Nació en 1938 hijo de inmigrantes alemanes y suizos. La dificultosa pronunciación de su apellido llevó a una estrategia publicitaria para instalar sus iniciales, las cuales además coinciden con las siglas del partido que lo llevaría a la victoria en 2016 (Peruanos Por el Kambio[1]). Economista por la Universidad de Oxford (Reino Unido) y Magíster en Administración Pública por la Universidad de Princeton (USA) fue por un breve lapso presidente de Perú, luego de haber vencido por 0,24% de los votos válidos a su rival Keiko Fujimori, en el balotaje de 2016. Sin embargo, el escándalo de Odebrecht, un Congreso hostil de mayoría fujimorista y un escándalo mediático acabarían con su gestión, al ser vacado por incapacidad moral en el Parlamento en marzo de 2018.

A lo largo de su trayectoria fungió como gerente del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), durante el primer mandato de Fernando Belaúnde Terry. La influencia de instituciones extranjeras como el FMI y el Banco Mundial presionaron al Gobierno de Belaúnde para obtener su nombramiento como gerente del Instituto Emisor. Años más tarde, debió exiliarse en EE.UU. tras ser acusado de facilitar la fuga de 17 millones de dólares de la International Petroleum Company (IPC). En su acusación se señala que la IPC pudo sacar del país la suma de dinero gracias a la intervención directa de Kuczynski, quien desde su cargo de gerente del BCRP autorizó la transferencia y dio curso al desembolso en favor de la empresa de Rockefeller. Posteriormente, se desempeñó en el Banco Mundial.

En 1980, Kuczynski volvió al Perú y colaboró en la campaña electoral de Fernando Belaúnde Terry quien, al asumir su segundo mandato no consecutivo, lo nombró ministro de Energía y Minas. En dicho cargo impulsó la ley Nº 23231. Ésta fomentaba la explotación energética y petrolera. Entonces fue denunciado por favorecer a la empresa de gas Hunt Oil, donde se desempeñaría como asesor financiero. A la misma le permitió exportar gas de Camisea. La llamada “Ley Kuzcynski” desató la polémica dado que concedía exoneraciones tributarias a las empresas petroleras extranjeras, favoreciendo remesas millonarias. La polémica ley fue derogada en 1985.

Fue miembro del directorio de varias empresas privadas del sector siderúrgico, minero y energético. En el 2001 volvió al sector público como ministro de Economía y Finanzas del entonces presidente Alejandro Toledo (febrero 2004-agosto 2005) -cargo al que debió renunciar a causa del aumento de protestas sociales en Arequipa, por la privatización de empresas eléctricas- y luego como presidente del Consejo de Ministros (agosto 2005-julio 2006). En 2007, PPK fundó la ONG “Agua Limpia” para proveer de agua potable y alcantarillado a los pueblos jóvenes, como también educar a la población sobre los beneficios, buen uso, costo y saneamiento del agua potable.

Participó como candidato a la Presidencia de Perú en las elecciones generales del 2011 al frente de la Alianza por el Gran Cambio -conformada por el Partido Popular Cristiano, el Partido Humanista, el Partido Restauración Nacional y el Partido Alianza para el Progreso (APRA)- quedando en tercer lugar, por debajo de Ollanta Humala y Keiko Fujimori. En dicha campaña, fue duramente criticado por contar con nacionalidad estadounidense y existieron rumores de que había renunciado a la ciudadanía peruana, por lo cual su candidatura sería ilegal. Cabe precisar que, en el 2011, PPK prometió renunciar a su nacionalidad estadounidense, lo cual ocurrió en noviembre de 2015.

Kuczynski apoyó en la segunda vuelta de las elecciones del 2011 a Keiko Fujimori, considerándola “el mal menor” frente a un Humala que era, por ese entonces, considerado un candidato “chavista”. Paradójicamente, las elecciones del 2016 enfrentarían a PPK y Keiko en un reñido balotaje. Durante los debates presidenciales, el actual presidente criticó duramente a la candidata de Fuerza Popular acusándola de mantener vínculos con el narcotráfico. Además, contó con el apoyo de la mayoría del arco político y un emergente colectivo en rechazo de la candidatura del clan fujimorista “No a Keiko”.

Su Gabinete fue víctima del hostigamiento de la mayoría parlamentaria del fujimorismo que culminó con la destitución de varios ministros, la censura del Gabinete entero y la renuncia del entonces titular de Vivienda, Martín Vizcarra, a quien desde el Gobierno se trató de preservar y fue enviado a cumplir funciones de embajador en Canadá (actualmente ocupa la Presidencia). Finalmente, él mismo fue vinculado al caso Odebrecht durante el mandato de Toledo y el pleno del Congreso se pronunció sobre su moción de vacancia por incapacidad moral. Gracias a una fisura en el bloque de Fuerza Popular, logró los votos del sector del fujimorismo disidente liderado por Kenji Fujimori a cambio del indulto al ex dictador Alberto Fujimori a finales de 2017.

La paz duraría poco y en marzo enfrentó una nueva moción de vacancia. Antes de la votación, la lideresa de Fuerza Popular difundió unos videos en los que podía verse a miembros de la bancada de PPK negociando obra pública y favores a cambio del voto. Ante el escándalo, PPK renunció el 21 de marzo de 2018.

 

[1] En sus propios términos: “Alguien puede decir que PPK es demasiado personalista, pero si eso vende una buena mercadería, ¿por qué no?”. La nota completa está disponible en Andina, “Crece presencia partidaria de Kuczynski y Flores-Aráoz en provincias”. 2 de abril de 2016. Recuperado de http://www.andina.com.pe/agencia/noticia-crece-presencia-partidaria-kuczynski-y-floresaraoz-provincias-550105.aspx2/4/inicio

Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica

Co Authors :