6 min. lectura

Según se desprende de un análisis comparativo de los programas de Fernando Haddad y Jair Bolsonaro, realizado por CELAG empleando un modelo de estimación macroeconómica Stock Flujo de Contabilidad Consistente, las principales variables -crecimiento, inversión y equilibrio externo- tendrán un mejor desempeño si se aplican las propuestas económicas de Haddad.

La economía es el tema que más impacta en la vida de las familias y, sin embargo, es el asunto que menos comprenden los electores y al que menos tiempo dedican los discursos de los candidatos. A pocos días de las elecciones presidenciales de Brasil, el conocimiento sobre las consecuencias económicas de votar por Fernando Haddad (PT) o Jair Bolsonaro (PSL), resulta fundamental.

Indicadores macroeconómicos como el crecimiento económico y salarial, el consumo familiar, la participación del trabajo en el ingreso nacional, el déficit exterior, la deuda externa, la inversión nacional y la inversión pública en infraestructuras, entre otros, experimentarían un mejor comportamiento con las políticas económicas propuestas por Haddad. Esta es la principal conclusión de un análisis comparativo llevado a cabo por la Unidad de Debates Económicos (UDE) del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) bajo la dirección del investigador Dr. Guillermo Oglietti, subdirector ejecutivo de CELAG y que contó con la participación de los economistas Lucía Converti y Sergio Martin-Carrillo. El informe se puede consultar en su totalidad en la página web de CELAG (www.celag.org).

El estudio tiene como objetivo informar a los brasileños sobre las consecuencias económicas de las dos opciones electorales vigentes, empleando un modelo Stock Flujo de Contabilidad Consistente que permite hacer predicciones económicas. Según Oglietti, doctor en Economía Aplicada por la Universidad Autónoma de Barcelona, estos modelos son los más eficaces para predecir inconsistencias económicas y han demostrado gran capacidad predictiva al visualizar las inconsistencias que llevaron a la crisis de 2008. El investigador de CELAG recuerda que los modelos predictivos tradicionales fueron incapaces de prever esta crisis, demostrando la incapacidad de los modelos que habitualmente utilizan las instituciones financieras internacionales para explicar la realidad y pronosticarla.

El estudio sintetiza las principales propuestas en materia económica de ambos candidatos que compiten por la Presidencia, que luego se integran en un modelo que analiza las interacciones entre todos los sectores de la economía para proyectar los impactos esperados. Se obtuvieron las proyecciones sobre 5 áreas principales, 1) el producto bruto interno, 2) el sector externo, incluyendo balanza de bienes y servicios, y balanza de rentas de la inversión, 3) las finanzas públicas, 4) la remuneración al trabajo y el consumo familiar y, 5) la inversión privada, pública y formación de capital productivo. Las proyecciones se extienden hasta el año 2050.

Las proyecciones de resultados muestran que:

  • En 4 años de Gobierno el PIB de Brasil se incrementaría en un 10,6% con Bolsonaro, frente al 18% con Haddad.
  • De aplicarse el programa de Haddad hasta 2050 el PIB brasileño se multiplicaría por 300% frente al 227% si rigieran las políticas de Bolsonaro.
  • El modelo de Haddad significa que Brasil crecería, en tres décadas, casi un PIB más que con Bolsonaro.
  • La carga fiscal en términos del PIB sería prácticamente igual con los dos candidatos, aunque el déficit fiscal sería menor con Bolsonaro.
  • Sin embargo, la recaudación y la inversión públicas serían mayores con Haddad como consecuencia del mayor crecimiento de la economía.
  • El gasto público con Haddad llegará a un 18% del PIB frente al 19% de Bolsonaro.
  • También es manifiesta la diferencia entre un programa y otro en lo que respecta a la participación de los salarios en el total de renta de los hogares. Como argumenta el informe, se enfrentan dos modelos salariales, uno que apuesta por una reforma flexibilizadora del mercado de trabajo y otro que apunta a la defensa del ingreso salarial frente a la inflación. La participación de los trabajadores en el ingreso nacional privado caería hacia 2022, desde el 38% al 35% con Bolsonaro, mientras que subiría al 39% con Haddad.
  • La propuesta de Haddad representa un cambio sustancial frente al modelo de Temer y, también, frente a sus dos antecesores en el PT, Lula y Dilma, debido a que la propuesta podría corregir la apreciación cambiaria que afecta la competitividad de la economía y desalienta la inversión productiva. Así, el modelo de Haddad es un modelo que apuesta por un crecimiento que no sólo contará con el impulso del mercado interno como durante los gobiernos del PT, sino que se apoyará en la expansión productiva hacia el exterior, en particular, con el apoyo de una estrategia de integración Sur-Sur.
  • El mercado interno tiene protagonismo con el Gobierno de Haddad, con un crecimiento del consumo del 19% frente al avance de 11% con las propuestas de Bolsonaro tan sólo en 4 años de gestión.
  • Con el modelo Haddad la inversión adquiere protagonismo. Al finalizar 2022, con Bolsonaro la inversión caería abruptamente, sobre todo debido a la disminución de la inversión pública en infraestructura, mientras que el nivel de inversión aumentaría moderadamente bajo el modelo Haddad.
  • El stock de capital, que define las posibilidades productivas de los brasileños aumentaría, hasta 2022, 6,7% y 19,8% aplicando las políticas de Bolsonaro y Haddad, respectivamente. Hacia 2050, con las políticas de Haddad, el stock de capital podría crecer un 335%, mientras que el modelo Bolsonaro lograría apenas la mitad de este avance.
  • En el frente externo, el modelo de apertura comercial y financiera de Bolsonaro generará un canal por el que se licuarían, vía especulación cambiaria, los ingresos provenientes de las privatizaciones, por lo que hay grandes diferencias entre Haddad y Bolsonaro en cuanto al equilibrio de las cuentas externas.

Para los investigadores, los resultados indican que el modelo Bolsonaro derrochará recursos provenientes de las privatizaciones en salidas de capitales. Al continuar con el modelo de desguace del Estado y de flexibilización laboral que lanzó Temer, se avanzará por un camino que deteriorará, aún más, el consumo, lo que hace prever que el sector productivo no contará ni con el impulso del consumo ni el de la demanda externa.

De acuerdo con el trabajo, el modelo Haddad representa cambios significativos respecto a la línea Bolsonaro-Temer y, en especial, destaca respecto de sus predecesores del PT, en el sentido de que la orientación será profundizar el proceso de industrialización y desarrollo. Haddad concreta una apuesta para salir del modelo de crecimiento moderado de los gobiernos del PT y del modelo liberal de Estado mínimo al que aspiran Temer y Bolsonaro.

Los autores señalan que esta elección, posiblemente, será la más polarizada de la historia de Brasil. “Se elige entre una peligrosa derecha antiderechos que amenaza con desbaratar aún más la cohesión racial, la unidad regional y estabilidad institucional del país, y una izquierda moderna que, modestamente, promete restablecer la institucionalidad. Pasa desapercibido, sin embargo, que la polarización es más pronunciada aún en temas económicos. Al optar por Bolsonaro, las mayorías brasileñas no saben lo que pasará con el ‘orden’ pero, sin duda, sabemos que no habrá ‘progreso’”.

Descarga artículo completo aquí