se transformó profundamente desde la asunción del gobierno de Dina Boluarte tras la detención de Pedro Castillo. Desde el primer minuto de su mandato, Boluarte se sostuvo con el apoyo del fujimorismo y las bancadas de extrema derecha en el Congreso.
  • A cambio de sostener a una debilitada mandataria, las bancadas de derecha – el fujimorismo, Alianza para el Progreso, Avanza País y Renovación Popular- ocupan lugares estratégicos en los principales ministerios y avanzan en repartirse instituciones centrales como la Junta Nacional de Justicia o el Tribunal Constitucional. Boluarte no ha dudado en atender sus demandas, incluyendo el indulto a Alberto Fujimori.
  • Mucho se ha especulado sobre la posibilidad de que los fujimoristas abandonen en algún momento a una Boluarte para evitar verse contaminados por su relación con una Presidenta con una valoración pública por los suelos. Lo cierto es que no lo hicieron cuando los muertos se acumularon con motivo de la brutal represión a las protestas por la destitución de Castillo. No lo hicieron tampoco cuando se su primer ministro tuvo que renunciar por tráfico de influencias. Finalmente, no lo han hecho ante un caso flagrante de corrupción que afecta a la propia Presidenta demostrando que la relación es provechosa y estable y tiene muchas posibilidades de alcanzar hasta fechas cercanas a las presidenciales de 2026.
  • Efectivamente, la alianza táctica entre el fujimorismo y Boluarte ha pasado por su prueba de fuego en los últimos días. En un nuevo capítulo de prebendarismo y corrupción, a mediados de marzo la prensa alternativa denunció el uso recurrente de joyas de lujo por parte de la Presidenta peruana Dina Bolaurte. Entre otras, se contaron cinco relojes Rolex, todos valorados entre 15 y 18 mil dólares, además de pulseras Bangle y Cartier, además de anillos de oro y diamantes.
  • Boluarte se defendió afirmando que eran prendas de antaño compradas con su trabajo. Sin embargo, las investigaciones periodísticas revelaron pronto que la presidenta había mentido a la nación y que los Rolex y joyas que exhibía eran modelos recientes.
  • Por su parte la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Super Intendencia de Banca y Seguros publicó un informe revelando el desbalance patrimonial de Dina Boluarte que, desde que ingresó al ejecutivo en 2021 ha presentado un incremento patrimonial de 432.932,25 soles (aproximadamente 100 mil dólares), que no se corresponde con sus ingresos formales.
  • Al calor de esta noticia el Fiscal de la Nación inició una investigación contra la mandataria por enriquecimiento ilícito y desbalance patrimonial y ordenó el allanamiento del domicilio de Boluarte en Surquillo y en Palacio de Gobierno. Allí se encontraron más joyas de alta gama y documentos de propiedad de los Rolex que apuntaban al gobernador regional de Ayacucho Wilfredo Oscorima, lo que derivó en la presunción de existencia de una red de gobernadores regionales que entregaba joyas de alto valor a la Presidenta a cambio de direccionamiento presupuestal.
  • El líder de esta trama sería Wilfredo Oscorima, dos veces gobernador regional de Ayacucho y condenado por corrupción. A cambio de entregar relojes Rólex y pulseras Cartier a Bolaurte, Oscorima habría logrado que se expidiera el Decreto de Urgencia 006-2024, que en su artículo 15 entrega 3 millones de dólares al Gobierno Regional de Ayacucho para la ejecución del estadio “Cuna de la Libertad”. La empresa adjudicada para ejecutar esta obra pertenece a Esperanza Rojas, presidenta del partido de Oscorima.
  • Ante esta situación, las bancadas de Perú Libre y Juntos por el Perú presentaron sendas mociones de vacancia por incapacidad moral contra Dina Boluarte. Sin embargo, los congresistas del fujimorismo y la ultraderecha -que en su día iniciaron tres mociones de vacancia contra Pedro Castillo-, manifestaron que vacar a Dina “afectaría la gobernabilidad” y rechazaron el recurso. Con este apoyo congresual Boluarte salva una nueva bola de gol al tiempo que demuestra su extrema dependencia del fujimorimo.
  • Mientras, en el país arrecia la crisis económica. En 2023 el PIB peruano se contrajo un 0.55%. En los mentideros económicos peruanos se especula con que esta cuestión, la económica, si pudiera representar un vector que propiciara el fin del apoyo a Boluarte.
  • Entre tanto la oposición popular y de izquierdas, nucleada mayormente en torno a los partidarios de Pedro Castillo superaron el intento de inhabilitar a Anibal Torres -exprimer ministro de Pedro Castillo-. Torres se topó con 55 votos a favor de su inhabilitación (Fuerza Popular, Alianza para el Progreso, Renovación Popular y Avanza País votaron por la inhabilitación), 18 en contra (respaldando al exprimer ministro votaron congresistas de Juntos por el Perú, Podemos Perú, y Perú Bicentenario), con 45 ausencias (incluyendo parte del fujimorismo) y 13 abstenciones en el Congreso. Si bien el Fujimorismo ha solicitado reconsiderar la votación, por ahora al no alcanzar la mayoría cualificada, Anibal Torres elude la inhabilitación y se mantiene en carrera para concurrir a las elecciones de 2026.

Anahí Durand Guevara

Candidata a doctora en Sociología por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).  Profesora de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).Coordinadora de Relaciones internacionales del Movimiento Nuevo Perú. Se ha desempeñado como investigadora en diferentes proyectos  relacionados a los temas de movimientos sociales, representación…