El resultado de la gira de Lavrov no se mide por el número de convenios firmados o reactivados sino en la búsqueda de consensos para la construcción de una nueva geopolítica.

Comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Entre el 5 y el 8 de febrero, el canciller ruso, Sergei Lavrov, realizó una gira oficial por tres países de América Latina y el Caribe (ALC): Cuba, México y Venezuela, todos ellos con una política exterior independiente, cuando no confrontada, con los intereses geoestratégicos de Estados Unidos (EE. UU.). Estas alianzas y la creciente presencia rusa en ALC es vista como una amenaza por EE. UU.[1]

Más allá de los acuerdos técnicos de cooperación en materia económica, comercial, militar, diplomática o política firmados en algunos de los países, la gira de Lavrov ha tenido un fuerte carácter político. The New York Times titulaba que Rusia enviaba a Lavrov a contrarrestar las sanciones de EE. UU. a Venezuela y así ha sido.[2] En todas sus intervenciones, Lavrov se ha encargado de dejar claro el desacuerdo ruso con la política estadounidense hacia Venezuela. ALC no es el único lugar en que la Federación de Rusia tiene intereses geoestratégicos contrapuestos a EE. UU.; también en el conflicto en Ucrania y en Siria se ha expresado abiertamente esta disputa geopolítica. A pesar de la importancia de este viaje, no ha tenido mayor repercusión en la prensa, concentrada en el impeachment a Donald Trump.

No es un detalle que, en paralelo a la visita de Lavrov, el autoproclamado “presidente encargado” de Venezuela, el diputado de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, diera los últimos pasos de una gira internacional cuya parada final fue EE. UU. La coincidencia de la gira de Lavrov con la presencia del opositor venezolano en EE. UU. es significativa. Mientras Guaidó ha aparecido junto a Trump, se ha reunido con los congresistas que lideran los ataques a Cuba, Venezuela o Nicaragua, con el director de la Agencia Estadounidense de Cooperación (USAID) o con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, el canciller ruso ha lanzado claros mensajes a EE. UU. a cuenta de su injerencia en Venezuela.

Cuba

Rusia tiene cooperación con Cuba, su “socio prioritario”, en cultura, energía, metalurgia, infraestructura del transporte, tecnologías cósmicas, comunicaciones e informática, farmacéutica y biotecnología,[3] además de una amistad histórica desde tiempos de la Unión Soviética.

La visita de Lavrov a Cuba fue eminentemente política. Poco ha trascendido sobre los acuerdos alcanzados entre ambos países durante este viaje, si los hubo, fuera de la coordinación en materia de política exterior o la reiterada denuncia del bloqueo a Cuba. Lo que sí trascendió de la reunión entre el canciller ruso y el canciller cubano, Bruno Rodríguez, fue la referencia de Lavrov a los acuerdos suscritos por los respectivos presidentes, Vladimir Putin y Miguel Díaz-Canel, en octubre de 2019 durante la visita de éste a Moscú y la próxima reunión de la “Comisión Intergubernamental Ruso-Cubana para la cooperación económico-comercial y científico-técnica” que se celebrará en Rusia.[4]El interés por el área energética está en agenda, así como la cooperación cultural. En un gesto simbólico, Lavrov rindió honores a Fidel Castro visitando su tumba en Santiago de Cuba.

México

México es el segundo socio comercial de Rusia en ALC, después de Brasil. Este viaje ha servido para reactivar la “Comisión Mixta ruso-mexicana para la cooperación económica, comercial, científico-técnica y la navegación marítima” que estaba paralizada desde 2011. Tras reunirse con el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, Lavrov destacó, además de la cooperación militar, la voluntad de avanzar en la cooperación en el “sector energético, del automóvil, la industria de construcción naval, aeronáutica, química, farmacéutica, el transporte ferroviario, el sector agrícola”.[5]

