El “mundo Brasil” está en crisis. La mayor telenovela de ese país se ha escrito en los últimos meses. Todas las novelas desde Xica Da Silva hasta Avenida Brasil parecieron articularse en los acontecimientos relacionados con el proceso de impeachment. Este proceso cambió a los actores. El neoconservadurismo accedió al Estado de manera cruenta y violenta (a diferencia de Argentina que logró ganar en las urnas) e impuso a los representantes de la voluntad general la salida anticipada del gobierno. Pero su situación no es fácil. No está allanado su camino. Tendrán que construir legitimidad y apoyo social frente una sociedad postmoderna fatigada por la corrupción, desconfiada de la política y de los funcionarios y –paradojalmente- atravesada por grandes imaginarios moralistas. Tampoco la tendrán fácil el PT, Dilma y Lula. Ahora se verá en la calle y en las instituciones la capacidad del PT de movilizar, tomar las calles y participar -si a ello se arriba- en futuras elecciones. Nadie la tiene fácil. Por ahora, ha accedido el White Power  al poder estatal –ya que no hay negros ni mujeres en el gabinete de Temer- con un conjunto de propuestas que buscan continuar y desmantelar el poder lulista y sobre todo, sancionar un gobierno redistribucionista.

Al modo de una telenovela más, presentamos nuestros actores. Los hombres del momento.

Seguir leyendo