John Robert Bolton es, desde abril de 2018, el tercer consejero de Seguridad Nacional que ha tenido la Administración Trump, tras la destitución del teniente general H.R. McMaster. Bolton, diplomático vinculado al Partido Republicano, ha sido calificado como un ‘ultra’ que ha defendido a lo largo de su carrera posiciones agresivas en política exterior como, por ejemplo, su apoyo entusiasta a la invasión de Irak o la renuncia de EE. UU. a la Corte Penal Internacional. Por estos y otros motivos es considerado uno de los ‘halcones’ republicanos, el grupo de funcionarios que aboga por seguir una ‘línea dura’ en las relaciones de EE. UU. con el mundo.

Antes de desempeñarse como consejero de Seguridad Nacional, Bolton fue embajador de EE. UU. ante la ONU entre 2005 y 2006 durante el mandato de George W. Bush. Tuvo que abandonar el cargo por el rechazo del Senado, dominado por los demócratas, a renovar su permanencia como representante de país. Previamente, había trabajado en el Departamento de Estado como subsecretario para el Control de Armas y Seguridad Internacional (2001-2005). Allí se labró la fama de autoritario por presionar a los analistas de inteligencia para que elaboraran datos que sostuvieran sus premisas agresivas.[1] Bolton trabajó, asimismo, en el Gobierno durante las administraciones de Ronald Reagan y George Bush padre.

Bolton es un funcionario con un alto perfil público por su labor como comentarista de Fox News. En sus intervenciones ha expresado la necesidad de ir a una guerra con Irán y Corea del Norte. Su designación coincidió con la entrada del exdirector de la CIA, Mike Pompeo, miembro del Tea Party, como secretario de Estado en sustitución de Rex Tillerson, lo que llevó a algunos analistas a considerar que el presidente Trump estaba creando un “gabinete de guerra”. Algunos de ellos ven en esta apuesta por funcionarios belicistas el preludio de una III Guerra Mundial.[2] Otros consideran que Trump se estaba preparando para las negociaciones que venían con Irán y Corea del Norte.

En efecto, tras la llegada de Bolton, EE. UU. decidió suspender su participación en el acuerdo nuclear con Irán, una de las ideas que Bolton llevaba tiempo aconsejando al presidente de manera no oficial. Pero, por otra parte, se realizó el encuentro entre Donald Trump y Kim Jong-un, que sirvió para rebajar la escalada de tensión que, en los últimos años, venía creciendo entre EE. UU. y Corea del Norte.

Bolton es, sin duda, un personaje polémico que no concita apoyos unánimes, ni siquiera entre sus compañeros de partido. El sector más moderado del Partido Republicano tiene reticencias con la línea política de Bolton, más cercana al hard power que al soft power o smart power aplicado por otras administraciones. Sus declaraciones directas sobre otros países o actores internacionales en términos de ‘amigos’ y ‘enemigos’ de EE. UU. le alejan del establishment que controla la política exterior estadounidense, mucho más proclive al apaciguamiento internacional, al menos en términos discursivos.[3]

John Bolton está doctorado en Derecho por la Universidad de Yale y se encuentra vinculado a varios think tanks de la derecha estadounidense, entre ellos, el American Enterprise Institute[4] (AEI) y el Gatestone Institute. Este último, presidido por Bolton desde 2013 hasta su nombramiento como consejero de Seguridad Nacional, es conocido por sus posturas anti-islámicas.[5] La vinculación de Bolton con el lobby sionista parece evidente, no sólo porque el Gatestone Institute está sostenido en parte por el Fondo Familiar William Rosenwald que financia otros grupos pro-Israel,[6] sino también por su pertenencia al Instituto Judío para la Seguridad Nacional de América (JINSA por sus siglas en inglés) y por su papel a la hora de conseguir la rescisión de la resolución de Naciones Unidas de 1975 llamada “sionismo es racismo”.[7]

Además de su vinculación con think tanks de tendencia conservadora, Bolton, como tantos otros funcionarios estadounidenses, forma parte de consejos asesores de diversas empresas demostrando, una vez más, los lazos entre el sector público y el sector privado en la política estadounidense.

 

 

 

[1] https://elpais.com/diario/2006/12/05/internacional/1165273209_850215.html

[2] https://truthout.org/articles/trump-picks-advocate-for-world-war-iii-john-bolton-as-new-national-security-adviser/

[3] https://townhall.com/columnists/calthomas/2018/03/29/john-boltons-enemies-n2465591

[4] http://www.aei.org/

[5] https://www.independent.co.uk/news/donald-trump-john-bolton-antimuslim-islamophobic-think-tank-gatestone-institute-a8319031.html

[6] https://www.globalresearch.ca/john-bolton-the-anti-muslim-think-tank-and-brexit/5637792

[7] https://www.gatestoneinstitute.org/biography/John+R.+Bolton