México detenta la Presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), lo que ha abierto expectativas sobre su reactivación,[6] también para Rusia. Moscú espera que la Presidencia mexicana permita superar las contradicciones y restablecer el mecanismo de diálogo Rusia-CELAC para retomar la cooperación “aeroespacial y la prevención y eliminación de consecuencias de desastres naturales”, además de activar un “sistema regional de monitoreo antimicrobios (con la participación de Instituto ruso-nicaragüense de biotecnología ‘Mechnikov’)”.[7]

Lavrov enfatizó que México y la Federación de Rusia defienden la soberanía de Venezuela y la búsqueda de una salida dialogada a la crisis política, para que “los problemas de Venezuela se solucionen no a base a la doctrina Monroe, como lo intenta hacer Washington, ni tampoco a base de los intentos de provocar una confrontación que sirva de pretexto para una intervención armada, sino exclusivamente con los métodos pacíficos, a través del diálogo entre todas las fuerzas políticas”.[8] Un diálogo que “debe entablarse sin condiciones previas” para que sea una “mediación” y no un “dictado”.[9]

El apoyo del Gobierno ruso a la candidatura de México al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) para el periodo 2020-2021, que se anunció durante la gira, se enmarca en la lógica de buscar aliados en los organismos multilaterales para la defensa de la no injerencia. La Federación de Rusia se ha destacado por ejercer de dique de contención a los ataques contra Venezuela en el Consejo de Seguridad, el único que puede autorizar el uso de la fuerza en la ONU y donde Rusia tiene poder de veto, con su defensa vehemente de la legitimidad del Gobierno de Nicolás Maduro.[10] La presencia de México en el Consejo, un país que se ha destacado bajo el mandato de Andrés Manuel López Obrador por la defensa de la soberanía de los gobiernos de Venezuela o Bolivia, sumaría votos sin duda al bando de quienes se oponen a la postura de EE. UU. hacia Venezuela, lo que ayudaría a neutralizar los ataques presentes a Venezuela y eventuales ataques a terceros países del mundo no alineados con la política estadounidense.

Venezuela

Con la República Bolivariana de Venezuela, su principal aliado geopolítico en el área, Rusia ha firmado más de 50 acuerdos de cooperación estratégica a lo largo de los últimos años. La cooperación entre ambos países se decide a través de una Comisión Intergubernamental de Alto Nivel Rusia-Venezuela que se reunirá en Caracas en mayo de 2020.[11]

Pareciera que la gira de Lavrov ha sido diseñada para apuntalar a sus aliados en la región, especialmente para mostrar el respaldo de Moscú a Caracas y a su estrategia de diálogo con ciertos sectores de la oposición, así como a la celebración de elecciones parlamentarias este año.[12] La presencia de Lavrov en la Mesa de Diálogo Nacional durante su visita a Caracas, y la coincidencia en el tiempo con el expresidente español y mediador, José Luis Rodríguez Zapatero, puede interpretarse como el aval ruso a esta nueva ronda de negociaciones entre Gobierno y oposición. Un claro mensaje a EE. UU. justo en medio de las últimas amenazas de Donald Trump al Gobierno de Maduro durante el discurso del Estado ante el Congreso,[13] al que Juan Guaidó fue invitado.

La Federación de Rusia ha querido denunciar también la política unilateral e injerencista de EE. UU. con el bloqueo y las sanciones hacia Venezuela y Cuba[14] (“las sanciones ilegítimas que sigue recrudeciendo EE. UU.”[15]) que atentan contra la Carta de Naciones Unidas y las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), en palabras de Lavrov.[16] El canciller ha enmarcado las sanciones a Venezuela en una política de “cambio de régimen” orquestada desde EE. UU. con graves implicaciones económicas y sociales: “La recesión económica que se está viviendo en Venezuela procede de los intentos, a través de una campaña ejecutada, de derrocar al Gobierno legítimo, utilizando incluso la fuerza. Es indignante que acciones unilaterales de Estados Unidos afecten lo social”.[17]

