Rusia en América Latina: ¿amenaza para EE. UU.?

Análisis Geopolítico
Rusia en América Latina, amenaza para EE. UU.?

Rusia y China son hoy los principales retadores hegemónicos de EE. UU.; quizás ahí radique su amenaza y peligrosidad para el Gobierno estadounidense.

La “amenaza rusa” ha retomado un rol protagónico en la agenda mediática de los últimos tiempos. A pesar de la supuesta ayuda, nunca probada -como se destaca en el Informe Mueller, de Moscú a Donald Trump para ganar las elecciones presidenciales en 2017, o de las declaraciones ambivalentes de Trump sobre Vladimir Putin o la Federación de Rusia (FR) en general-, lo cierto es que el establishment estadounidense sigue manteniendo una postura hostil hacia Rusia.[1] La retirada, el pasado 2 de agosto, del Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio por parte de EE. UU., bajo el argumento de que Rusia lo venía incumpliendo, es el último capítulo de una serie de desencuentros,[2]a los que se añaden las reiteradas sanciones de EE. UU. contra la FR.[3]

En la Estrategia de Seguridad Nacional estadounidense de 2017, la FR es acusada, junto a China, de “expandir los vínculos militares y la venta de armas en toda la región”, además de destacarse su “política fallida de Guerra Fría” por apoyar a los gobiernos de Cuba y Venezuela.[4] De hecho, con la última crisis abierta entre el Gobierno de EE. UU. y el de Venezuela a raíz del apoyo estadounidense al autoproclamado “presidente interino” Juan Guaidó, EE. UU. denunció el respaldo de Rusia a Venezuela y alertó sobre la desestabilización hemisférica que suponía, en su criterio, la presencia de cooperantes rusos en territorio venezolano.

Pero, más allá de la propaganda, ¿cuál es el alcance de la presencia rusa en el conjunto de América Latina y el Caribe (ALC)? ¿Qué motiva a Rusia a establecer vínculos políticos, económicos o militares con países que están lejanos de su área natural de expansión e influencia geopolítica?

Rusia y el mundo

Tanto ALC como la FR coinciden en la defensa de un mundo multipolar, doctrina cuyo máximo exponente en el caso ruso fue el exministro de Relaciones Exteriores de la FR Yvgeny Primakov (1996-98). Comparten, por tanto, el rechazo al unilateralismo en la solución de los problemas internacionales como un paso decisivo para equilibrar la correlación de fuerzas en la arena internacional y sentar las bases para crear mecanismos de regulación global más representativos. Para los países latinoamericanos el orden multipolar significa la ampliación de su margen de maniobra en la arena internacional y posibilidades de asumir proyectos alternativos de desarrollo.

La Estrategia de Seguridad Nacional (ESN)[5], actualizada por última vez en el 2015, muestra esta tendencia. Este documento, a diferencia del homólogo realizado por los EE. UU., plantea el incremento de su capacidad política, militar y espiritual para influir en la arena mundial y construir un mundo pluricéntrico y multipolar. Reitera la importancia de garantizar la soberanía y la autodeterminación propia y de otros países, para que de este modo no se impongan los intereses unilaterales de los EE. UU. y la OTAN pues, como identifica en el punto 13, la política injerencista de EE. UU. y la OTAN se ha incrementado y, con ella, la inestabilidad global.

No es un detalle que el año de elaboración del documento (2015) haya sido el de apogeo de las “primaveras árabes”. Estas revoluciones o supuestas revoluciones acabaron posicionando a las fuerzas occidentales en regiones prioritarias en términos geopolíticos, como Oriente Medio, el Magreb y los estados fronterizos a Rusia.  La FR visualiza estos procesos como un ejemplo de injerencia y una amenaza contraria los principios de autodeterminación y soberanía (punto15).

