Por Gisela Brito
@giselasbrito

En febrero de 2014, las alarmas de la Revolución Ciudadana se encendieron cuando Mauricio Rodas (Quito, 1975) resultó electo alcalde de Quito, imponiéndose por más de 20 puntos sobre el candidato oficialista que buscaba la reelección. Con un estilo jovial y no confrontativo, Rodas tuvo un crecimiento acelerado que lo ubicó en el centro de la escena política, proyectándolo como posible futuro candidato presidencial. En aquel momento, el duro revés para PAIS (1) desató fuertes críticas internas y avivó el debate sobre la posible re postulación de Rafael Correa. Dos años después, el escenario es muy diferente. Las deficiencias en la gestión y los escándalos que lo vinculan con funcionarios mexicanos que integran redes de lavado de dinero proveniente del narcotráfico erosionaron seriamente la figura del joven alcalde de cara a las próximas presidenciales.

Nacido en Quito en 1975, Mauricio Rodas realizó estudios de grado en la Pontificia Universidad Católica de Ecuador y posgrados en la Universidad de Pensilvania (EEUU). Trabajó con funcionario de la CEPAL en Santiago de Chile y como consultor en el gobierno Federal de México, país en el que residió entre 2008 y 2012.
En 2011, tomó protagonismo público al cuestionar desde su fundación, Ethos (2), los índices económicos y sociales elaborados por organismos oficiales del Estado ecuatoriano. En 2012, creó el movimiento SUMA al que presentó como una fuerza con “gente nueva”, sin pasado político. En 2013 fue candidato presidencial con el sello de SUMA. El resultado electoral lo ubicó en cuarto lugar con apenas 3,9% de los votos.

El actual alcalde de Quito construyó su imagen proponiendo “una nueva forma de hacer política” anclada en la transparencia y la eficiencia como características de su “modelo de gobierno responsable”, proyecto que impulsa desde 2008. No obstante, su trayectoria se inició tempranamente como dirigente de las juventudes del Partido Social Cristiano, el mayor partido de la derecha ecuatoriana, liderado por Jaime Nebot.

Asesorado en la fase de campaña por Jaime Durán Barba (asesor estrella del recientemente electo presidente argentino Mauricio Macri) la estrategia electoral que lo llevó a la alcaldía de Quito en 2014 por la alianza SUMA-VIVE se centró en:

  • Posicionar un discurso “más allá de lo político”. El “modelo de gobierno responsable” surgido de la fundación Ethos propone dejar de lado las “motivaciones políticas o clientelares” para alcanzar una gestión que mejore el bienestar social, basándose en la técnica como herramienta central.
  • Evitar cualquier signo de confrontación, presentándose como exponente de la nueva política, no polarizante, diferenciándose así de los dirigentes de PAIS. En línea con los consejos de su asesor propone una línea discursiva pospolítica, evadiendo definiciones ideológicas.
  • Evitar proponer un cambio total respecto al proceso político liderado por el presidente Correa. Sin impugnar completamente el proyecto de PAIS sostiene que es posible gobernar de manera más “responsable”.
  • Sus propuestas centrales giraron en torno a la baja de impuestos para “aliviar los bolsillos de las clases populares y medias” y hacer una ciudad más atractiva para las inversiones y la generación de riqueza y trabajo.

Desde 2014, el alcalde de Quito busca impulsar junto a Jaime Nebot (alcalde Guayaquil) y Paul Carrasco (Prefecto de Azuay) una alianza política que permita atraer votos por derecha (Nebot) y desde sectores menos reaccionarios, más afines al centro-izquierda (Carrasco). Los tres dirigentes opositores se proponen abordar “la crisis económica, la democracia y las libertades en general” construyendo un espacio de unidad dentro de la oposición retomando el modelo de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) venezolana.

A fines de 2014, Mauricio Rodas fue vinculado con un exfuncionario de la Secretaría de Desarrollo Social de México vinculado al Cártel de Sinaloa, con quien mantenía reuniones frecuentes en Quito (3). Este escándalo, sumado a las deficiencias en su gestión al frente de la alcaldía capitalina fueron minando su aspiración de proyección nacional. A menos de un año de las próximas presidenciales, Rodas se asemeja más a una figura en declive que al liderazgo prometedor que emergía en 2014. Sondeos de opinión de la empresa Perfiles y Opinión de febrero de 2016 lo ubican con una desaprobación de su gestión como alcalde del 62% (4). De cara a las presidenciales de 2017 la empresa CEDATOS lo ubica con un apoyo en torno al 6% (5) como potencial candidato presidencial.

Notas

(1) Además el oficialismo fue derrotado en Guayaquil (tradicional bastión opositor) y en Cuenca.

(2)Rodas es miembro fundador de este think tank enfocado en el diseño de políticas públicas de corte liberal en el que también participan otros miembros de la derecha regional como Moisés Naím y Enrique Krauze. Entre los financistas destacados de la institución están el Foro Económico Mundial, el PNUD, la USAID y la National Endowment for Democracy (NED), esta última cuestionada por ser el brazo político de la CIA. Ver http://www.andes.info.ec/es/noticias/mauricio-rodas-apuesta-derecha-internacional-recuperar-espacio-region.html

(3) Revista Proceso http://www.proceso.com.mx/386461/los-tentaculos-del-chapo-llegan-a-quito

(4) Encuesta Perfiles de Opinión, Marzo 2016 http://perfilesdeopinion.com/images/pdf/perfiles%20121%20feb%202016%20alcalda%20uio.pdf

(5) Encuesta CEDATOS, Enero 2016 http://www.cedatos.com.ec/detalles_noticia.php?Id=245

Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica

Co Authors :