Una gira política

Con esta gira la Federación de Rusia ha querido seguir profundizando los lazos con sus aliados estratégicos y socios comerciales en la región, en una estrategia de expansión de la influencia y los intereses rusos en ALC. Sin embargo, el resultado más importante no se mide en el número de convenios firmados o reactivados sino en la búsqueda de consensos políticos en la lógica de la construcción de una geopolítica alternativa a la comandada por EE. UU. para el hemisferio occidental y, por extensión, para el conjunto del sistema internacional. La defensa de la legitimidad del Gobierno de Nicolás Maduro y el respaldo a su proceso de diálogo para garantizar su pervivencia, está en el centro de esa postura política. Rusia apuesta, como los países visitados, por un sistema internacional pluricéntrico y multipolar, en que el equilibrio entre potencias esté en el centro de la agenda política y el Derecho Internacional sea respetado. Un ambiente de paz en que las empresas rusas puedan continuar con sus inversiones en los países de ALC, y la cooperación tecnológica y militar con sus aliados se pueda desarrollar sin acusaciones de injerencia. Un escenario en el que Rusia trata de frenar el unilateralismo estadounidense para incrementar su influencia política, militar y espiritual, según lo establecido en su Estrategia de Seguridad Nacional,[18] en aras de reforzar su soberanía y su capacidad de incidir en la transición hacia ese nuevo orden geopolítico que está en construcción.

 

 

[1]https://www.celag.org/rusia-en-america-latina-amenaza-para-eeuu/

[2]https://www.nytimes.com/reuters/2020/02/04/world/americas/04reuters-russia-venezuela-lavrov.html

[3]https://www.mid.ru/es/foreign_policy/news/-/asset_publisher/cKNonkJE02Bw/content/id/4021963

[4]https://www.mid.ru/es/press_service/minister_speeches/-/asset_publisher/7OvQR5KJWVmR/content/id/4022309

[5]https://www.mid.ru/es/foreign_policy/news/-/asset_publisher/cKNonkJE02Bw/content/id/4025776

[6]https://www.celag.org/mexico-en-la-celac-regreso-a-los-origenes/

[7]https://www.mid.ru/es/foreign_policy/news/-/asset_publisher/cKNonkJE02Bw/content/id/4021963

[8]https://www.mid.ru/es/foreign_policy/news/-/asset_publisher/cKNonkJE02Bw/content/id/4025776

[9]https://www.mid.ru/es/foreign_policy/news/-/asset_publisher/cKNonkJE02Bw/content/id/4025776

[10]https://www.celag.org/eeuu-venezuela-consejo-seguridad/

[11]https://www.mppre.gob.ve/2020/02/07/vicepresidenta-canciller-lavrov-demostrado-compromiso-venezuela/

[12]http://mppre.gob.ve/2020/02/07/rusia-apoyo-dialogo-politico-venezuela/

[13]https://www.whitehouse.gov/briefings-statements/remarks-president-trump-state-union-address-2/

[14]https://www.mid.ru/es/foreign_policy/news/-/asset_publisher/cKNonkJE02Bw/content/id/4021963

[15]https://www.mid.ru/es/foreign_policy/news/-/asset_publisher/cKNonkJE02Bw/content/id/4022309

[16]https://www.mid.ru/es/foreign_policy/news/-/asset_publisher/cKNonkJE02Bw/content/id/4025776

[17]http://mppre.gob.ve/2020/02/07/canciller-lavrov-inaceptables-ilegales-restricciones-gobierno-eeuu-contra-venezuela/

[18]https://www.consultant.ru/cons/cgi/online.cgi?req=doc&base=LAW&n=191669&fld=134&dst=100071,0&rnd=0.9962866484409987#0

Comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Arantxa Tirado

Dra. en Relaciones Internacionales e Integración Europea (UAB) (España)

Doctora en Relaciones Internacionales e Integración Europea por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y Doctora en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Es también Maestra en Estudios Latinoamericanos por la UNAM y Licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración (Itinerario de Relaciones Internacionales) por…