Las alianzas políticas con ALC

En su “Concepción de la política exterior de la Federación de Rusia”, se expone la importancia de estrechar las relaciones con los países de ALC “por todos los medios posibles, dada la creciente importancia de esta región en los asuntos internacionales”. Para ello, propone consolidar los vínculos con estos países y “ampliar la cooperación con alianzas multilaterales y asociaciones integracionistas de ALC, como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, el Mercado Común del Sur, la Unión de Naciones Suramericanas, el Sistema de la Integración Centroamericana, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, la Alianza del Pacífico y la Comunidad del Caribe”.[6]

Rusia viene extendiendo y profundizando sus relaciones diplomáticas con países de ALC desde principios del siglo XXI. En el año 2000, el presidente Putin realizó la primera visita oficial de alto nivel a la región, específicamente a Cuba, y en 2004 a México. Por otro lado, el expresidente venezolano Hugo Chávez Frías visitó Rusia en el año 2001, al igual que el expresidente de Chile, Ricardo Lagos, y Fernando Henrique Cardoso, de Brasil (2002).

De 2002 a 2004 Rusia estableció relaciones diplomáticas con algunas de las Antillas menores como Granada, San Vicente y Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y las Bahamas. Entre el 2000 y el 2017, los países más visitados fueron Cuba,Venezuela, Brasil y Nicaragua.

Entre 2002 y 2003 hubo intercambio de visitas de los presidentes de las cámaras altas de los parlamentos de Rusia y México. Asimismo, las delegaciones parlamentarias rusas visitaron Argentina, Brasil, Colombia, Panamá, Perú, Ecuador, y las delegaciones de los parlamentos de Venezuela, Guatemala, Costa Rica, Chile y Ecuador visitaron Rusia.

Esto generó la base para alimentar las relaciones extrarregionales y el fortalecimiento de la posición rusa en ALC, permitiendo crear un escenario ideal para el desarrollo de diversos proyectos.

Acuerdos militares

En el ámbito militar, Rusia se ha convertido en el segundo mayor exportador de armas en el mundo y ha logrado insertarse en el mercado latinoamericano alcanzando su máximo en 2007 (14%).[7] Las exportaciones de equipamiento militar ruso a ALC pasaron de 1247 millones de dólares en 2005 a 6347 millones de en 2012.[8] En ALC la tecnología militar tradicionalmente era de origen estadounidense, israelí y europea.

Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, México, Nicaragua, Uruguay y Venezuela son compradores de armas, maquinaria y tecnología rusa, y en los últimos años la cifra de la Tendencia de Indicador de Valor (TIV) del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI) demuestra un aumento considerable en el valor total de las compras de países latinoamericanos.[9]

Venezuela, con el 73% en el periodo 1992-2017, es el mayor comprador de armas rusas desde el 2006 en la región y cuenta con una estrecha cooperación técnico-militar en materia de transferencia tecnológica y capacitación.[10]No sólo es el caso más destacado de la influencia de Rusia sobre la región -incluso abordado en la última reunión de Sergey Lavrov y Mike Pompeo donde mostraron posiciones totalmente contrapuestas[11]– sino que también es considerada por algunos autores rusos como “la puerta para Latinoamérica”[12] para el gigante euroasiático. Es desde ese punto de vista que se pueden leer las reiteradas expresiones de preocupación de altos cargos de la Administración Trump sobre la “intervención” rusa en ese país.

No obstante, si revisamos los porcentajes de ventas de armas de Rusia a ALC podemos ver un descenso en los porcentajes, sobre todo a partir de 2014, que podrían disipar las alarmas estadounidenses.

Rusia en América Latina: ¿amenaza para EE.UU.?

Asimismo, vale la pena mencionar algunas jugadas de la FR en Centroamérica, una zona estratégica para la seguridad de EE. UU., como lo es la inauguración del Centro de Capacitación Antidrogas de Centroamérica el año 2017, construido por el Ministerio del Interior de Rusia y la Policía Nacional de Nicaragua en Managua.[13]

Intercambio económico

Con la desintegración de la URSS el intercambio comercial de Rusia con los países de ALC decayó abruptamente. En 1992 el intercambio, según el Dr. Vladímir M. Davydov, llegó al menor nivel promedio anual alcanzado por la URSS en la década anterior a causa de los efectos catastróficos que significó la destrucción del aparato económico de un Estado integrado por 15 repúblicas.

