Por Esteban de Gori
@estedego

Dirigente del Partido Nacional e hijo de un expresidente. Logró ascendencia política en un sector de dicho partido –denominado “Aire Fresco”- y se transformó en su candidato a presidente en las elecciones de 2014. Integró, conjuntamente con Juan Bordaberry (1960) del Partido Colorado, una renovación generacional de los históricos partidos. Los “blancos” –después de décadas- encontraron un liderazgo joven con capacidad de interpelación partidaria y social. Lo más interesante que esta renovación provino desde las derechas, mientras que su adversario de izquierda tenía 75 años (Tabaré Vázquez) y sucedía a otro de 80 (José Mujica). Luis Lacalle planteó una nueva estrategia para su partido, recompuso el vínculo con los dirigentes territoriales y utilizó su “juventud” para introducir una estética diferente en la campaña electoral. Logró llegar a la segunda vuelta, obteniendo en la primera un 30.88% frente al 47.81% de Tabaré Vázquez.

Juventud, modernidad y discurso pos-ideológico fue la articulación que busco desarrollar frente al “peso” etario y político del Frente Amplio.

Su estrategia de campaña fue eficaz. Intento posicionarse en el “cambio”. Buscó posicionarse en el voto joven y en imaginarios de la “concordia”. “Avanzar”, fue uno de los lemas de campaña.

Planteó nuevos realineamientos regionales como continentales. El “recetario” neoconservador de acercarse al Pacifico como a los Estados Unidos y –por tanto, alejarse de Venezuela- fue reactualizado como propuesta de avance o progreso. El “Si, se puede” de la campaña de Obama fue reintroducido en el debate electoral uruguayo. Logró reactualizar las tensiones que Uruguay mantuvo históricamente con algunos países del Mercosur. Su disputa con el candidato más moderado del Frente Amplio le “complicó” la polarización.

Lacalle Pou se mantiene como un candidato en “disponibilidad” y es posible que pueda capitalizar la ausencia de un sucesor en el Frente Amplio. Ya ha visto como de manera eficaz ha explotado la tensión entre “lo dado” y “el cambio” y lo “viejo” y lo “nuevo”. El Frente Amplio tendrá por delante un gran desafío interno y ante la sociedad por presentar un candidato que pueda cambiar la tendencia moderada de Tabaré.

Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires.

Co Authors :