Es un médico y político conservador guatemalteco que comenzó a trabajar, a principios de los años 90, de la mano del expresidente de la República de Guatemala Arturo Herbruger Asturias.

Más adelante se desempeñó en la dirección de empresas públicas; como director de Transportes Públicos Urbanos de la Municipalidad de Guatemala y como Gerente General de la Empresa Municipal de Agua. Ya en el año 2006 asumió la dirección del Sistema Penitenciario de Guatemala. Durante su trabajo como director del Sistema Penitenciario fue acusado de haber estado presente en la ejecución extrajudicial de siete presos en el conocido “Caso Pavón”, lo que le valió más adelante la entrada en prisión.

La mayor parte de los apoyos de Giammattei provienen de la elite militar guatemalteca, un vínculo que heredó de su tío abuelo, Eduardo Cáceres Lehnhoff, quien fue vicepresidente durante el gobierno militar del general Carlos Manuel Arana Osorio. Su cercanía con las fuerzas armadas le ha permitido la financiación necesaria para presentarse en diversas ocasiones a distintos procesos electorales. Comenzó como candidato a la Alcaldía de la Ciudad de Guatemala, en 1999 y en 2003, sin embargo fracasó en las dos citas electorales.

En el año 2007 Alejandro Giammattei emprendió su carrera por las presidenciales. El candidato se presentó por la formación oficialista conservadora Gran Alianza Nacional (GANA), sin embargo apenas alcanzó el 17% del voto, quedando en tercer lugar en unas elecciones que ganó Álvaro Colom.

En 2011, después de salir de prisión, Giammattei volvió a presentarse a las elecciones generales, esta vez por la formación Centro de Acción Social (CASA). Su estrategia de campaña estuvo centrada en la supuesta persecución política de la que había sido víctima por el Caso Pavón. Contrario a lo que el candidato esperaba, esta vez sus resultados fueron aún peores, pues apenas logró un 1,05% del voto, quedando en un penoso penúltimo lugar. El nefasto resultado de 2011 no impidió que volviera a intentarlo en 2015, esta vez por el partido político Fuerza, alcanzando otra vez un escaso apoyo entre el electorado (6,4% del voto).

Alejandro Giammattei ha manifestado en diversas ocasiones su cercanía con Efraín Ríos Montt, algo que le ha servido para ser visto como un político de extrema derecha relacionado con la sanguinaria dictadura militar. Los asesinatos extrajudiciales, durante su ejercicio en el sistema penitenciario del país y las dudas en torno al proceso que lo dejó libre de toda culpa son factores de los que quizá se desprende su larga lista de fracasos, puesto que ubican a su figura política en una vertiente autoritaria y regresiva, algo que no puede ocultar por más que intente constantemente cambiar las formaciones políticas que lo avalan.

Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica

Co Authors :