Política y abogada –de licenciatura incierta- graduada de la Universidad Interamericana, una casa de estudios privados en Puerto Rico, donde además obtuvo los grados de Juris Doctor y Master en Leyes (LL.M). A pesar de su amplia trayectoria académica, sus intervenciones públicas desenmascaran su bajo nivel calificado. Mientras estudiaba, González se desempeñó activamente como presidenta de la Asociación de Estudiantes de Puerto Rico Pro-Estadidad, organización juvenil del Partido Nuevo Progresista de San Juan, abogando por la estadidad para Puerto Rico como parte del territorio de Estados Unidos. Luego se incorporó como integrante a las filas del Partido Nuevo Progresista (PNP). Fue elegida por su partido, en una elección especial celebrada el 24 de febrero de 2002, para llenar la vacante dejada por el expresidente de la Cámara de Representantes, Edison Misla Aldarondo (1977-2002), tras su renuncia al ser condenado a casi seis (6) años de prisión por extorsión, lavado de dinero, obstrucción de la justicia y violación a su hijastra. Desde ese momento, “JGo” (como es conocida popularmente) figura como la primera mujer representante del Distrito 4 de San Juan y la más joven en ocupar ese cargo. Fue reelecta en las elecciones generales de 2004, esta vez como una Representante de alcance, participando como presidenta del Comité de Asuntos Gubernamentales de la Cámara y como miembro de los comités para el Desarrollo del Presupuesto de San Juan, en Asuntos de la Mujer y en otros asuntos internos. Igualmente, participó en la Comisión Conjunta para la Revisión del Código Civil de Puerto Rico.

En el 2008, a la edad de treinta y dos años, JGo fue elegida por el pueblo de Puerto Rico como la vigésima novena presidenta de la Cámara Legislativa, formando parte del nuevo equipo de gobierno, liderado por Luis G. Fortuño (2009-2012), militante de su mismo partido político, convirtiéndose en la persona más joven en la historia de la Isla, electa para ocupar el cargo de Presidente de la Cámara y en la tercera mujer en ocupar ese asiento. En esas elecciones, González venció al presidente de la Cámara, José Aponte Hernández (2004-2008) en su oferta para la reelección a dicho puesto, obteniendo el mayor número votos para su partido y el segundo mayor número de votos en general. En el 2012, fue reelegida como integrante de la Cámara de Representantes en la legislatura de Puerto Rico, reuniendo el mayor número de votos para el PNP, a pesar de que su partido perdió la mayoría de los escaños.

Actualmente, González ejerce tres roles importantes: líder de la minoría de la Cámara de Representantes, vicepresidenta del PNP y presidenta del Partido Republicano de Estados Unidos en Puerto Rico, electa por unanimidad luego de haber sido co-presidenta del partido durante ocho años.

En su gestión como legisladora del PNP y líder de las minorías, es cuestionada abiertamente por el actual presidente del PNP y Comisionado Residente en Washington, Pedro Pierluisi, por traicionar los esfuerzos realizados por su propio partido para evitar la quiebra económica de Puerto Rico y el consecuente rescate de US$ 164.000 millones con el que tendrían que lidiar los contribuyentes estadounidenses, propuesto en el proyecto 870. De acuerdo con lo expuesto por la Coalición Pro Estadidad por Estabilidad Fiscal de Puerto Rico, liderado por Fortuño, el proyecto 870 le ofrece a las empresas públicas de la Isla, el mecanismo del capítulo 9 de la Ley Federal de Quiebras para reestructurar sus deudas. No obstante, JGo, alineada con las firmas de inversiones Oppenheimer y Franklin Mutual, rompe con la unanimidad y declara su oposición al proyecto 870, considerando que el mecanismo planteado impide corregir los asuntos administrativos y enderezar los graves dilemas financieros que atraviesa la Isla. En su lugar, apuesta por pagar la deuda de las empresas públicas, adquiridas fundamentalmente por el desfalco de fondos durante las gestiones de su partido, aunque ello implique mayores sacrificios de la población con más desempleos, más clausura de escuelas, mayor incremento de los impuestos y servicios públicos y sin importar las consecuencias.

En septiembre de 2015, González presentó su candidatura por el PNP para la nominación de Comisionado Residente de Puerto Rico en EE.UU., el cual es el único asiento sin derecho a voto en el Congreso norteamericano. Ricardo Rosselló, precandidato a gobernador de Puerto Rico, la eligió días después como compañera de fórmula en las primarias del PNP a celebrarse el próximo 5 de junio de 2016 y de tener éxito, en la elección general del 8 de noviembre del 2016. Frente a las primarias y a la elección general, los sondeos electorales señalan la aprobación de la mayoría de los puertorriqueños sobre el liderazgo conservador de González, aún cuando es objetada públicamente por financiar su campaña con fondos buitres, además de la falta de dominio para comunicarse en inglés, requisito básico para ocupar el cargo en cuestión. Su campaña política se apoya en esos medios donde la veracidad de la información se mezcla con la farándula, proporcionando el entretenimiento a la audiencia con la exageración de sus expresiones e ideas, toda vez que, Jennifer González “JGo” saca a relucir sus dotes histriónicos comparables con las actuaciones de la boricua Jennifer López “JLo”.

Según la prensa local y la red Betances, la precandidata del PNP a la Comisaría Residente en Washington ha expresado su oposición a la liberación de Oscar López Rivera, el prisionero político en EE.UU., privado de libertad con el mayor tiempo de la historia. Con su ausencia de sensibilidad y sus expresiones altamente irresponsables, confunde a López, relacionándolo con presuntos actos terroristas e incluso muertes violentas, desvinculadas de la realidad. Jennifer González revela su actitud prejuiciada, rencorosa y vengativa, situándose al margen de la corriente ampliamente mayoritaria del Pueblo puertorriqueño que reclama la excarcelación de Oscar López Rivera.

Aún cuando su apoyo en las primarias del 2016 del Partido Republicano de EE.UU. en Puerto Rico estuvo dirigido a Marco Rubio, se dice que en lo político, ella apoyaría incondicionalmente cualquier postura que asuma EE.UU., olvidándose de los pesares de las mayorías populares de su propia Tierra. Con su carácter servil y sin escrúpulos para defender los intereses de EE.UU., reluce su estrategia para demostrar a la vista del Imperio que ella es la anexión más recalcitrante de la derecha republicana en Puerto Rico.

Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica

Co Authors :