Desde mediados de los ’90 comienza una paulatina recuperación. La tendencia ha sido creciente. Si comparamos el saldo total del comercio de 1992 (306 millones de dólares), nos damos cuenta de que para 2017 (10.21 mil millones de dólares) hay un incremento significativo de la base económica comercial entre Rusia y ALC.

Latinoamérica representa el 1,2% de las exportaciones totales de Rusia en 2017, un leve aumento en comparación con el año 2000 (0,81%), desde que este país comenzó a profundizar su geopolítica multipolar de Yevgeny Primakov. Algunos de los productos rusos que se comercializan en ALC son materiales y maquinaria de construcción, productos químicos, transporte, plásticos y caucho, suministro de armas y trigo. En cuanto a las importaciones totales, también se puede observar un ligero incremento, representando para el año 2000 un 2,1%, y para el 2017 un 2,8%, siendo sus principales socios comerciales Argentina, México y Brasil. La importa desde los países de ALC son productos intermedios en su mayoría, generalmente de la industria petroquímica (papel de aluminio, aceites, acero laminado, etc.), pero además hay un flujo creciente de otro tipo de mercancías como vino, frutas o café.

Rusia en América Latina: ¿amenaza para EE.UU.?

Cooperación energética

En materia energética, las dos compañías más grandes de Rusia en esta esfera, Rosneft y Gazprom, también han logrado insertarse en el mercado latinoamericano. Existen estrechas relaciones entre Gazprom y Bolivia en los proyectos que abarcan los yacimientos gasíferos de Ipati y Akio.[14]Gazprom viene desarrollando proyectos en ese país desde 2007 y firmó un acuerdo para el desarrollo de la industria gasífera hasta el 2040.

Con este mismo país, Rosatom, la institución oficial encargada de la energía atómica en el gigante euroasiático, firmó un acuerdo en 2016 con la Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN),[15] donde acordaron la creación del Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología Nuclear, el cual se encuentra en proceso de construcción en El Alto. En la última visita oficial de Evo Morales a Moscú, el 11 de julio de 2019, se le dio seguimiento a esta obra de gran envergadura.

De igual forma, la gigante petrolera Rosneft ha estado estrechamente involucrada con los proyectos de la Faja Petrolífera del Orinoco “Hugo Chávez”, teniendo el 80%[16] de las acciones rusas en al menos tres proyectos en esa zona. En el marco de la confrontación política en Venezuela se vuelve especialmente importante el hecho que la petrolera venezolana cedió en 2016 a Rosneft el 49,9% de acciones de CITGO, filial ubicada en territorio estadounidense y que es actualmente objeto del bloqueo del gobierno norteamericano.

Estas relaciones se vienen profundizando con la decisión de abrir una filial de PDVSA en Rusia con el fin de sustituir la oficina que se encontraba en la capital de Portugal, Lisboa, y anclar las actividades relacionadas a este sector a mecanismos de pago que eviten el dólar o el euro y se diversifiquen las alianzas en el bloque euroasiático.[17]

Vale mencionar también el proyecto de instalación de un Centro de Navegación del sistema ruso GLONASS en Cuba,[18] que significa una competencia directa para el sistema GPS norteamericano y el acercamiento entre Rusia y Nicaragua en materia económica, más cooperación en situaciones de crisis y seguridad, como mencionamos anteriormente.[19] Estos factores posicionan a Rusia en pleno corazón del lebensraum o “espacio vital” estadounidense.

Algunas reflexiones para concluir

Si bien la expansión rusa en ALC ha ido in crescendo en los últimos años, esta presencia política y su cooperación militar no deberían ser motivo de alerta para EE. UU. De hecho, la FR no ha establecido bases militares en el área natural de influencia estadounidense, ALC, a diferencia de lo que EE. UU. ha hecho en el área de influencia rusa, plagada de bases de la OTAN. En ese sentido, parecería que EE. UU. sería más una amenaza para la seguridad de Rusia que Rusia una amenaza para la seguridad estadounidense.

