5 min. lectura

@ConverL

El 16 de abril se anunció una anhelada reforma en el sistema de seguridad social de Nicaragua. La misma era esperada porque el sistema es deficitario desde 2013 y porque aún antes de entrar en déficit se sabía que pronto llegaría a esa situación.1 Las respuestas ofrecidas hasta el momento fueron brindando soluciones de corto plazo.

El sistema de seguridad social Nicaragüense

Es un sistema de reparto, es decir, donde las jubilaciones se pagan con el aporte que realizan los trabajadores activos. Su sustentabilidad depende de varios factores: de cuál sea la relación entre población activa y pasiva en cada país, del nivel de ingresos de los trabajadores activos y de si estos aportan a la seguridad social. Por otro lado, también debe evaluarse el nivel de cobertura de la seguridad social, es decir, su calidad, que determina el costo necesario para sostenerla.

La seguridad social en Nicaragua es de amplia cobertura, tal como detalla el informe de Adolfo Acevedo sobre la crisis del sistema:2

  • La edad jubilatoria es a los 60 años con un requerimiento de 750 semanas de cotización o más o menos quince años de aportes. El promedio de años que deben aportar las personas para jubilarse en los países de la región es de 25 años;

  • Se garantiza una pensión reducida a todas aquellas personas en edad de jubilarse que hayan cotizado 250 semanas;

  • Las pensiones se encuentran en constante aumento, ya que no deben ser menores al salario mínimo del sector industrial que se ajusta cada año y ha crecido sustancialmente;

  • La cobertura de patologías es amplia, tanto para jubilados como para pensionados;

  • Existe un programa de enfermedad y maternidad;

  • La tasa de reemplazo3 alcanzaba el 80 % del salario.

Los ingresos al sistema por su parte son:

  • Aporte patronal de 19 % y
  • Aporte del trabajador de 6,25 %

El FMI sobre la reforma del sistema

Tanto en 2017 como en 2018 el Fondo Monetario Internacional participó de distintas reuniones con el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), asesores del Gobierno y autoridades del banco central de Nicaragua para evaluar la situación. Las propuestas del organismo fueron:4

  1. Aumentar la edad jubilatoria.

  2. Aumentar la cotización requerida para acceder a la jubilación.

  3. Aumentar el aporte patronal y del empleado.

  4. Reducir la tasa de reemplazo.

  5. Revisar el mecanismo de ajustes de las pensiones.

  6. Recorte de gastos operativos y de salud.

Reforma propuesta por el INSS

La reforma presentada por el INSS el pasado 16 de abril consistió en:

  • Reducir la tasa de reemplazo al 70 %.
  • Aumentar el aporte patronal para llegar a 22,5 % en el 2020.
  • Aumentar a 7 % el aporte de los trabajadores.
  • Reducir el 5 % a los pensionados en concepto cobertura de enfermedades.

En el siguiente cuadro se refleja el sistema de seguridad social de distintos países de Latinoamérica, en los que puede distinguirse que aquellos que sistemas que tienen una tasa de reemplazo parecida a la propuesta por la reforma (70 %), requieren del doble de años de aporte para alcanzar la jubilación, o un aporte de los trabajadores que duplica al actual en Nicaragua y un aporte patronal similar al que se propone en la reforma.

 

Cotización

Tasa de Reemplazo**

Aporte Patronal

Aporte Trabajador

Argentina

30 años

74 %

23 %

17 %

Colombia

20 años

70 %

20,5 %

8 %

Uruguay*

30 años

79 %

7,50 %

15 %

Fuente: Elaboración propia conforme a los sistemas de seguridad social de cada país.

Reacción del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep)

Esta organización mantiene un nivel de diálogo importante con el Gobierno. La Cosep forma parte del consejo directivo del INSS para la discusión de la reforma. El diálogo respecto a la reforma se mantuvo en reiteradas reuniones desde mediados de marzo en las cuales no se pudo llegar a un acuerdo debido a la intención de la Cosep de tratar la reforma del INSS junto a otras propuestas de reforma fiscal, tal como fue anunciado públicamente por su consejo a principios de abril.

Desde 2017 la Cosep se niega a realizar más aportes alegando que el sector privado ya realizó el aporte correspondiente para la reforma de INSS. A principios de abril de este año, el principal requerimiento consistió en “compartir costos” algo que se refleja claramente en la propuesta del Gobierno.5

Observaciones finales

  • La reforma del sistema es indispensable. Los fondos para mantener el sistema son escasos y, tal como está, no es sustentable.

  • La resistencia de la Cosep a aportar más a la seguridad social afectará a las ganancias empresariales.

  • Es comprensible el malestar de los trabajadores por tener que aportar más y obtener una menor tasa de reemplazo.

  • La reforma propuesta por el Gobierno contempla reducir moderadamente los beneficios que brinda la seguridad social, mantener la edad de jubilación y el mínimo de cotización, a la vez que busca nuevos ingresos para sostenerlos.

  • Como puede verse en la comparación con otros países, el sistema de seguridad social en Nicaragua tiene una cobertura superior a la mayoría, tanto en años de aporte, como en cobertura de servicios y tasa de reemplazo que, por cierto, resulta superior a la de la OCDE y de muchos países desarrollados, entre ellos, EE. UU.

  • Es una propuesta que tiene la virtud de distribuir las cargas entre todos, pero también el vicio de afectar a todos.

  • El Gobierno parece haber fracasado en la tarea de divulgar exitosamente los atributos de la reforma y el valor del principio de distribución de cargas.

  • Al igual que en otros procesos destituyentes en la región, se ha encontrado con el escollo de los poderes fácticos, que han conseguido aglutinar a los afectados haciéndoles creer en la falsa idea de que tienen una causa común, uniendo en las reivindicaciones a trabajadores y empresarios.

 

 

3 Tasa de reemplazo: el porcentaje de salario que recibe un trabajador retirado, respecto al sueldo devengado antes de la jubilación.

5 https://www.laprensa.com.ni/2018/04/05/economia/2399527-empresarios-y-gobierno-negocian-en-combo-una-reforma-fiscal-y-al-seguro-social.

Licenciada en Economía, Universidad de Buenos Aires. Miembro de la comisión de Economía y de la Dirección del partido Nuevo Encuentro – CABA. Ha trabajado como jefa de gabinete de presidencia del Banco BICE (2014-2015); y Dirección de Proyectos Especiales dela Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisuales (AFSCA) (2013)

Co Authors :