El debate de fondo, por tanto, es que cualquier avance de una potencia que rete la hegemonía estadounidense en el mundo, máxime si se produce en la “reserva estratégica” de EE. UU., se convierte en una amenaza para los intereses económicos estadounidenses, en un contexto de transición geopolítica y de pugna por los recursos energéticos y minerales entre EE. UU., China y la FR. Unos recursos que se encuentran de manera destacada en ALC y cuyo control será clave para determinar cuál será la nueva configuración del sistema internacional del futuro. Rusia y China constituyen los principales retadores hegemónicos de EE. UU.; quizás ahí radique su amenaza y peligrosidad para el Gobierno estadounidense.

 

 

[1]https://www.celag.org/eeuu-rusia-guerra-fria-america-latina-caribe/

[2]https://translations.state.gov/2019/08/02/ee-uu-se-retira-del-tratado-inf-el-2-de-agosto-de-2019

[3]https://mundo.sputniknews.com/politica/201908051088264242-las-nuevas-sanciones-de-eeuu-a-rusia-entran-en-vigor-el-26-de-agosto/

[4]https://www.whitehouse.gov/wp-content/uploads/2017/12/NSS-Final-12-18-2017-0905.pdf

[5]http://www.consultant.ru/cons/cgi/online.cgi?req=doc&base=LAW&n=191669&fld=134&dst=100071,0&rnd=0.9962866484409987#0

[6]http://www.mid.ru/foreign_policy/news/-/asset_publisher/cKNonkJE02Bw/content/id/2542248

[7]Miles R. (2018) “Virtual Russian Influence in Latin America” en Center For Strategic & International Studieshttps://www.csis.org/analysis/virtual-russian-influence-latin-america

[8]https://www.armyupress.army.mil/Portals/7/military-review/Archives/Spanish/Mielniczuk-El-retorno-del-oso-La-interaccion-rusa-con-America-Latina-El-caso-de-Brasil-SPA-Q2-2019.pdf

[9]http://armstrade.sipri.org/armstrade/html/export_values.php

[10]http://armstrade.sipri.org/armstrade/html/export_values.php

[11]https://www.5-tv.ru/news/250548/okazyvaetsa-tak-mozno-bylo-ssa-neozidanno-povernulis-vstoronu-rossii/

[12]Розенталь Д.М. (2018) Венесуэльский узел в латиноамериканской политике Москвы, “Латинская Америка” Н°10, Москва, p.50.

[13]https://nicaragua.mid.ru/novosti-posol-stva/-/asset_publisher/MDcaEvKjwH2j/content/ob-otkrytii-v-managua-ucebnogo-centra-mvd-rossii?_101_INSTANCE_MDcaEvKjwH2j_languageId=es_ES

[14]https://www.vestifinance.ru/articles/95876

[15]https://mundo.sputniknews.com/politica/201907101087960387-relaciones-de-rusia-y-bolivia/

[16] Caballero, F. Relaciones Bilaterales Rusia-Venezuela (1999-2018). Tesis de maestría de Relaciones Internacionales, Universidad Rusa de Amistad de los Pueblos, p.75. Moscú, Rusia

[17]https://mundo.sputniknews.com/america-latina/201903011085807082-pdvsa-se-traslada-a-moscu/

[18]https://mundo.sputniknews.com/tecnologia/201805281079078482-tecnologia-rusia-amplia-sistema-glonass-en-cuba/

[19]https://www.hispantv.com/noticias/nicaragua/411377/rusia-relaciones-diplomaticas-cooperacion-economica

Arantxa Tirado

Arantxa Tirado

Dra. en Relaciones Internacionales e Integración Europea (UAB) (España)

Arantxa Tirado es doctora en Relaciones Internacionales e Integración Europea por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y doctora en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Es también magíster en Estudios Latinoamericanos por la UNAM y Licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración (itinerario de…

Félix Caballero Escalante

Biografía disponible próximamente